Para vivir mejor

¿Cómo hacer las paces con esa persona que te ha hecho tanto daño ?

  Lo detesto, su presencia me agobia, no lo tolero, son pensamiento negativos que emanan sin pensar cuando vemos pasar a esa persona que nos ha hecho la vida imposible, pero ¿cómo evitar sentir estos sentimientos que nos consumen el alma?, ¿qué podemos hacer?

  Aunque, para algunos es difícil reconocerlo, existe un medio EL PERDÓN, así como lo lees. El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito, bendice al que lo da y al que lo recibe -William Shakespeare.

   Tienes que saber que es perjudicial para ti guardar rencores; de acuerdo con Martín Orozco, coach de orientación y director de la Asociación Internacional de Couches Profesionales (AIDCP), no perdonar genera una energía contraria a todo proceso de creatividad y crecimiento personal.

  Cuando hay perdón se rompe con una cadena que era más dolorosa que el motivo que cerró sus eslabones, y al perdonar te liberas tú, a quien es objeto del perdón, a tus familiares, amigos y a todo aquel a quien se había privado de lo mejor de ti como causa de la falta del perdón”. 

            Es complicado, más no imposible

  Cierto es que no será un proceso fácil si te hizo la vida imposible, por lo que primero debes reflexionar sobre los hechos de la situación, cómo has reaccionado y si esta combinación ha afectado tu bienestar, indican expertos, para hacer las paces debes estar consciente de todo.

   Una vez que tengas claras tus ideas, es momento de reunirte con la persona que te afectó para exponerlas: los daños que te hizo, por qué quieres (o necesitas) hacer las paces y escuchar su réplica.

 Aléjate de tu papel de víctima, suelta el control y el poder que la persona infractora y la situación han tenido sobre tu vida”, indican los expertos. 

   Si ambas partes se encuentran de acuerdo en dejar atrás el paso, quedarse con lo que aprendieron de él, y brindar su palabra sobre una nueva relación respetuosa en donde nadie efectué un daño, quedarán con la posibilidad de establecer nuevos vínculos que los beneficien.

Esto no significa que debes (o puedes) confiar al 100% en la persona, ese grado es tu decisión dependiendo de las situaciones. El perdonar brinda recompensas para la paz interior y la felicidad en general.

  Hacer las paces con alguien que te hizo daño debe ser una decisión propia para que sea funcional, no te sientas obligado a permitir que personas dañinas sean parte de tu vida. Recuerda tu felicidad y paz dependen de ti, de cuando te conozcas y hayas aprendido a quererte, respetarte amarte, ¡no lo olvides!, PERDONAR ES DE VALIENTES.

Una buena higiene de sueño te ayudará a reducir La Ansiedad

 De acuerdo al diccionario Larousse, la ansiedad es; estado de ánimo de inquietud, agitación o zozobra.

 La ansiedad es una angustia patológica que puede llevar a diversas enfermedades, por tal importancia es necesario controlarla, y para eso un buen método son las terapias, aunque sólo pocos siguen este tratamiento, pero ¿sabías, que mediante el sueño podrías reducir la ansiedad?

De acuerdo a la ciencia existen cinco evidencias sorprendentes para reducir la ansiedad a través del sueño. ¡Aquí te las presento!

 1. Hazle caso a tu cuerpo. Durante la noche el cuerpo habla a través de los sueños, si empezamos a interpretarlo podremos conocer el origen de la ansiedad. La señal de los sueños es un método novedoso que integra la inteligencia corporal y descifra los mensajes que se manifiestan mientras dormimos.

 2. Integra los sueños. Al integrar y entender los sueños permite tomar decisiones leales a nosotros mismos para disminuir la ansiedad, incertidumbre y pesimismo, detalla Julio Vicente Pérez, psicoterapeuta. 

 3. Déjate guiar por el subconsciente. El cuerpo se convierte en el portador del mensaje de lo que guarda el inconsciente y se manifiesta durante el descanso profundo, lo cual ayuda a mejorar la salud mental y física. 

 4. Duerme tranquilo. Un estudio publicado en el Journal of Neuroscience detalla que la falta de sueño agrava los trastornos de ansiedad, por eso, si mantienes un patrón de sueño saludable aliviarás todos los síntomas relacionados con este trastorno. 

 5. Horario constante. De acuerdo con la Guía de Harvard Medical School, para aliviar la ansiedad sólo necesitas tener un horario constante de sueño, es decir duerme entre siete y ocho horas diarias para sentirte descansado y alerta al día siguiente. 

  Una buena higiene de sueño te ayudará a mejorar tu calidad de vida y a superar los síntomas de la ansiedad. Recuerda que debes complementar este hábito con una buena alimentación libre de alimentos que te causan estrés. Además, puedes poner en práctica alguna terapia alternativa para reducir la tensión del día, y claro una buena dosis de ejercicios!

Consejos para manejar el estrés laboral

  Tienes mucha responsabilidad laboral que ya ni respirar puedes, lo único que te preocupa es terminar con esa carga de trabajo para respirar al fin. Pero CUIDADO, si esto ya es un hábito en ti, pudiera ocasionarte serios daños a tu salud, lo aconsejable es tomar medidas y realizar algunos cambios en esa rutina, antes que te ocasione algún malestar, por lo mismo aquí te paso unos consejos para que TÚ misma manejes   TU ESTRÉS LABORAL.

 Actúa ahora

 Si el estrés se convierte en crónico puede llegar a aplastar la autoconfianza, disminuir la concentración y atentar contra el bienestar general. Por eso, es importante controlarlo. Debes tener en cuenta que el estrés surge cuando sientes que las cosas se escapan de tu control. Por esta razón, es importante identificar qué puedes controlar -tus acciones, tus respuestas- y qué no. Luego de que lo hayas hecho, concéntrate en las primeras y haz tu máximo para desprenderte de las segundas. De esta manera, estarás dando lo mejor de ti misma. 

 

Respira profundamente

   Si te sientes abrumada, tensa y necesitas despejar tu cabeza: respira profundamente. Esta práctica te ayudará a recuperar tu equilibrio interior. Inhala durante 5 segundos, mantén el aire y exhala en la misma cantidad de tiempo. Te sorprenderá constatar los grandes beneficios que tiene esta técnica de respiración para reducir el estrés.

 

Elimina las interrupciones

Cuando estamos trabajando, mails, llamadas urgentes y mensajes de texto nos bombardean constantemente. Esto atenta tanto contra nuestra concentración, como contra la calidad de nuestro trabajo. Por eso, intenta controlar cómo reaccionas ante estas distracciones: evita todas las que puedas y crea estrategias para que no incidan en tu trabajo. Puedes, por ejemplo, fijarte horarios para consultar tu celular y tu correo.

 

Date pequeños descansos

En general, solemos pensar que cuanto más trabajo acumulemos, más productivas seremos. Esto no es cierto: sucede exactamente lo contrario. Así, a medida que transcurren las horas nuestro nivel de concentración va disminuyendo. Por eso, para maximizar nuestra productividad es imprescindible tener intervalos de descanso. Cada 90 minutos, tómate 10 de descanso; aprovecha, por ejemplo, para estirar tus músculos contracturados. De esta manera, aliviarás el estrés y recuperarás energías.

 

Identifica al estrés autoimpuesto

Solemos estar constantemente buscando la aprobación de los demás; esto no es sano. Deja de enfocarte en las cambiantes percepciones de quienes te rodean y concéntrate en fortalecer la confianza en ti mismo. Lo cierto es que, paradójicamente, ni bien dejes de preocuparte por la imagen que los demás tienen de ti, ésta mejorará y será más plausible que impresiones a quienes te rodean. Recuerda: la estima que los demás te tienen es equivalente a tu autoestima. 

 

No comas en el escritorio  

Así aumentarás tu productividad y, a la vez, reducirá el estrés.

Toma una infusión relajante

  Puede ser té verde o cualquier otro tipo de té.

 

Escucha música

  Oye el estilo que prefieres y que sientes que te relaja.

Ríe y haz reír

  La risa es uno de los mejores remedios para el estrés.

 Libérate del estrés y comienza a disfrutar de tu trabajo, sigue estos consejos que cambiará tu vida!

 

La Paciencia un habito que pocos logran

 “La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces”, dice un proverbio persa.

 Tener paciencia es una virtud que muy pocos la tienen, lograr mantener la compostura en situaciones que requieren de compresión y tolerancia, es difícil pero no imposible.

   De acuerdo a un estudio de la Universidad de Chicago, Escuela de Negocios Booth, el acto de esperar aumenta la paciencia, y ésta ayuda a las personas a tomar decisiones más inteligentes sobre el dinero. Cuando se espera se le da más valor a lo que se desea.

   ¿Es la paciencia un hábito difícil de alcanzar?

  La paciencia es un valor humano que supone el cultivo del respeto y aceptación de que las cosas suceden con un ritmo distinto al que se espera o desea.

  Y no es fácil, porque parte de la compresión de que todo tiene su tiempo; no se pueden acelerar los procesos de la persona y la naturaleza porque si se intenta se puede generar tensión y violencia.

   A continuación unos tips para lograr esa paciencia añorada por muchos:

1. Define qué es la paciencia para ti, dónde necesitas que la paciencia esté presente o qué hace que pienses que no la tienes, qué emociones aparecen asociados a esta falta de paciencia.

2. Diseña un mapa de ruta, y organiza y planifica acciones qué realizar. Define lo que quieres, lo que puedes, cómo lo harás, lo que necesitas.

3. Es esencial que especifiques tus tiempos y los ritmos para obtener tus  objetivos, con el fin de  evitar  la frustración y la rabia, enemigos de la creatividad y la perseverancia. 

  No lo olvides, la paciencia, como toda las emociones, pueden tener un control, y ese solo se lo puedes poner tú. ¡No pierdas la paciencia y tendrás resultados muy beneficiosos! 

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux