HOMBRE Y MUJER - Sexo y sexualidad

Las Parejas Jóvenes también llegan a experimentar problemas sexuales.

Los problemas sexuales son tan comunes que constituyen la principal queja en la mayoría de los matrimonios. Y si bien estos conflictos suelen darse con más frecuencia en parejas que llevan años de relación, esto no quiere decir que siempre sea así, pues también hay muchas parejas jóvenes que afrontan dificultades de índole sexual.

Un estudio realizado por sicólogos especialistas indica que el 60% de las personas sufre de algún tipo de disfunción sexual. Y, curiosamente, aunque se piensa que los jóvenes no tienen problemas para vivir su sexualidad, éstos existen. Jovenes con problemas sexuales... ¿a que se debe? Por lo general suele pensarse que las causas de este tipo de problemas sexuales son orgánicas, pero más bien, provienen de situaciones por las que una pareja está atravesando, por ejemplo; una infidelidad, problemas con los papás de ambos o problemas personales, falta de comunicación, falta de espacio propio (intimidad), inmadurez, etc. 

problemas más comunes:

Los problemas sexuales más comunes en las parejas jóvenes son: la eyaculación precoz, vaginismo contracción involuntaria de los músculos de la vagina que impide la penetración y ausencia de lubricación, y problemas del deseo, relacionados con la angustia y ansiedad.

La idea que los jóvenes tienen respecto al sexo es la de Hollywood, una cosa estrambótica, con casas que tiemblan y orgasmos conjuntos, algo muy cinematográfico. Esto hace creer que el joven de hoy tiene que rendir en la cama y eso pesa mucho a los hombres en la actualidad.

En esta concepción del sexo, la meta es siempre el orgasmo, pero tener uno no es tan simple. Una chica de 24 años que lleva cinco años con su pareja afirma que “al comienzo la excitación era rica, pero después ya no sentía nada. Recién ahora, después de años, siento algo, pero no sé si he tenido un orgasmo de verdad”. Al preguntarle si iría a una terapia afirmó lo siguiente “no creo que me haga falta. Pero si el sexo no es mejor después de casarnos, entonces si iría a una terapia”.

espeJo de la relacIon

Es importante señalar que las disfunciones sexuales no son, por sí mismas, una manifestación de discordia: muchas parejas felices tienen estos problemas y los resuelven en forma existosa, aislándolos del resto de su relación, donde se mantienen la intimidad emocional. Pero también hay matrimonios donde los conflictos deben ser tratados con una psicoterapia, porque cuando las disfunciones sexuales se han desarrollado, tienden a perpetuarse, por el miedo al fracaso. En otros casos, en cambio, se hace necesaria la terapia de pareja, ya que la inhibición de los deseos eróticos suele ser causada por otras razones, como el resentimiento mutuo, derivado a su vez de múltiples factores.

en que consIsTe la TerapIa

Junto con el análisis, búsqueda de causas y tratamiento psicológico que se da a una pareja que acude a terapia sexual; se les asignan tareas o técnicas conductuales. En casi todas las disfunciones se les dice que no pueden intentar tener relaciones sexuales, porque cuando llegan a consultar, ya están con un nivel de ansiedad muy grande. Durante ese periodo de abstinencia, una técnica sería que uno de los dos sea más activo en la relación y el otro más receptivo en términos de caricias y besos. La focalización sensorial es otra técnica y consiste en focalizarse en una sola conducta, por ejemplo que el hombre sólo se dedique a besar a su pareja o viceversa.

Desde esta perspectiva, las disfunciones sexuales deben ser vistas como desbalances de la relación, y por lo tanto deben ser tratadas dentro de ese contexto y no como un conjunto de técnicas específicas Hoy, muchas parejas se construyen en torno al sexo, cuando el sentido de una relación es más que eso. Al respecto un joven de 26 años dijo: “Una vez tuve una compañera muy activa y yo lo pasaba muy bien, pero fue una relación donde el sexo era maravilloso, pero la pareja iba mal. Preferí la sanidad mental”.

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux