Plantas que curan

El Limonero

UN TESORO PARA LA SALUD

    La semana pasada vimos un poco de historia y propiedades de esta maravillosa planta. Esta semana terminaremos viendo algunas formas en que puede usarse el limón.

    ALGUNOS MODOS DE PREPARACIÓN del limonero y el limón para curar diferentes afecciones.

    Infusión para inapetencia: dejar en infusión 15 g. de hojas de limón, en una taza de agua hirviendo. Cuando el líquido esté tibio, filtrarlo y beber una taza antes de las comidas, es de buen sabor.

  Amalgama contra el resfrío.- Mezclar el jugo de un limón con una clara de huevo. Batir durante diez minutos y tomar una cucharada cada media hora.

  El zumo de limón con agua (mejor caliente) es un óptimo digestivo tomado después de las comidas. Diluido en agua fría es un remedio contra la sed y contribuye a restablecer el equilibrio hídrico cuando existen grandes pérdidas de agua en el organismo, como en casos de disentería o diarreas abundantes.

   TINTURA.-La cáscara del fruto vale tanto como el zumo desde el punto de vista terapéutico. La parte amarilla contiene un aceite esencial de acción polivalente, indicado en especial como tónico, estomacal, estimulante, diurético, antiséptico y bactericida.   Macerar, durante quince días, 30 g de la parte amarilla de la corteza, en 120 g de alcohol de 70°. Tomar 20 a 30 gotas, dos o tres veces al día.

  ALCOHOLTURO.- Macerar, durante ocho días, 50 g de cáscara fresca, en 100g de alcohol de 80°. Se utiliza para aromatizar otras bebidas o líquidos de sabor desagradable y en las digestiones difíciles; de dos a 10 gramos al día.

  TINTURA.- Disolver 2 g de esencia en 90 g de alcohol de 70°. Tomar de 20 a 30 gotas al día. En una tisana o mezclada con agua.

  USO EXTERNO.- Medio limón pasado por el rostro es un óptimo astringente y detergente para los cutis grasos y combate con eficacia la formación de pústulas, etc. Ha de hacerse  dos veces al día de forma habitual, por la mañana y por la noche. También puede preparar un limpiador para el cuerpo mezclando jugo de limón con avena, se lo puede aplicar con una esponja.  Durante el Renacimiento europeo, las señoras usaban jugo de limón para enrojecer sus labios.

  Contra reumatismo y neuralgias. Cortar un limón por la mitad y frotar sobre la parte afectada varias veces al día. 

  Otras aplicaciones del zumo de limón.-  Aplicado sobre llagas o heridas, el zumo o la esencia diluida son inmejorables cicatrizantes.  Diluido en agua hervida es un buen colirio. Con un poco de miel es un excelente enjuagatorio en aftas, gingivitis y similares.  En gargarismos, es muy eficaz en las afecciones de la garganta y de las amígdalas.  Agregue el jugo de un limón con una cantidad igual de agua caliente para un gargarismo antibacteriano.   Unas pocas gotas de zumo en el cepillo de los dientes ayudan a conservarlos blancos. Los lunares o pecas se aclaran  aplicándoles una solución de zumo con un poquito de sal. 

  El limón es una de las principales fuentes de potasio en la naturaleza, un mineral que promueve el pensamiento claro; ayuda en la normalización de la presión arterial y trabaja con el sodio para regular el equilibrio de agua del cuerpo.

  El ácido cítrico es esencial para la vida de las células de todas las criaturas vivientes. Por su contenido de vitamina C, previene el escorbuto, una enfermedad común en los marineros, que causa sangrado de las encías, dientes flojos y dolores articulares. Hoy en día, la marina británica requiere a sus naves llevar suficientes limones para que cada marinero puede tomar una onza de jugo de limón al día.

  Se dice que un limón fresco exprimido en un vaso de agua ayuda a limpiar el hígado. También se creen que estimulan el metabolismo. 
 Promueve la transpiración y ayuda a bloquear el dolor. El zumo de medio limón en agua tibia mañana, mediodía y noche, ayuda a eliminar toxinas y aliviar dolores. Cuando se calienta el jugo de limón, se produce ácido salicílico, el cursor químico del ingrediente activo de la aspirina

   Hipnótico. Las flores, azahar de limón, se han utilizado tradicionalmente para el tratamiento de nerviosismo, ansiedad o insomnio. Ejercen un efecto depresor del sistema nervioso central.

 La costumbre de decorar los platos de pescado con rodajas de limón, o echarle un chorro de limón a las ostras y a los mariscos, se remonta a una época en la que la frescura de los productos del mar no podía ser siempre garantizada. Su poder desinfectante ha sido confirmado por análisis modernos, incluso en dosis mínimas mata los bacilos del cólera, de la difteria y de la fiebre tifoidea, y en un cuarto de hora elimina de las ostras el 92% de todas sus bacterias.

 Usado en el botiquín, en la cocina, en la limpieza,  en el tocador, en repostería y golosinas, el limón ha sido una bendición para la humanidad.    

El Níspero

  Fue hace más de dos mil años cuando marinos mercantes, procedentes de China, introdujeron los nísperos en la península ibérica. Concretamente por el puerto de Sagunto (Valencia).

Desde aquí se extendió por todo España, encontrando el mejor hábitat para su propagación y desarrollo en zonas del litoral mediterráneo. Se cuenta en la República Dominicana que el níspero fue traído a América por el propio Cristóbal Colón en uno de sus viajes y que el primer árbol aún permanece en pie en el sector el Santo Cerro en La Vega. Lo cierto es que los españoles comenzaron a cultivar el níspero en América desde los años 1500s.

  NÍSPERO.- Es un árbol frutal de la familia de las rosáceas. Tiene un hermoso aspecto, hojas elípticas y brillantes, y flores de cinco pétalos. Produce frutos amarillos de piel fina y pulpa acuosa y comestible, tanto natural, como en jugos, mermeladas, licuados, etc.

   Con fines medicinales, se emplean los frutos, las hojas y las cortezas.

  El nombre científico de la especie más común es  Nespilus germanica, en inglés se llama medlar; en francés néflier; en italiano nespolo y en portugués nespereira. Hay variedades como el níspero japonés (Eriobotrya japonica, Loquat en inglés) y la sapodilla (Manilkara zapota).

  Prefiere climas húmedos y se cosecha en otoño.
Propiedades.- Actúa como antidiarreico; su consumo está indicado en caso de trastornos gastrointestinales, pues es regulador de la función intestinal y diurético. Las hojas sirven para las inflamaciones de boca y garganta. En uso externo, ayudan la curación de heridas. Es un excelente antioxidante rico en vitaminas B y C, tiene un sabor suave y textura áspera.

  El níspero destaca por su contenido en pectina, un tipo de fibra soluble, muy útil para personas que siguen dietas de adelgazamiento.

   Es rico en taninos, sustancias con propiedades astringentes y anti-inflamatorias. Además los ácidos cítrico, tartárico y málico abundantes en su pulpa, ejercen sobre las mucosas acciones reguladoras y tonificantes.

 La fibra contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia, es beneficioso en caso de hipercolesterolemia y diabetes. Su elevado contenido en potasio y ácidos orgánicos, lo hace un buen diurético.

  Algunos estudios afirman que esta fruta ofrece una acción antidiabética. Parece ser que contiene ciertas sustancias terpenoides, no nutritivas que podrían reducir los niveles de glucosa en sangre.   También es aconsejable comer nísperos para evitar digestiones pesadas y flatulencias, aunque para ello es aconsejable consumirlo maduro.

   Por otra parte, su alto porcentaje de agua, convierte a los nísperos en una excelente forma de aportar agua al organismo y ayuda también a eliminar toxinas. Se recomienda su consumo en caso de gota y cálculos renales. También existen estudios que le atribuyen una acción antivírica y ayuda a normalizar los niveles de colesterol.

  Como ya se ha dicho, esta fruta tiene un alto contenido de agua. La fibra es otra de las propiedades del níspero, un importante aliado en las dietas de adelgazamiento. Además, posee alto contenido en potasio y muy bajo en sodio, siendo su valor calórico es relativamente bajo.

Formas de uso
   Decocción antidiarreica : hervir 25 g de corteza fresca y lavada en medio litro de agua durante 25 minutos, filtrar y beber varias tazas durante el día.

Vino diurético.- Macerar un puñado de corozos (huesos de la fruta) de nísperos molidos en un litro de vino blanco durante 24 horas. Filtrar y beber una copita por la mañana y otra por la noche.

Decocción de uso externo.- Hervir 40 gramos de corteza y hojas en medio de litro de agua. Dejar que se entibie y usarlo como gárgaras dos veces diarias en casos de inflamación de boca y garganta, o para lavar heridas.

  El níspero de industrializa y romueve cada día más y por lo menos n pueblo en España, Callosa d’en Sarrià, quiere registrar la denominación de origen, aunque sabemos bien que vino de oriente.

 Recuerde consultar con un buen herbolario y usar prudencia al usar plantas medicinales.

El Limonero

UN TESORO PARA LA SALUD

  Dentro de las plantas y alimentos medicinales el limón es una de las “estrellas”. en la forma en que se tome o se aplique, el limón es una maravillosa fuente de salud.
   El nombre científico es citrus limonum; en inglés lemon; en francés citron; italiano limone; en portugués limão
 

   HISTORIA.- El limonero es originario de Asia. De allí se extendió a todo el mundo. En la actualidad, la India y México son los principales productores de limón en el mundo. 
  Sus propiedades ya eran ampliamente conocidas desde la Edad Media. Se cuenta que los cruzados, en su viajar a Jerusalén, chupaban rodajas de limón tanto para apagar la sed como para conservar los dientes. En tiempos modernos, el doctor Goerg Mayer inspector de sanidad del ejército turco en la Primera Guerra Mundial lo empleó como remedio de guerra para curar diversas enfermedades, experiencia que publicó en una revista de esa época, La terapéutica en la actualidad.

Después, el profesor Euler, premio Nobel de medicina en 1934, descubrió la existencia de la vitamina C en el limón, y analizó sus propiedades curativas en la pulmonía.

   El limón es un cítrico, como la naranja, el pomelo, la mandarina y la lima. Reciben este nombre porque poseen ácido cítrico y el limón es rico en este ácido. Se trata de un líquido cristalino, soluble en agua y en alcohol, que tiene muchos usos en la industria de alimentos, de bebidas, en la perfumería y hasta en artículos de limpieza. El ácido cítrico se obtiene por la fermentación de melaza de limones sin madurar. En el organismo humano actúa como regulador del nivel de calcio.

   El limonero, (más comúnmente llamado limón a secas), es un hermoso árbol que pude alcanzar 4 o cinco metros de altura. Da numerosas flores blancas, dispuestas en ramos axilares. Su fruto es una baya,   hesperidio, dicen otros, esférico u oblongo

    Del fruto se obtiene el jugo, pero la corteza, o cáscara, también es aprovechable de diversas formas, ya que posee un aceite esencial y, además, ácido cítrico para preparar, por ejemplo, un alcohol medicinal. Lo mismo ocurre con sus hojas del limonero, que tienen pequeñas glándulas transparentes que contienen abundante aceite esencial. Y de las flores se obtiene otra esencia aún más apreciada.

  Existen distintos tipos de limón, cuyos frutos varía en tamaño, cantidad de jugo y mayor o menor acidez.

  Además de sus usos culinarios y medicinales, también es utilizado por su fragancia en artículos de limpieza, licorería y perfumería. 

   SUS PROPIEDADES.- Las propiedades medicinales del limón son impresionantes. Basta observar la lista de algunas enfermedades para las que es aconsejable: acidez gástrica, acné, afonía, amigdalitis, arterioesclerosis, artritis, asma, blenorragia, bocio, broncopulmonía, cálculos renales y hepáticos, catarro, cólicos hepáticos, diabetes, escorbuto, edemas, enterocolitis, heridas, fístulas, gota, gripe, hepatitis, hemorroides, ictericia, laringitis, linfatitis, neuralgia, panadizos, piorreas, psoriasis, raquitismo, resfriados, reumatismo, sarna, sinusitis, tos, úlceras, uremia, urticaria, lombrices intestinales.... y la lista es muy larga, algunos la llevan hasta 150. 

  Esto se debe a que, en primer lugar es un devorador de ácidos, (sustancias extrañas) y por otro lado es rico en vitamina C.  

   Se emplea el jugo o la esencia. A partir de la corteza se obtiene la esencia, que es muy empleada en perfumería. El zumo es bactericida por excelencia

   Como remedio, en algunos casos, basta con solo tomar su jugo o aplicarlo a las zonas afectadas. En otros casos se requerirá cierta preparación, junto con otros elementos. 

   Preparado con el jugo o la papilla de ajo y la cebolla, posee amplias propiedades antisépticas, para limpieza de heridas y desinfección. Cuando se trata de un tratamiento preventivo, es decir, sin que exista enfermedad, se aconseja  La “cura del zumo del limón” Esta cura consiste el tomar el jugo de un limón, puro o en la misma cantidad de agua, el primer día, el zumo de dos el segundo día y así aumentar un limón cada día hasta llegar a un máximo de siete u ocho si existen cálculos y de diez a doce en los demás casos, para después disminuir un limón por día hasta llegar a un limón diario. Se mantiene este único limón durante diez o quince días. Para que no se le destemplen los dientes use un popote para tomarlo. Conviene endulzar la bebida con miel para evitar que se produzca estreñimiento. El zumo de un limón en una taza de café cargado es un digestivo óptimo que hay que tener en cuenta en caso de indigestión o cefalea derivada de una mala digestión. Ha de tomarse caliente y sin endulzar. Se recomienda contra la artritis, artrosis, reumatismo articular, cálculos renales o biliares, gota, etc., y también actúa contra la arterioesclerosis.

     En vista de la importancia del limón y de las variadas formas en que puede ser usado, tendremos que continuar la próxima semana para poder ver aunque sea un poco más de esta maravillosa planta que cura.....

   Infusión para inapetencia: dejar en infusión 15 g. de hojas de limón, en una taza de agua hirviendo. Cuando el líquido esté tibio, filtrarlo y beber una taza antes de las comidas, es de buen sabor.

  Amalgama contra el resfrío.- Mezclar el jugo de un limón con una clara de huevo. Batir durante diez minutos y tomar una cucharada cada media hora.

 El zumo de limón con agua (mejor caliente) es un óptimo digestivo tomado después de las comidas. Diluido en agua fría es un remedio contra la sed y contribuye a restablecer el equilibrio hídrico cuando existen grandes pérdidas de agua en el organismo, como en casos de disentería o diarreas abundantes.

 La corteza del fruto vale tanto como el zumo desde el punto de vista terapéutico. La parte amarilla contiene un aceite esencial de acción polivalente, indicado en especial como tónico, estomacal, estimulante, diurético, antiséptico y bactericida.

TINTURA.- Macerar, durante quince días, 30 g de la parte amarilla de la corteza, en 120 g de alcohol de 70°. Tomar 20 a 30 gotas, dos o tres veces al día.

ALCOHOLTURO.- Macerar, durante ocho días, 50 g de corteza fresca, en 100g de alcohol de 80°. Se utiliza para aromatizar otras bebidas o líquidos de sabor desagradable y en las digestiones difíciles, de dos a 10 gramos al día.

ESENCIA.- Tomar de cinco a diez gotas dos o tres veces al día, con una bebida muy caliente o disuelta en miel, o en una cucharadita de azúcar o en un terrón para disolver en la boca.

TINTURA.- Disolver 2 g de esencia en 90 g de alcohol de 70°. Tomar de 20 a 30 gotas al día. En una tisana o mezclada con agua.

USO EXTERNO.- Medio limón pasado por el rostro es un óptimo astringente y detergente para los cutis grasos y combate con eficacia la formación de pústulas, etc. Ha de hacerse  dos veces al día de forma habitual, por la mañana y por la noche. Contra reumatismo y neuralgias. Cortar un limón por la mitad y frotar sobre la parte afectada varias veces al día. 

  Otras aplicaciones del zumo de limón.-  Aplicado sobre llagas o heridas, el zumo o la esencia diluida son inmejorables cicatrizantes.  Diluido en agua hervida es un buen colirio. Con un poco de miel es un excelente enjuagatorio en aftas, gingivitis y similares. En gargarismos, es muy eficaz en las afecciones de la garganta y de las amígdalas. Unas pocas gotas de zumo en el cepillo de los dientes ayudan a conservarlos blancos. Los lunares o pecas se aclaran  aplicándoles una solución de zumo con un poquito de sal. 

   Hipnótico. Las flores de limón ejercen un efecto depresor del sistema nervioso central. Las flores de limón se han utilizado tradicionalmente para el tratamiento de nerviosismo, ansiedad o insomnio.

  El limón tiene un potencial de sensibilidad bajo por lo que en muy raras ocasiones puede producir reacciones de hipersensibilidad o dermatitis por contacto.

El Ajenjo

    Artemisia absinthium, llamada comúnmente ajenjo, asensio, ajorizo, artemisia amarga o hierba santa,  es una planta herbácea medicinal, del género Artemisia, nativa de las regiones templadas de Europa, Asia y norte de África. Conocida desde hace muchos siglos, se usaba ya por los egipcios, transmitida después a los griegos. Llamada “madre de todas las hierbas” en la obra “Tesoro de los pobres” por sus múltiples aplicaciones curativas. Se usa como tónico, febrífugo (contra fiebres)  y antihelmíntico, (contra lombrices). Se usa también en la elaboración de las bebidas absenta o ajenjo y el vermut que toma su nombre del nombre alemán para ajenjo, Wermutkraut. Pero sobre todo se utiliza como planta medicinal, siendo la propiedad más importante la aperitiva.

  Hojas y pimpollos se cosechan al principio de su fructificación. Se necesita secarlos sea natural o artificialmente.

   Aplicado correctamente, sin abusar, el ajenjo tiene muchas e interesantes propiedades medicinales. He aquí algunas.

  Tónico gástrico: como todas las plantas amargas desarrolla un efecto tónico sobre el estómago, aumentando el apetito y estimulando la secreción de jugos gástricos. Conviene a los inapetentes y a los que padecen de digestiones pesadas. No así a los ulcerosos y a los de temperamento sanguíneo, pues el aumento de secreción de jugos gástricos les resulta perjudicial.

    Colerético: por el hecho de aumentar la secreción biliar, ejerce sobre el hígado una acción favorable, descongestiva y de estímulo de sus funciones.
  Emenagogo potente: actúa sobre el útero (matriz) provocando la menstruación; pero además, normaliza los ciclos. Se recomienda, pues, para las jóvenes pálidas y debilitadas, que usualmente padecen de reglas irregulares y dolorosas. Avicena, el renombrado médico persa del siglo XI, lo prescribía «para calmar a las mujeres agrias y biliosas».

 Con ajenjo se hace un té para ayudar a la mujer embarazada durante el trabajo de parto.   

   El aceite de la planta puede usarse como estimulante cardíaco para mejorar la circulación sanguínea. Aunque el aceite puro de ajenjo puede ser venenoso en grandes cantidades, en dosis justas no ofrece riesgos

   Antiguamente era utilizado como insecticida contra la polilla, que ataca a la ropa. Sus raíces tienen secreciones que no dejan crecer otras plantas en un área cercana.

   En casos de diarreas o problemas de ventosidades o vómitos, puede hacerse una cataplasma caliente con las hojas de ajenjo, se coloca sobre el vientre de la persona afectada y se cubre con un lienzo seco. Se deja por espacio de unos 15 minutos y luego se retira, repitiendo la operación de ser necesario. De esta manera inofensiva puede aplicarse en niños pequeños, cuidando que la temperatura de la cataplasma no sea muy caliente.

  Hirviendo hojas de ajenjo, escurriéndolas y machacándolas se pueden hacer cataplasmas contra los dolores de cabeza o de las articulaciones; también ayuda tomarlo en té.

  Para dolor de muelas,  hacer buches con un té de ajenjo, que también alivia dolores de garganta, y los enjuagues bucales con té de ajeno contrarrestan el mal aliento

  Las personas que sufren del hígado o tienen problemas de la vesícula biliar pueden preparar un té (una taza) de ajenjo, guardarlo en el refrigerador y a cada hora tomar una cucharada del mismo, en poco tiempo notará la mejoría.

  El ajenjo es también un perfecto vermífugo, es decir que combate con éxito las lombrices y otros parásitos. Para combatirlas en niños y en adultos, se puede tomar una taza de té de ajenjo antes de acostarse, además colocar una cataplasma tibia sobre el vientre

  Desde hace miles de años se usado para tratar el paludismo. En casos de enfermedades de los pulmones, pueden pulverizarse las hojas secas de ajenjo y masticar media cucharadita, dos o tres veces por día, durante cinco minutos cada vez. También puede prepararse un té de ajenjo endulzado con miel y unas gotas de limón.

    En caso que se haya bebido alcohol en exceso, debe tomarse una taza del té de ajenjo o una cucharada de aceite en un vaso con agua. Eso evitará la resaca del día siguiente a la vez que, usado por espacio de diez días, no más, quita el vicio de tomar bebidas alcohólicas. También ha sido sugerido para las personas que fuman hacer una vez al año, una cura con ajenjo:   Se colocan 10 gramos de la hierba fresca o seca en un recipiente, luego se le agrega medio litro de agua hirviendo, se filtra y se guarda en envase de vidrio. Esta infusión, debe guardarse por no más de 10 días en el refrigerador. Se tomará una cucharada del té cada hora o cada dos horas. Siempre lejos de las comidas, una hora antes o una hora después. Hacer una cura por 10 o 20 días (máximo), da excelente resultados en casi todas las personas y al hacerlo una vez al año, se precaverá de muchos inconvenientes.

           Recuerde, sea prudente y consulte a un buen herbolario

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux