Para vivir mejor

Para superar tu problema el primer paso es pedir ayuda

  Si estás atravesando algún problema emocional  o psicológico, y no sabes cómo lidiar ante esta situación, no te aflijas, recuerda que todo tiene solución, menos la muerte. Y por si no lo sabías existen muchos recursos que te pueden ayudar, sólo es cuestión de saber CÓMO encontrarlos.

           Pedir ayuda es la mejor solución

   Si bien puede ser tentador aguantarse cualquier situación con la que se está lidiando, puede haber momentos en los que necesites alguien con quién hablar. Pregúntate cómo te está afectando la situación con la que estás lidiando. ¿Estás durmiendo bien? ¿Tu apetito no es lo que solía ser? ¿Tus relaciones personales se están viendo afectadas? ¿Tu nivel de rendimiento en el trabajo no es el mejor?

  Si te sientes mal con esta situación y está afectando tu trabajo, es posible que sea el momento de procurar la ayuda de alguien. Si solo quieres   hablar con un profesional experto en salud mental o un buen amigo, hazlo, hablar con alguien sobre tu problema es el primer paso para resolver cualquier situación que estés enfrentando.

            Encuentra tus recursos y úsalos

  En primer lugar, cuando se trata de personas y lugares a los que puedes recurrir en tiempos de necesidad, están los amigos y familiares. Pueden estar allí para brindarte apoyo y escucharte, y ofrecer consejos en casos de cambios o crisis.

  También hay recursos en el trabajo. Muchos lugares de trabajo tienen programas de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés) que pueden ofrecer un profesional con quien puedas  hablar. También puedes recurrir al asesoramiento o la psicoterapia por tu cuenta. Sea que necesites hablar con alguien sobre un problema de corto plazo o necesites lidiar con asuntos continuos, hablar con un profesional puede ser una buena opción. Los trabajadores sociales, psicólogos, psicoterapeutas y psiquiatras son todas opciones de las cuales elegir a la hora de buscar a alguien que te ayude a resolver un problema o situación.

   Cómo te puede ayudar el asesoramiento

  Una de las cosas más importantes que puedes hacer es permanecer en contacto con la persona de apoyo o asesor. Si te recetaron medicamentos o probar ciertos tratamientos alternativos (por ejemplo, tomar clases de yoga o seguir una nueva dieta), entonces hazlo!, no lo dejes a la deriva.

  Lo más importantes que debes hacer es pedir ayuda para atravesar ese momento difícil en tu vida, es más probable que tengas éxito en resolver y superar ese problema que tanto te afecta para que así tengas una mejor vida en el hogar y en el trabajo.

Cómo calmar ese molesto ERUCTO!

  

  A quién no le dijeron de pequeño: “no eructes en la mesa”, a más de uno, por seguro. 

   Expulsar con ruidos los gases del aparato digestivo por la boca se debe a una mala digestión,  o  al tragar aire mientras se come, o bien, debido a trastornos digestivos, es común que se presenten eructos para liberar esta acumulación, pero resulta ser muy incómodo si son frecuentes, por  lo mismo te paso unos remedios para evitarlos o al menos reducirlos.

             Alimentos y remedios vs eructos

   De acuerdo con especialistas del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), también se pueden formar gases en el estómago debido a la presencia de bacterias, además de que los eructos se pueden agudizar debido a estrés o tensión (nervios).    

         Para reducirlos, se recomienda:

 1. Alimentos fermentados. Entre ellos la col fermentada o chucrut, el kéfir, el yogur, etc., debido a que la presencia de probióticos, ayudan a mejorar nuestra flora intestinal.

 2. Infusiones o consumo de plantas carminativas o que ayudan a eliminar los gases: como la menta, anís verde, anís estrellado, hinojo, angélica, comino, alcaravea y laurel.

 3. Fresas. Favorecen la digestión debido a que estimulan la secreción de jugos gástricos y por su aporte de vitaminas B y K, de acuerdo con el Centro de Desórdenes del Esófago de la Universidad de California en Los Ángeles.

 4. Nopales. Contienen mucílagos en su pulpa, cuyas propiedades ayudan a reducir los gases y favorecen una mejor digestión.

 5. Infusiones de hierbas para calmar los nervios y que favorecen la digestión, como la hierbabuena, manzanilla, cardamomo, mate, cúrcuma y el consumo de alcaparras. 

  Además, se recomienda comer lentamente, porciones pequeñas y masticar muy bien los alimentos, así como evitar las bebidas gaseosas y alcohólicas, la goma de mascar, y el consumo excesivo de alimentos azufraados como cebolla, ajo y chocolates. 

   Sigue estos remedios y dile adiós al eructo por seguro!

Párate Muévete y tu salud te lo agradecerá!

  ¿Pasas muchas horas sentado en el trabajo o en tu casa, y sólo te paras de la silla para ir al baño?... pues CUIDADO, que esto podría ser muy perjudicial para tu salud.

  Estudios indican que cuanto más tiempo pase una persona sentada al día, mayor será su riesgo de problemas crónicos, como el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

El riesgo cardiovascular que se deriva de permanecer sedentarios durante períodos prolongados de tiempo (en la oficina, por ejemplo) se manifiesta en cintura más anchas, hipertensión, niveles más altos de triglicéridos, aumento de la inflamación del cuerpo y niveles de colesterol “bueno” más bajos, señalaron los estudios.

   Pero eso no es todo, el impacto negativo de tales episodios prolongados de inactividad parece aplicarse a todos aquellos  que van al gimnasio.

   Incluso si haces ejercicio durante 30 a 60 minutos al día, lo que hagas durante el resto del día también puede ser importante para la salud cardiovascular. Todos los cambios que se realice puede ser fácilmente incorporados en el día a día. Ponerte de pie, moverte más, más a menudo, es una buena solución.

  Las investigaciones, lideradas por Genevieve N. Healy, del Centro de Investigación Preventiva de la Universidad de Queensland se realizaron tras la participación de unos 4,800 hombres y mujeres estadounidenses de 20 años en adelante. Los autores examinaron una serie de factores de riesgo relacionados con la enfermedad del corazón, incluyendo la circunferencia de cintura, presión arterial y niveles de colesterol. Se encontró que los participantes más sedentarios se sientan un poco más de 21 horas por día, mientras que los menos sedentarios menos de dos horas al día.

El equipo encontró en los participantes de raza blanca que, mientras más sedentarios eran, más ancha era la cintura. La diferencias raciales parecían jugar un papel importante, ya que los mexicoamericanos no se vieron afectados por esta premisa. En conclusión, es necesario tomarse más tiempo de descanso en el trabajo, y para esto te paso algunas sugerencias:

Como salir de la silla vivo

-Ponerte de pie mientras hablas por teléfono

-Caminar en vez de enviar e-mails a tus compañeros de trabajo

-Usar las escaleras

-Mantente más activo, párate un par de veces y ve a servirte agua, estírate un poco y procura tener tus herramientas de trabajo a unos metros de ti para que te obligues a estar en movimiento, no tengas todo en tu mismo escritorio.

-No te limites a estirar el brazo o arrastrar la silla para alcanzar algo que está un poco alejado. ¡Levántate y camina!

-Plántate y organiza con los compañeros de trabajo alguna actividad deportiva común. Además de hacer ejercicio, servirá para estrechar lazos entre colegas y hacer equipo.

-Dar un paseo a la hora de almuerzo por ejemplo ayudaría mucho a tu salud, pequeños cambios hacen la diferencia.

-Y por encima de todo… ¡apaga esa tele!

   Las personas que pasan tres horas o más al día mirando la televisión tienen un 64% más de riesgo de morir por un problema cardíaco.

   No importa si de repente te encuentras muy ocupado, debes de tomarte el tiempo para no permitir que en tu día laboral, o esa comodidad en tu casa te la pases sentado. ¡Muévete! ¡Cuida tu salud!

¿Eres adicto al trabajo?

  Por si no lo sabías la adicción al trabajo es una enfermedad muy peligrosa ya que pone en riesgo tu salud.

  Aquellos que padecen esta enfermedad ven en el trabajo una vía de escape, y sólo quieren llenar ese vacío manteniéndose laborando si es posible día y noche.

  Hay trabajos que son muy exigentes y a veces requieren que demos más del 100 % en ellos.  Sin embargo, está comprobado que el no levantarte de tu lugar por al menos 10 minutos y estirarte, puede traer a la larga padecimientos que te arruinarán la salud.

   Debemos de cuidar nuestro trabajo dando buenos resultados, pero no por eso te vas a quedar mil horas extras, llevarte trabajo a casa que a su vez te dejará incontables desvelos y mucho estrés que te desarrollarán padecimientos como diabetes e hipertensión, solo por mencionar algunos.

   No es fácil definir a un adicto al trabajo o workaholic. En términos generales, se le define como “alguien que dedica a su trabajo más de lo que exige la situación”. 

   Es importante respetar los tiempos; está comprobado que el trabajar en jornadas justas aumenta la productividad, por lo que no te exijas de más y evita ser de aquellos que trabajan en exceso o quienes lo hacen compulsivamente.

¿Cómo saber si eres adicto al trabajo?

_. No sabes decir no: Aunque estés cansado, tengas mucho trabajo o tengas una reunión con tu familia, si tu jefe dice que necesita a alguien que resuelva tal problema, tú te ofreces como voluntario.

_. Si tu frase es “No puedo apagar el teléfono, qué tal si me hablan del trabajo”, lamentamos decirte que eres un adicto al trabajo. Lo ideal sería dejar de ser localizable para tus jefes después de tu hora de salida o en fines de semana. Lo mismo aplica para las vacaciones o si estás en una reunión.

_. Sientes la presión: Lejos de disfrutar tu trabajo, te la pasas pensando que no te dará tiempo de terminar tu trabajo, por eso comienzas a trabajar contrarreloj. ¡Cuidado! esto puede afectar situaciones físicas como tu presión arterial.

_. No sabes cuándo parar: Ok, supongamos que debes entregar un proyecto muy importante y ya lo revisaste mil veces y tu cuerpo ya te exige reposo y no paras, tienes la presión de que debes seguir trabajando, aun cuando ya no te sientes bien para hacerlo. Esto no es sano y se verá reflejado en tu trabajo.

_. ¿Vida social? Si tus semanas laborales no tienen fin y cada vez que tus amigos te buscan les dices que estás trabajando, ojo… Puede que esto termine totalmente con tu vida social.

  No todos los trabajadores están expuestos a sufrir este trastorno: se da más entre hombres que entre mujeres, sobre todo en la clase media y en el hábitat urbano. La edad más habitual es entre los 40 y los 50 años. Los principales profesionales que sufren esta adicción son los médicos, abogados, periodistas y los ejecutivos de grandes multinacionales.

            ¿Qué hacer ante esta adicción?

  Como toda adicción, el entusiasmo exagerado al trabajo debe ser atendido por especialistas de la salud mental, debido a que en general está fuertemente relacionado con los problemas afectivos y de dependencia.

- Sin embargo, existen ciertas herramientas que las personas pueden usar cuando se sientan atados a esta nociva tendencia.

- Fíjate horarios: Una vez que tu jornada en la oficina haya terminado, intenta no involucrarte con tareas laborales hasta el día siguiente.

- Trabaja en equipo: Delegar tareas te hará sentir aliviado al saber que la responsabilidad no recae únicamente en ti.

- Pide ayuda: si sientes que el problema es demasiado importante, habla con la compañía y expresa tu preocupación. 

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux