Plantas que curan

El berro

Alimento y Medicina

   Aunque el berro es una planta usada comúnmente en la preparación de ensalada. A su valor alimenticio hay que añadirle beneficios preventivos y curativos para diversas enfermedades.

   El berro pertenece a la familia de las crucíferas. Es una planta acuática vivaz, que crece espontáneamente en las orillas de los ríos, arroyos y otros cursos de agua.

  Existen variedades de tierra seca, como el berro silvestre de Argentina. Su tallos son extendidos, gruesos y carnosos, y su altura varía entre 10 y 80 cms. Las hojas presentan segmentos ovales, con una terminal generalmente mayor. Las flores son blancas y pequeñas, dispuestas en racimos. Las semillas son finas y de color amarillo- rojizo.

  Posee un olor característico, y un sabor bastante amargo y levemente picante, muy apreciado para la preparación de ensaladas de verduras crudas. 

  Se puede plantar por medio de semillas o también mediante astillas. Es mejor hacerlo durante los meses templados. Se cosecha a los 40 días de plantado. Puede dar hasta cuatro cortes a lo largo de un mes.

  El berro posee propiedades preventivas y curativas. Es un alimento rico en vitaminas A, C entre otras, minerales como yodo natural y hierro. Por eso, está especialmente indicado contra enfermedades como el escorbuto, o para remineralizar el organismo. Su jugo es depurativo, digestivo y diurético, de efecto benéfico para el hígado, los riñones, las vías urinarias y el aparato digestivo. Es útil contra la diabetes, y el ácido úrico. Además, su jugo sólo o combinado, tiene valor desinfectante y antiséptico, especialmente para enfermedades de las vías respiratorias, y para contrarrestar los efectos tóxicos de la nicotina. 

  El nombre científico del berro cambia según la variedad de la que se trate. La más común es el Nasturtium officinale. En Brasil, se encuentra el berro de Pará o spilanto (Spilanthus oleraceus)  y en Argentina, el berro silvestre (Cardamine boneriensis). En inglés se llama watercress; en francés, cresson; en italiano crescione, y en portugués, agrião.
Para las vías respiratorias.- Decocción contra el catarro pulmonar: hervir en leche un puñado de hojas y flores frescas. Filtrar y beber dos vasos diarios.

   Infusión para catarros: verter una cucharada de hojas y flores en una taza con agua y dejarlas toda una noche. Filtrar y machacar el berro con una cucharita hasta sacarle todo el jugo. Beber por la mañana, en ayunas.

  Jarabe.- Preparar jugo de berro y endulzarlo con abundante miel. Se obtiene así un excelente jarabe para combatir bronquitis, tos y todo tipo de catarros bronquiales.

  Para diabetes y el ácido úrico.- Hervir 200g de hojas y flores en un litro de agua. Filtrar y beber tres tazas diarias durante dos meses. Completar el tratamiento comiendo ensaladas de berro fresco y crudo, sazonado con limón, una vez al día.

   Para la piel.- El Berro puede usarse también para aliviar el enrojecimiento de la piel, debido al sol y al viento. Mezclar 50 g de jugo con 10 g de almendras amargas, machacadas. Puede aplicarse antes o después de la exposición al aire libre. 

 En su variedad acuática, se aconseja usar las plantas que crecen cercanas a las aguas corrientes y no las de aguas estancadas, ya que estas últimas pueden trasmitir enfermedades. En todos los casos, se deben lavar muy bien las plantas antes de consumirlas. Además, es mejor comerlo crudo, ya que hervido pierde muchas de sus cualidades naturales. 

  El berro de Pará.- Es una variedad originaria de Brasil. Además de las virtudes propias del berro silvestre, es especialmente apto para dolores dentales y de encías.

 Para encías y gingivitis. Macerar 25 g de brotes en 100g de alcohol a 70°, durante ocho días. Usar en enjuagues y buches, diluyendo antes en agua en una proporción de 25%.

  Odontalgia.- Dolor dental, hervir un litro de agua y dejar en infusión 50 g de inflorescencias durante 20 minutos. Utilizar para enjuague y buches.

   Súper-alimento.- Si hay súper alimentos el Berro es uno de ellos. Contiene 15 nutrientes y minerales de vital importancia para el organismo, gramo por gramo el berro puede presumir de tener más vitamina C que las naranjas, más vitamina E que el brócoli, más calcio que la leche entera y más hierro que la espinaca. El Berro también tiene niveles excepcionalmente altos de beta-caroteno que es convertida en vitamina A en el cuerpo y necesaria para el crecimiento y desarrollo, para el sistema inmunológico, ayuda a una visión saludable, al pelo, la piel, las uñas, los huesos y dientes.

 Da gran vitalidad- Cuentan que los faraones egipcios hacían que les dieran jugo de berros a sus esclavos dos veces al día para aumentar su productividad. Esta nutritiva verdura proporciona hierro y aumenta la vitalidad. Un mes tomando 100 gramos de berros al día, en zumo o en ensalada, te dejará como nuevo.      

El Limonero

UN TESORO PARA LA SALUD

    La semana pasada vimos un poco de historia y propiedades de esta maravillosa planta. Esta semana terminaremos viendo algunas formas en que puede usarse el limón.

    ALGUNOS MODOS DE PREPARACIÓN del limonero y el limón para curar diferentes afecciones.

    Infusión para inapetencia: dejar en infusión 15 g. de hojas de limón, en una taza de agua hirviendo. Cuando el líquido esté tibio, filtrarlo y beber una taza antes de las comidas, es de buen sabor.

  Amalgama contra el resfrío.- Mezclar el jugo de un limón con una clara de huevo. Batir durante diez minutos y tomar una cucharada cada media hora.

  El zumo de limón con agua (mejor caliente) es un óptimo digestivo tomado después de las comidas. Diluido en agua fría es un remedio contra la sed y contribuye a restablecer el equilibrio hídrico cuando existen grandes pérdidas de agua en el organismo, como en casos de disentería o diarreas abundantes.

   TINTURA.-La cáscara del fruto vale tanto como el zumo desde el punto de vista terapéutico. La parte amarilla contiene un aceite esencial de acción polivalente, indicado en especial como tónico, estomacal, estimulante, diurético, antiséptico y bactericida.   Macerar, durante quince días, 30 g de la parte amarilla de la corteza, en 120 g de alcohol de 70°. Tomar 20 a 30 gotas, dos o tres veces al día.

  ALCOHOLTURO.- Macerar, durante ocho días, 50 g de cáscara fresca, en 100g de alcohol de 80°. Se utiliza para aromatizar otras bebidas o líquidos de sabor desagradable y en las digestiones difíciles; de dos a 10 gramos al día.

  TINTURA.- Disolver 2 g de esencia en 90 g de alcohol de 70°. Tomar de 20 a 30 gotas al día. En una tisana o mezclada con agua.

  USO EXTERNO.- Medio limón pasado por el rostro es un óptimo astringente y detergente para los cutis grasos y combate con eficacia la formación de pústulas, etc. Ha de hacerse  dos veces al día de forma habitual, por la mañana y por la noche. También puede preparar un limpiador para el cuerpo mezclando jugo de limón con avena, se lo puede aplicar con una esponja.  Durante el Renacimiento europeo, las señoras usaban jugo de limón para enrojecer sus labios.

  Contra reumatismo y neuralgias. Cortar un limón por la mitad y frotar sobre la parte afectada varias veces al día. 

  Otras aplicaciones del zumo de limón.-  Aplicado sobre llagas o heridas, el zumo o la esencia diluida son inmejorables cicatrizantes.  Diluido en agua hervida es un buen colirio. Con un poco de miel es un excelente enjuagatorio en aftas, gingivitis y similares.  En gargarismos, es muy eficaz en las afecciones de la garganta y de las amígdalas.  Agregue el jugo de un limón con una cantidad igual de agua caliente para un gargarismo antibacteriano.   Unas pocas gotas de zumo en el cepillo de los dientes ayudan a conservarlos blancos. Los lunares o pecas se aclaran  aplicándoles una solución de zumo con un poquito de sal. 

  El limón es una de las principales fuentes de potasio en la naturaleza, un mineral que promueve el pensamiento claro; ayuda en la normalización de la presión arterial y trabaja con el sodio para regular el equilibrio de agua del cuerpo.

  El ácido cítrico es esencial para la vida de las células de todas las criaturas vivientes. Por su contenido de vitamina C, previene el escorbuto, una enfermedad común en los marineros, que causa sangrado de las encías, dientes flojos y dolores articulares. Hoy en día, la marina británica requiere a sus naves llevar suficientes limones para que cada marinero puede tomar una onza de jugo de limón al día.

  Se dice que un limón fresco exprimido en un vaso de agua ayuda a limpiar el hígado. También se creen que estimulan el metabolismo. 
 Promueve la transpiración y ayuda a bloquear el dolor. El zumo de medio limón en agua tibia mañana, mediodía y noche, ayuda a eliminar toxinas y aliviar dolores. Cuando se calienta el jugo de limón, se produce ácido salicílico, el cursor químico del ingrediente activo de la aspirina

   Hipnótico. Las flores, azahar de limón, se han utilizado tradicionalmente para el tratamiento de nerviosismo, ansiedad o insomnio. Ejercen un efecto depresor del sistema nervioso central.

 La costumbre de decorar los platos de pescado con rodajas de limón, o echarle un chorro de limón a las ostras y a los mariscos, se remonta a una época en la que la frescura de los productos del mar no podía ser siempre garantizada. Su poder desinfectante ha sido confirmado por análisis modernos, incluso en dosis mínimas mata los bacilos del cólera, de la difteria y de la fiebre tifoidea, y en un cuarto de hora elimina de las ostras el 92% de todas sus bacterias.

 Usado en el botiquín, en la cocina, en la limpieza,  en el tocador, en repostería y golosinas, el limón ha sido una bendición para la humanidad.    

la col repollo

«El Médico de los Pobres»

    El repollo o col, también llamado bersa. Nombre  científico: Brassica oleracea.  En francés: Chou; en inglés: Cabbage. Es una planta comestible de la familia de las Brasicáceas.
 Los antiguos utilizaban la col únicamente como planta medicinal. Grandes médicos de la Grecia antigua la tenían en gran estima.  Crisipo le dedicó un tratado entero y Pitágoras alabó sus virtudes, mientras que Hipócrates la prescribía para curar diarreas y cólicos.  En la Roma imperial, la tomaban también al final de sus famosos banquetes para suavizar los efectos del alcohol.

   La llaman  el «médico de los pobres», porque   la col es una especie de panacea. Así, Alain Rollat escribe de ella que «fortifica, corta el camino a los microbios, elimina los gusanos intestinales, purifica el conjunto del organismo, regulariza el trabajo del estómago, del hígado, del intestino, equilibra el sistema nervioso, calma los dolores gástricos e intestinales, favorece la regeneración celular, etc.».

   Añadamos que es insuperable contra los dolores, los reumatismos y la artrosis, al mismo tiempo que da cuenta de las ronqueras más rebeldes.
¿Cómo aprovechar tales beneficios? Comiendo repollo, naturalmente, y a ser posible cruda. Cortada en laminillas finas, se adapta muy bien a las sazones tipo vinagreta.

  Cocida, esta preciosa verdura conserva aún una gran parte de sus cualidades. La «buena sopa de repollo» no es ninguna leyenda.... !es buena!

Aplicaciones y propiedades
  La col es rica en sales minerales, magnesio (contiene abundante clorofila), vitaminas C y A, mucílago, alrededor de un 7% de glúcidos, un 4% de proteínas, y otras sustancias variadas entre las que se encuentra una esencia sulfurosa parecida a la que presenta la mostaza; también se estima que contiene una vitamina poco estudiada, la U, que podría ser la responsable de su excelente efecto cicatrizante, especialmente de la úlcera gastroduodenal.

  La col es hipoglucemiante, pues reduce el azúcar en sangre de los diabéticos. La vitamina C le convierte en antiescorbútica. El caroteno que contiene (vitamina A) parece ser el motivo de que presente acción citostática, preventiva de posibles tumoraciones cancerosas. También posee propiedades diuréticas, depurativas y antianémicas. En usos externos es vulneraria y cicatrizante, útil en heridas infectadas, eccemas, forúnculos, acné, e incluso en úlceras varicosas. Tomada en ayunas, la col es además vermífuga, es decir, combate los parásitos intestinales.

 REMEDIOS POPULARES CON REPOLLO
 Para detener la caída del cabello y fomentar su crecimiento  Frotar a diario con el zumo de las hojas de col o repollo.
 Para combatir el alcoholismo Extraer una botella del zumo de col y mezclar con media botella de vinagre de manzana.  Tomar una copita antes de los alimentos hasta notar resultados.

  Para restituir la voz perdida (afonía) Preparar una ensalada cruda de col con limón, aceite y poca sal, y se come tres veces por día sobre los alimentos.

 Contra los dolores reumáticos  y  otros usos externos sobre la piel (heridas, úlceras, eccemas, etc.). Preparar una cataplasma de col. Se utiliza las hojas más grandes y verdes de col. Se cortan las venas centrales, y se ponen las hoja una sobre la otra aplastándolas un poco con un rodillo de amasar o bien con una botella, para que salga el jugo.  Se pueden calentar un poquito pasándoles por encima una plancha caliente. Se aplican directamente sobre la zona afectada durante 2 a 4 horas. En casos graves hay que repetir la operación dos o tres veces al día. La cataplasma de la noche se puede mantener hasta la mañana siguiente y se sujeta mediante vendas de algodón.

  Para el acné y dermatitis.  Colocar varias hojas de col en una licuadora y del zumo obtenido se toma un vaso durante el día. Se puede mezclar con zumo de zanahorias para mitigar el fuerte sabor.  Se puede aplicar externamente con una bolita de algodón sobre los granos del acné.

   Para las úlceras estomacales Obtener 1/2 taza de jugo de col cruda y tomar en la mañana y en la noche.  Este remedio es un estupendo antiácido natural y ayuda a curar las úlceras. Precaución: no consumir el jugo de col durante largos periodos de tiempo, ya que puede reducir las funciones de la glándula tiroidea y producir bocio.

 Para el estreñimiento: Ingerir dos veces por semana alrededor de 5 tazas de col picada, cruda o cocida

  Para cicatrizar heridas Machacar un par de hojas crudas de col y mezclar con salvado.  Aplicar, a modo de cataplasma, sobre las heridas. 

  Para la tos, ronquera, resfriados de pecho, bronquitis.- Las hojas hervidas de la col proporcionan un eficaz remedio.

  Para las úlceras varicosas.-Las hojas lavadas y exentas de las nervaduras mayores se ponen a macerar algunas horas en agua bórica, luego se aplican sobre las úlceras varicosas, que se tapan con gasa. La operación debe ser repetida dos veces al día... Por eso y por mucho más al repollo o col le llaman “EL MÉDICO DE LOS POBRES”

Nota... Si usted digiere mal las coles, hágalas cocer en dos aguas sucesivas, pero recuerde que las coles son mejores crudas.

El Limonero

UN TESORO PARA LA SALUD

  Dentro de las plantas y alimentos medicinales el limón es una de las “estrellas”. en la forma en que se tome o se aplique, el limón es una maravillosa fuente de salud.
   El nombre científico es citrus limonum; en inglés lemon; en francés citron; italiano limone; en portugués limão
 

   HISTORIA.- El limonero es originario de Asia. De allí se extendió a todo el mundo. En la actualidad, la India y México son los principales productores de limón en el mundo. 
  Sus propiedades ya eran ampliamente conocidas desde la Edad Media. Se cuenta que los cruzados, en su viajar a Jerusalén, chupaban rodajas de limón tanto para apagar la sed como para conservar los dientes. En tiempos modernos, el doctor Goerg Mayer inspector de sanidad del ejército turco en la Primera Guerra Mundial lo empleó como remedio de guerra para curar diversas enfermedades, experiencia que publicó en una revista de esa época, La terapéutica en la actualidad.

Después, el profesor Euler, premio Nobel de medicina en 1934, descubrió la existencia de la vitamina C en el limón, y analizó sus propiedades curativas en la pulmonía.

   El limón es un cítrico, como la naranja, el pomelo, la mandarina y la lima. Reciben este nombre porque poseen ácido cítrico y el limón es rico en este ácido. Se trata de un líquido cristalino, soluble en agua y en alcohol, que tiene muchos usos en la industria de alimentos, de bebidas, en la perfumería y hasta en artículos de limpieza. El ácido cítrico se obtiene por la fermentación de melaza de limones sin madurar. En el organismo humano actúa como regulador del nivel de calcio.

   El limonero, (más comúnmente llamado limón a secas), es un hermoso árbol que pude alcanzar 4 o cinco metros de altura. Da numerosas flores blancas, dispuestas en ramos axilares. Su fruto es una baya,   hesperidio, dicen otros, esférico u oblongo

    Del fruto se obtiene el jugo, pero la corteza, o cáscara, también es aprovechable de diversas formas, ya que posee un aceite esencial y, además, ácido cítrico para preparar, por ejemplo, un alcohol medicinal. Lo mismo ocurre con sus hojas del limonero, que tienen pequeñas glándulas transparentes que contienen abundante aceite esencial. Y de las flores se obtiene otra esencia aún más apreciada.

  Existen distintos tipos de limón, cuyos frutos varía en tamaño, cantidad de jugo y mayor o menor acidez.

  Además de sus usos culinarios y medicinales, también es utilizado por su fragancia en artículos de limpieza, licorería y perfumería. 

   SUS PROPIEDADES.- Las propiedades medicinales del limón son impresionantes. Basta observar la lista de algunas enfermedades para las que es aconsejable: acidez gástrica, acné, afonía, amigdalitis, arterioesclerosis, artritis, asma, blenorragia, bocio, broncopulmonía, cálculos renales y hepáticos, catarro, cólicos hepáticos, diabetes, escorbuto, edemas, enterocolitis, heridas, fístulas, gota, gripe, hepatitis, hemorroides, ictericia, laringitis, linfatitis, neuralgia, panadizos, piorreas, psoriasis, raquitismo, resfriados, reumatismo, sarna, sinusitis, tos, úlceras, uremia, urticaria, lombrices intestinales.... y la lista es muy larga, algunos la llevan hasta 150. 

  Esto se debe a que, en primer lugar es un devorador de ácidos, (sustancias extrañas) y por otro lado es rico en vitamina C.  

   Se emplea el jugo o la esencia. A partir de la corteza se obtiene la esencia, que es muy empleada en perfumería. El zumo es bactericida por excelencia

   Como remedio, en algunos casos, basta con solo tomar su jugo o aplicarlo a las zonas afectadas. En otros casos se requerirá cierta preparación, junto con otros elementos. 

   Preparado con el jugo o la papilla de ajo y la cebolla, posee amplias propiedades antisépticas, para limpieza de heridas y desinfección. Cuando se trata de un tratamiento preventivo, es decir, sin que exista enfermedad, se aconseja  La “cura del zumo del limón” Esta cura consiste el tomar el jugo de un limón, puro o en la misma cantidad de agua, el primer día, el zumo de dos el segundo día y así aumentar un limón cada día hasta llegar a un máximo de siete u ocho si existen cálculos y de diez a doce en los demás casos, para después disminuir un limón por día hasta llegar a un limón diario. Se mantiene este único limón durante diez o quince días. Para que no se le destemplen los dientes use un popote para tomarlo. Conviene endulzar la bebida con miel para evitar que se produzca estreñimiento. El zumo de un limón en una taza de café cargado es un digestivo óptimo que hay que tener en cuenta en caso de indigestión o cefalea derivada de una mala digestión. Ha de tomarse caliente y sin endulzar. Se recomienda contra la artritis, artrosis, reumatismo articular, cálculos renales o biliares, gota, etc., y también actúa contra la arterioesclerosis.

     En vista de la importancia del limón y de las variadas formas en que puede ser usado, tendremos que continuar la próxima semana para poder ver aunque sea un poco más de esta maravillosa planta que cura.....

   Infusión para inapetencia: dejar en infusión 15 g. de hojas de limón, en una taza de agua hirviendo. Cuando el líquido esté tibio, filtrarlo y beber una taza antes de las comidas, es de buen sabor.

  Amalgama contra el resfrío.- Mezclar el jugo de un limón con una clara de huevo. Batir durante diez minutos y tomar una cucharada cada media hora.

 El zumo de limón con agua (mejor caliente) es un óptimo digestivo tomado después de las comidas. Diluido en agua fría es un remedio contra la sed y contribuye a restablecer el equilibrio hídrico cuando existen grandes pérdidas de agua en el organismo, como en casos de disentería o diarreas abundantes.

 La corteza del fruto vale tanto como el zumo desde el punto de vista terapéutico. La parte amarilla contiene un aceite esencial de acción polivalente, indicado en especial como tónico, estomacal, estimulante, diurético, antiséptico y bactericida.

TINTURA.- Macerar, durante quince días, 30 g de la parte amarilla de la corteza, en 120 g de alcohol de 70°. Tomar 20 a 30 gotas, dos o tres veces al día.

ALCOHOLTURO.- Macerar, durante ocho días, 50 g de corteza fresca, en 100g de alcohol de 80°. Se utiliza para aromatizar otras bebidas o líquidos de sabor desagradable y en las digestiones difíciles, de dos a 10 gramos al día.

ESENCIA.- Tomar de cinco a diez gotas dos o tres veces al día, con una bebida muy caliente o disuelta en miel, o en una cucharadita de azúcar o en un terrón para disolver en la boca.

TINTURA.- Disolver 2 g de esencia en 90 g de alcohol de 70°. Tomar de 20 a 30 gotas al día. En una tisana o mezclada con agua.

USO EXTERNO.- Medio limón pasado por el rostro es un óptimo astringente y detergente para los cutis grasos y combate con eficacia la formación de pústulas, etc. Ha de hacerse  dos veces al día de forma habitual, por la mañana y por la noche. Contra reumatismo y neuralgias. Cortar un limón por la mitad y frotar sobre la parte afectada varias veces al día. 

  Otras aplicaciones del zumo de limón.-  Aplicado sobre llagas o heridas, el zumo o la esencia diluida son inmejorables cicatrizantes.  Diluido en agua hervida es un buen colirio. Con un poco de miel es un excelente enjuagatorio en aftas, gingivitis y similares. En gargarismos, es muy eficaz en las afecciones de la garganta y de las amígdalas. Unas pocas gotas de zumo en el cepillo de los dientes ayudan a conservarlos blancos. Los lunares o pecas se aclaran  aplicándoles una solución de zumo con un poquito de sal. 

   Hipnótico. Las flores de limón ejercen un efecto depresor del sistema nervioso central. Las flores de limón se han utilizado tradicionalmente para el tratamiento de nerviosismo, ansiedad o insomnio.

  El limón tiene un potencial de sensibilidad bajo por lo que en muy raras ocasiones puede producir reacciones de hipersensibilidad o dermatitis por contacto.

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux