HOMBRE Y MUJER - Sexo y sexualidad

El esposo ya no quiere nada con ella

Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Por: Doctora Consejos

Querida Doctora:

 Le escribo para pedirle ayuda. Antes tenía muchos problemas con mi esposo pero ahora hemos llegado al grado que ya no quiere dormir conmigo desde hace cuatro meses. Ya ni siquiera me habla, vivimos en la casa como dos extraños.  El duerme en la sala y yo en la recámara, él tiene 42 años y yo 43. Yo tengo ciertas dudas porque él ya no quiere tener relaciones conmigo y llega tarde. Me atormenta pensar cuál es el motivo por el que no quiere dormir conmigo. Todavía hace cuatro meses teníamos relaciones, no muy seguido pero dormía conmigo, ahora ya ni eso, me duele mucho pensar que ande con otra mujer. A él le gusta leer su columna, por eso le pido ayuda. Quiero comprender por qué dejó de quererme, por qué ya no quiere estar conmigo, por qué prefiere estar con sus amigos tomando que salir conmigo. Gracias Doctora.

-- Marielena

 

Querida Marielena:

 Es difícil imaginar la razón por la cual tu esposo ha cerrado la comunicación verbal y matrimonial contigo. Te voy a hacer varias preguntas para ayudarte a encontrar respuestas: Dices que antes tenían muchos problemas: ¿Será que estos problemas causaron rencor o enojo en tu esposo y él prefiere alejarse que seguir peleando? Dices que llega tarde y tienes miedo que ande con otra mujer: ¿Será que ha cambiado sus hábitos… como bañarse y/o perfumarse mucho, gastar dinero de más, textear demasiado, esconderse para contestar su celular? Dices que prefiere irse a beber con sus amigos… ¿Será que siempre fue así o que ahora lo hace porque el alcohol ha afectado sus funciones masculinas y se aísla para no fallar ante ti? Sólo tú y él pueden tener esas respuestas. Me supongo que tu situación es dolorosa y difícil, pero sí te digo que para restablecer la comunicación entre ustedes tiene que haber un cambio en el estilo de dirigirte a él. Ya que el sistema anterior no funcionó, busca una nueva forma de hablar con él, que no empiece con “tú nunca… tú jamás, yo siempre, tú siempre o estoy harta”. Los reproches son como puñales que van a la yugular y matan toda comunicación. La mejor manera de reconciliarse con una persona es decir frases como “yo reconozco que… lamento mucho que… quisiera resolver esto… dime tú qué piensas”. Al final de todo lo que cuenta es que cualquier cambio que uno quiera ver en su vida, tiene que iniciarse desde adentro de uno mismo.

Te deseo buena suerte.

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux