Para vivir mejor

El ejercicio no sólo ayuda a tu cerebro también te libera de dolores

    No hay nada mas relajante que una buena dosis de ejercicio, no sólo te despeja también te libera de cualquier dolor, ya que el cerebro recibe el estímulo de millones de endorfinas. Y además por si no lo sabías el ejercicio a largo plazo te podría favorecer tu carácter y producir cambios en tu cerebro.

   Aunque los efectos positivos del ejercicio en la salud se conocen desde hace varias décadas, un grupo de científicos de la Universidad del Deporte en Alemania, al que pertenece la Dra. Sandra Rojas ha llegado más allá de las conjeturas y los estudios preliminares para ahondar en la relación entre el ejercicio y el cerebro.

    “Hasta hace muy poco no se sabía que el cerebro se podía adaptar en la edad adulta y sufrir trasformaciones debido al ejercicio”, acotó la investigadora. Este grupo de trabajo desde el 2006 entró a investigar este enigma en diferentes grupos como adultos mayores, mujeres embarazadas y niños, y desde entonces han sumado evidencias de que paralelo con la actividad física ocurren cambios en la estructura del cerebro".

  La académica también explicó que el equipo de trabajo especializado en neuroplasticiad cerebral pudo medir, por primera vez y en vivo, que durante el ejercicio se produce una gran cantidad de endorfinas endógenas. Y con el tiempo, quienes realizan ejercicio aeróbico de larga duración, producen cambios estructurales en su cerebro que los hace más tranquilos, relajados y desarrollan mayor tolerancia al dolor.

    La investigadora explicó que al realizar ejercicio ocurre un aumento de la secreción de sustancias que promueven la formación de nuevas neuronas en algunas áreas cerebrales, especialmente las áreas asociadas con el aprendizaje y la memoria.

Además indicó que ocurren cambios de estructuras en algunos núcleos, que son conjuntos de neuronas profundas en el cerebro. Estos aumentan o disminuyen de tamaño y se vuelven más o menos activos.

      En adultos mayores se han podido confirmar algunos cambios cerebrales, las personas se vuelven más eficientes al desarrollar una tarea cognitiva y el cerebro cambia sus estructuras, se logra mantener el tamaño del hipocampo y favorecer la producción de nuevas neuronas.

   Así que ya lo sabes, si quieres tener un cerebro saludable, ¡no esperes más! y ¡ejercítate!.

 

Hábitos que las personas felices cultivan ¡síguelos y se TÚ también feliz!

Muchas personas a pesar de los miles de problemas que tienen, ya sea en el trabajo, en su hogar,  siempre tienen una cara sonriente y SON FELICES, ¿Cómo lo hacen?, es una pregunta que hoy te ayudaremos a responder, pero ¡ojo!, tu felicidad depende solo de ti  y de los hábitos que cultives para obtenerla.

   De acuerdo con los expertos, las personas felices tienen costumbres que promueven la felicidad, a continuación te nombre algunas de ellas, tomo nota y ¡se feliz!

       Hábitos para ser una persona feliz 

- Piensa en forma positiva

La persona feliz se enfoca en lo que puede hacer o lograr y trabaja con entusiasmo para alcanzar sus metas. Ella no se agobia con pensamientos negativos o derrotistas, sobre todo antes de comenzar, pues sabe que esto le resta impulso. Quizás su cualidad más importante es que no espera la perfección ni se aferra a un resultado. Ella hace del limón, limonada. Pase lo que pase, sabe buscarle el lado positivo. Para la persona feliz, un error o un contratiempo es una lección.

-Al mismo tiempo, es realista

¡Esto no contradice lo anterior! Ella sabe calibrar cada momento o situación para determinar qué es posible y qué es solo una fantasía o un “pensamiento mágico” (convertirse en millonaria de la noche a la mañana). De esta forma, trabaja sobre bases reales. Aquellos que viven de sueños irreales suelen vivir decepcionados.

- Cuenta sus bendiciones

Es fácil olvidarlas cuando solo nos concentramos en los signos de menos. La persona feliz saborea y da gracias por esas pequeñas grandes cosas –el café en la mañana, la presencia de un ser querido– que solo extrañamos cuando las perdemos. Es imposible ser agradecido e infeliz al mismo tiempo.

-Perdona

 Pocas cosas apagan la felicidad tanto como el rencor. Se ha dicho que éste es como un veneno que solo afecta al que lo siente. La persona feliz toma nota de lo ocurrido, da los pasos necesarios para alejarse de situaciones tóxicas, y elige no tomar ofensa. Perdonar es algo que hace por ella misma, no por la otra persona.

-Tiene un propósito en la vida

Este va más allá de ganarse el pan diario o atender las labores de la casa. Puede ser el amor al estudio, cultivar los lazos familiares o desarrollar el lado espiritual. Es algo que la “llena” como persona, a nivel emocional.

-¡Juega con ganas!

Sabe qué le hace feliz y lo hace con entusiasmo. Quizás no puede trabajar en aquello que ama, pero practica un hobby que la apasiona, ya sea la fotografía, la jardinería o coleccionar estampillas y se deja absorber completamente por él. Esto renueva su espíritu y le da ese ingrediente indispensable para la felicidad: alegría de vivir.

-Sabe ser considerada

Aceptan a los demás por lo que son y el lugar que ocupan en la vida, son amables y generosas, sin tratar de cambiar a la otra persona. Tratan de alegrar el día de todos los que entren en contacto con ellos.

-Ríe

La gente más feliz ríe a menudo, y también se ríen de sí mismos, porque nadie es perfecto! Es posible usar el buen humor en casi cualquier situación, así que menos cara larga y más carcajadas!

-Tiene un sano nivel de autoestima

Lo dejamos para el final, pero es la base de todo lo anterior. La actitud derrotista, los complejos y el síndrome de “poca cosa” no caben en su vida.  Es obvio que alguien que se menosprecia no puede alcanzar la auténtica felicidad, sólo momentos de alivio o de placer. La persona que se respeta, se valora y se quiere con un sano amor propio, se sabe y se siente merecedora de la felicidad.

 

¡Alegra tu vida! Ponle una sonrisa a tus problemas

  El estrés de la vida, los problemas que no faltan en el trabajo, la casa, en fin, la lista es larga, pero afortunadamente existen maneras de darle un giro a tu vida, ¿sabes cómo?,  sonríe y llena de  energía cada instante de tu día, no es nada del otro mundo. 

  Los siguientes tips te servirán de mucho, pero ¡recuerda!, todo depende del empeño que le pongas.

-Un poco de risa para alegrar tu día  

 Reírte te puede hacer sentir mejor física y mentalmente. "La risa es lo mejor, ya que aumenta la circulación y suelta" hormonas alegres "(endorfinas) en todo el cuerpo", dice Kimberly Kingsley, una consejera, entrenadora de la energía y la autora de "Cómo Recargar su Vida 30 Segundos a la Vez". Así que trata de incluir algunas risas en tu día. 

-Dile adiós al estrés

 "El estrés es una gran pérdida de energía”, dice Kingsley. Si estás estresada, intenta relajarte.

 Practica ejercicios, medita, lee, realiza lo que más te gusta. Te aconseja tomarte unos minutos para recargar energía en las mañanas con respiración profunda. “Nos permite responder con calma a las situaciones en lugar de reaccionar de una manera que conduce a la tensión. El estrés es el resultado de cómo respondes a una situación..”

-El agua es un líquido esencial

“Si estás un poco deshidratada, sentirás un poco de fatiga”, dice Samantha Heller, RD, una fisióloga del ejercicio. “El cuerpo está compuesto de casi 80 % de agua, todas las reacciones bioquímicas ocurren en el agua. Si no estás bebiendo suficiente agua, el cuerpo no produce la energía que necesita para funcionar correctamente. “El Instituto de Medicina recomienda que los hombres beban alrededor de 13 vasos de líquidos, mientras que las mujeres deben beber cerca de 9 tazas. Así que asegúrate de beber agua durante todo el día.

-Inicia el día con un buen desayuno

El desayuno es una necesidad para conseguir que tu día (y los niveles de energía) comiencen bien. Ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre y proporciona el combustible necesario para el resto del día. 

-Deja a un lado el alcohol

Mientras que el consumo de alcohol puede ser agradable para una noche de diversión, beber en exceso no sólo puede conducir a una resaca, puede empeorar la calidad del sueño. Y no dormir lo suficiente drena tu energía. “Si bebes 3 o 4 bebidas, lo más probable es que sientas cansancio, el alcohol interfiere con el sueño REM”, dice Samantha Heller, RD, una fisióloga y autora de “Get Smart”. No sólo eso, también deshidrata, lo cual roba energía. Si bebes, hazlo con moderación, para que no afecte tu sueño y te deje aturdido al día siguiente. Para las mujeres, esto significa una bebida al día y para los hombres dos, dice ella. ¡Si no eres bebedora, no empieces ahora!

Repara el pasado y vive un presente con felicidad

 Si fuera tan fácil como apagar una vela, el poder olvidar ese pasado que martilla en nuestra mente, ¡qué alivio y tranquilidad sería la vida para muchos que se encuentran en esta situación! 

  Pero retroceder para recordar esa época mala y luego sentirse culpable, definitivamente no es saludable. Y tampoco es recomendable concentrar los pensamientos en el pasado, porque el pasado no se va a repetir. Mirar al pasado es bueno solamente para tener ideas de cómo vivir mejor el presente. Vivir y revivir el pasado con sufrimiento, puede  alterar nuestra salud.

   ¿Cómo resolver estas situaciones 

en el presente?

  Si siente culpa porque cree que ha actuado mal, utilice ese sentimiento como la oportunidad para conocerse y para mejorar su autoestima. Y si la culpa comienza a transformarse en una espesa niebla que impide ver con claridad, que tal vez surge de la auto-condenación de no haber sido buen padre o madre, o quizás, de la rigidez de sus propios juicios hacia los demás, trate el tema con tus posibles acreedores: Su familia y despréndase de esa carga que quizá por años se ha impuesto.

En varias de sus obras Shakespeare alude a la necedad de consumirse uno mismo con el pasado. En un punto advierte: “Lo que ya ha pasado y si no sirve de ayuda, no debe servir de aflicción”. En otro de sus versos recuerda que: Las cosas que no tienen remedio, tampoco deben importarnos ya; lo hecho, hecho está.

  La Dra. Yinet Iturralde Muñoz dice que no debemos vivir anclados al pasado: “El arte de olvidar es esencial para el arte de vivir. Todos esos espantosos recuerdos que tan cuidadosamente ha ido almacenando en su cerebro, distan mucho de merecer que los conserve. Si lo trataron de forma realmente horrible, aprenda de ello, prométase no tratar así a los demás y perdone en el fondo de su corazón a tales personas. Si no puede perdonar, será porque elige seguir tomando una posición lastimera que solo va a proporcionarle mayor tiranía. Pero si olvida y perdona, se beneficiará. De lo contrario, será la única persona que sufra con ello”.

 Sobreponerte a esos sentimientos de frustración es la clave para encontrar la salud mental y física y así sentirte libre para responder a las necesidades de tu familia y de tu entorno.

  Estas actitudes sinceras y con amor reparan y compensan las faltas del pasado, venciendo esa culpa que te acompañó sin encontrarle una explicación válida.

  Lo más importante es que tu corazón sanará de esas heridas y comenzará a latir con alegría, sabiendo que nada se ha perdido y sobre todo para dejar todo los engaños, frustraciones, culpas y rencores en el pasado por siempre.

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux