HOMBRE Y MUJER - Sexo y sexualidad

Cuantas veces a la semana se considera como "normal"?

Ciertamente no existe un promedio universal que determine lo que ‘es ideal’, ya que cada hombre es
diferente y en cada uno intervienen diversos factores; no obstante dependiendo de la edad y el estado
de salud, existen puntos de referencia que nos dan una idea de cuantas veces a la semana es normal!

Una de las cuestiones que más preocupa a los hombres
y cuya pregunta más reiteradamente me hacen,
es saber cuántas veces tienen que “tener sexo”;
ellos quieren conocer si su rendimiento sexual es
“normal”; y cuando hay problemas con la pareja,
lo primero que se les ocurre preguntar es: ¡Dígame!
¿Cuántas veces hay que tener sexo a la semana?
A decir verdad para mi, al igual que cualquier otro
terapeuta, sería una solución bien fácil, que hubiera
una sola respuesta, así estos hombres, podrían bajar
su nivel de ansiedad y comenzar a trabajar para resolver
el verdadero problema que es el que debiera
preocuparlos, que son problemas de relación con
su pareja y que muchas veces en realidad no son de
tipo sexual, pero que sin embargo, esos problemas
terminan por expresarse en la cama.

No existe un rendimiento estándar para todo el
mundo
Pero volviendo a la pregunta que encabeza este artículo,
les puedo decir que cada hombre representa
una realidad diferente, donde intervienen factores
tan variados como los genéticos, hormonales, vasculares,
neurológicos y emocionales, que se combinan
de manera única. Un hombre sano debe tener un
grado de deseo sexual que lo haga sentir satisfecho
y gratificado. Y precisamente por eso no existe un
nivel universal que determine lo que es “normal”,
ya que esto depende de situaciones específicas de
cada individuo; si trabaja 10 horas al día picando
piedra al sol, si discute con la pareja, si se alimenta
con sodas y chicharrones y comparte su apartamento
con la familia de su mujer, definitivamente esto
va afectar su frecuencia sexual.

Además, con el paso del tiempo el deseo sexual
masculino va cambiando, y no es cuestión de ser
más o menos macho, sino que el cuerpo humano,
igual que todo ser viviente, tiene una evolución de
día a día y a muchos hombres les cuesta aceptar
que el tiempo pasa y el transcurso de los años va
dejando huellas también en su rendimiento sexual
aunque él no lo quiera aceptar y diga que no.
Si se obsesiona por seguir un modelo de sexo comercial,
es decir, lo que “se vende al público” a
través de la televisión, revistas o la radio, entonces
se desesperará por alcanzar una meta que no
corresponde con sus verdaderas posibilidades y
sobrevendrá la frustración, trayendo a su vida ira
y depresión. Querrá tener 5 eyaculaciones en una
hora y pene de 15 pulgadas; lo cual corresponde al
terreno de la fantasía.

Muchos hombres no aceptan el transcurso de los
años y pasada la barrera de los 40 pretenden una
respuesta sexual idéntica a la que tenía diez o veinte
años atrás, y precisamente por esa negación a
su edad y en consecuencia a la disminución de sus
facultades, es entonces que aparecen las frustraciones.
Cuando los varones pasan los 40, pueden presentar
cambios en la capacidad eréctil; algunos luchan
interiormente en silencio, contra esta realidad. En
estos casos, el mismo miedo a fracasar genera tal
ansiedad que termina en un nuevo fracaso. También,
el miedo a que éste ocurra podría verse como
la anticipación del mismo; el hombre teme no lograr
una buena erección y es esa misma ansiedad
que bloquea su erección y lo que es más grave, su
estado de tensión lo puede llevar a una impotencia
situacional o una eyaculación rápida o precoz.
Sólo para que no se angustien nuestros lectores, de
acuerdo a los casos que registro a nivel profesional
con población hispana, me atrevo a decir, que los
hombres entre 30 y 40 años, regularmente pueden
tener sexo dos o tres veces a la semana y después
de los 50, va disminuyendo esta frecuencia... Pero
insisto, estas no son estadísticas universales, sino
registros que como terapeuta he compilado.

Con el paso del tiempo, fisiológicamente todo
hombre, va a necesitar mayor estímulo en la zona
genital, durante más tiempo y de manera más vigorosa,
de lo contrario tendrá una impotencia por falta
de estímulos. Pero a nuestros caballeros lectores,
les sugiero ir adecuando el tipo de juegos sexuales
previos con su pareja para que puedan ir practicando
el nuevo tipo de estímulo que requiere su
sexualidad de acuerdo a su edad y acepten, que la
participación de su pareja será clave al acariciarlo
más directamente en su zona genital.
Ahora, si usted amigo lector, aún no llega a los 40
años de edad, no se ponga a inventar, que con sólo
ejercitar el sentido visual ya está excitado, de lo
contrario estará sobreestimulándose y comenzará a
padecer eyaculación precoz, lo cual, por supuesto,
no es nada agradable para su pareja... ‹-••.

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux