LOADING

Type to search

Los dos senadores por Nueva York se unen al creciente número de demócratas que exigen la renuncia del gobernador Andrew Cuomo.

Avatar
Share

“Debido a las múltiples acusaciones creíbles de acoso sexual y mala conducta, está claro que Cuomo ha perdido la confianza de la gente de Nueva York”, dijeron Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand. El gobernador demócrata mantiene que es inocente y que no dejará el cargo.

FILE – This Monday, March 8, 2021, file photo shows New York Gov. Andrew Cuomo speaking at a vaccination site in New York. A sixth woman has come forward alleging that Cuomo inappropriately touched her late last year, during an encounter at the governor’s mansion. (AP Photo/Seth Wenig, Pool, File)

Por Marina Villeneuve y Steve Peoples –  The Associated Press

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y la senadora Kirsten Gillibrand se unieron este viernes al creciente coro de voces demócratas que exigen la renuncia del gobernador del estado, Andrew Cuomo, debido a las acusaciones que enfrenta por supuesta conducta sexual indebida.

“Enfrentar y superar la crisis del COVID-19 requiere un liderazgo firme y seguro. Elogiamos las valientes acciones de las personas que han presentado acusaciones graves de abuso y mala conducta”, dijeron los senadores en una declaración conjunta, “debido a las múltiples acusaciones creíbles de acoso sexual y mala conducta, está claro que el gobernador Cuomo ha perdido la confianza de sus funcionarios y de la gente de Nueva York. El gobernador Cuomo debe dimitir”.

Schumer y Gillibrand habían dicho anteriormente que era esencial que se realizara una investigación independiente sobre las acusaciones contra Cuomo. La mayoría de los legisladores estatales ya habían pedido su renuncia, y más de la mitad de los congresistas demócratas por Nueva York se unieron al llamado este viernes, pero Schumer y Gillibrand se convierten en las figuras más relevantes dentro del partido en exigirlo. El presidente, Joe Biden, ha evitado pronunciarse hasta ahora. 

Enfrentando un aislamiento político sin precedentes, Cuomo, de 63 años, insistió el viernes de manera desafiante en que no renunciaría a raíz de las acusaciones de acoso sexual y calificó a la creciente coalición de demócratas que piden su renuncia como “imprudente” y “peligrosa”.

El gobernador demócrata, quien atraviesa su tercer mandato, ha dicho que no dejará el cargo y que se niega a ser víctima de la llamada “cultura de la cancelación”. 

“No voy a renunciar”, dijo Cuomo durante una llamada telefónica por la tarde con los reporteros, “no hice lo que se alega. Punto”.

El gobernador también se encuentra bajo escrutinio por mantener en secreto durante meses cuántos residentes de hogares de ancianos murieron de COVID-19 en Nueva York.

La creciente lista de detractores de Cuomo ahora cubre prácticamente todas las regiones del estado y los centros de poder político de la ciudad de Nueva York y Washington. La mayoría de los demócratas en la legislatura estatal y 21 de los 27 miembros de la Cámara de Representantes han pedido su dimisión.

La escalada de la crisis política pone en peligro la reelección de Cuomo en 2022 en un estado abrumadoramente demócrata y amenaza con ensombrecer los primeros días en el cargo de Biden.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se negó a decir si el presidente cree que Cuomo debe renunciar. Dijo que todas las mujeres que lo han acusado de conducta sexual inapropiada “merecen que se escuche su voz, deben ser tratadas con respeto y deben poder contar su historia”.

Cuomo insistió el viernes en que nunca tocó a nadie de manera indebida, y volvió a decir que lamenta si alguna vez hizo que alguien se sintiera incómodo. Se negó a responder a una pregunta directa sobre si ha tenido una relación sentimental consensuada con alguna de las mujeres que lo acusan.

“No he tenido una relación sexual que fuera inapropiada, punto”, dijo.

La tormenta en torno al gobernador creció después de que el diario Times Union informara el miércoles de que una asistente (que prefirió el anonimato por miedo a represalias) afirmó que Cuomo metió la mano debajo de su camisa y la acarició en su residencia oficial a fines del año pasado.

La mujer no ha presentado una denuncia penal, pero un abogado del gobernador dijo el jueves que el estado informó de la acusación al Departamento de Policía de Albany después de que la mujer involucrada se negara a hacerlo.

Cuomo enfrenta múltiples acusaciones de comentarios y comportamientos sexualmente inapropiados hacia varias mujeres, incluidas algunas asistentes. Una de ellas dijo que el gobernador le preguntó si alguna vez tendría relaciones sexuales con un hombre mayor. Otra afirmó que el gobernador la besó una vez sin su consentimiento, y dijo que funcionarios cercanos a Cuomo la difamaron públicamente después de que ella lo acusó de acoso sexual.

El gobernador prometió el viernes que aún podrá gobernar a pesar de la creciente lista de funcionarios electos de Nueva York que dicen haber perdido la fe en su capacidad para hacerlo.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux