Para vivir mejor

La forma de dormir revela nuestra personalidad, y tú ¿cómo duermes?

Una reciente investigación de expertos en lenguaje corporal, realizaron unas pruebas de los hábitos del sueño y llegaron a la conclusión, que la forma que nuestro subconsciente escoge para dormir, revela nuestra personalidad.

  La mayoría de las personas duerme en una sola posición todas las noches, lo cual revela detalles interesantes de la personalidad de cada una de ellas.

  El profesor Chris Idzikowski, director de UK Sleep Assessment and Advisory Service, al analizar las posiciones para dormir más comunes, descubre que cada una se asocia a un tipo particular de personalidad.

  Es tan efectivo el lenguaje corporal que incluso cuando estás dormido tu cuerpo habla y dice muchas cosas de ti.

     El cómo duermes revela tu personalidad 

Feto

  Los que duermen en posición fetal se describen como resistentes en el exterior pero sensibles en el interior. Pueden ser tímidos cuando conocen a alguien, pero pronto se relajan. Esta es la posición para dormir más común, adoptada por el 41% de las mil personas que participaron en la encuesta. Más del doble de mujeres que de hombres tienden a adoptar esta posición.

De lado

 Las personas que duermen acostadas sobre un lado son sociales y les gusta ser parte de multitudes. Además, constantemente confían en gente extraña; sin embargo, pueden ser crédulos.

De lado con los brazos extendidos

 Las personas que duermen de lado con ambos brazos hacia el frente se dice que tienen un carácter abierto, pero pueden ser sospechosos o cínicos. Son lentos para decidirse, pero una vez que han tomado una decisión, es poco probable que la cambien.

Boca arriba

Las personas que duermen boca arriba con los dos brazos pegados a los lados son generalmente tranquilas y reservadas. No les gusta el escándalo, y se fijan estándares altos.

Boca abajo

Acostarse boca abajo con las manos alrededor de la almohada y la cabeza hacia un lado indica que eres temerario, pero estas personas también pueden son nerviosas, y no les gusta la crítica o las situaciones extremas.

Boca arriba con los brazos extendidos

 Quienes duermen así hacen buenos amigos porque siempre están dispuestos a escuchar a los demás, y ofrecen ayuda cuando es necesario. Por lo general, no les gusta ser el centro de atención.

El profesor Idzikowski también examinó el efecto de varias posiciones para dormir en la salud. Llegó a la conclusión de que la posición boca abajo es buena para la digestión, mientras que las posiciones boca arriba es más propensa a conducir a los ronquidos y una mala noche de sueño.

Posición “tronco”

  Se caracteriza por dormir de costado, con ambas piernas estiradas y juntas, al igual que la espalda bien recta. Las manos suelen estar al costado del cuerpo o una de ellas por debajo de la almohada o hasta estirada. Es adoptada por el 15% de las personas que fueron consultadas en la investigación. Los que la eligen son deshinibidas, relajadas y con una personalidad sin problemas. Son seres muy sociales, se llevan bien con la mayoría de las personas, se sienten bien cuando forman parte de un grupo, confían en los demás pero suelen ser bastante inocentes.

   La investigación también revela que la mayoría de la gente es poco probable que cambie su posición para dormir. Sólo el 5% dijo que duermen en una posición diferente cada noche. 

  Así que ya lo sabes, si quieres saber qué tipo de personalidad tienes, solo necesitas saber CÓMO DUERMES!

¡Ojo!, El estrés daña tus dientes

 Por si no lo sabías, el tener una mala higiene bucal no es el único motivo para tener una mala salud dental, de acuerdo a un estudio el estrés también daña tus dientes, ¡algo preocupante!

De acuerdo con la investigación de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, existe una relación directa entre el estrés y la salud bucodental, situación que se debe controla para mantener una boca sana.

   Daños que el estrés puede ocasionar a tus dientes

  Los científicos detallan que las personas que están bajo estrés abandonan hábitos saludables, por lo que ingieren alimentos azucarados, fuman, beben alcohol y se olvidan de los hábitos de higiene como usar el cepillo y el hilo dental, pero, ¿cómo daña el estrés los dientes?

Sangran más las encías. 

Cuando las personas están bajo mucho estrés, las encías sangran más al cepillarse los dientes. Así que te recomiendo comprar un cepillo de cerdas suaves.

Inflamación de encías. 

En un intento de protegerse de las bacterias en la boca ataca a las propias encías en momentos muy estresantes.

Gingivitis. 

Cuando el estrés se apodera del cuerpo, se reducen las defensas por lo que las bacterias dañan fácilmente los dientes causando estas dos enfermedades. El tabaquismo y la diabetes son también dos detonantes.

Periodontitis.

 Cuando las personas están muy estresadas producen cortisol en las encías, hormona que estimula la inflamación y promueve el desarrollo de la enfermedad.

Bruxismo. 

El estrés favorece este malestar dental, el cual consiste en apretar la dentadura.

   En el mismo estudio se especifica que se pueden detener los daños por periodontitis con limpiezas dentales regulares y el uso de antioxidantes y antiinflamatorios que se encuentran en los flavonoides de frutas y verduras.

   Además, no olvides poner en práctica algunas técnicas para controlar el estrés, así como mejorar tus hábitos de limpieza bucales. Y ante todo mantén la calma, tus dientes sonreirán!

Cierra tu ciclo emocional, y ¡vuela libremente!

 Muchas veces decidimos dejar atrás todo aquello que nos debilita emocionalmente y seguir adelante con nuestras vidas, pero para algunos esto pareciera ser algo imposible, ¡QUÉ DILEMA!

De acuerdo al escritor brasileño Paulo Coelho, "cerrar un ciclo, no  es por orgullo ni por incapacidad ni por soberbia, sino simplemente porque aquello ya no encaja en tu vida, cierra la puerta cambia el disco limpia la casa, sacude el polvo deja de ser quien eras y transfórmate EN QUIEN ERES".

   Cerrar un ciclo amoroso, de trabajo, de amistad es difícil, pero ten en cuenta que esta es la razón por la que muchos de nosotros no avanzamos a una nueva etapa de vida, y quedamos sumergidos en la anterior. Son asuntos no resueltos, en todas las instancias de nuestras vidas, que NO ES IMPOSIBLE, dejarlo ir, ¡Tú puedes salir de tu capullo y, como mariposa, volver a renacer para volar libremente!

                Cerrando ciclos emocionales

Identifica el origen de la emoción que genera tu ciclo. A veces generamos un ciclo en un ámbito diferente al origen de la emoción. Por ejemplo: Fui intolerante con una persona en el trabajo (Ciclo-Laboral) pero la razón es porque estoy preocupado por el pago de la casa (Origen-Personal).

-Aprende a decir adiós, es fundamental y lo puedes hacer con un ritual, ya sea una carta de despedida o simbolizar de alguna manera el cierre de ese ciclo, sin que olvides la importancia de agradecer la experiencia.

-Evalúa cuál sería la mejor actitud frente a los pendientes. Si manejas racionalmente la exteriorización de tus emociones, lograrás encontrar la forma de enfrentar sanamente cada ciclo, bien que lo abras tú, o lo haga otra persona.

-Crea una conciencia responsable. Siempre analiza la mejor manera de resolver las situaciones, proyecta tu tranquilidad y todo lo que interactúa contigo cambiará en esa medida.

-Levanta la mirada. Y establece hacia dónde quieres ir. Dios te dio un poder y una herramienta, el poder de decidir y una conciencia. Si las combinas, será muy asertivo en tu vida.

   Consejos

 Cuando los ciclos son profundos, productos de relaciones familiares, mapas mentales, serie de ciclos internos; y que estos afecten tu conducta o capacidad de manejar las emociones. Acude a un especialista, él te dará muchas herramientas para aprender a manejarte.

  Siempre busca ser feliz, y deshazte de la carga que te amarra a la infelicidad. Y recuerda nunca dejes de buscar a Dios en tu camino, y ¡vive plenamente!

No esperes más y ¡Toma el control de tu vida!

Te levantaste con el pie izquierdo, y todo te molesta, no quieres que nadie te hable, y hasta culpas a otros porque te va mal, ¡Cuidado!, que este sentimiento de fastidio y frustración, no solo arruina tu vida social, sino también tu salud.

Lo mejor es que comiences a actuar y tomar el control en tu vida, y ¿CÓMO?, deja el enojo, que si algo te sale mal no significa que estás arruinado, y todo está perdido, date cuenta que aunque es frustrante no es el fin del mundo, indica la American Psychological Association.

  La especialista aconseja, que para tomar el control de tu vida,  es necesario aumentar tu autoestima y por supuesto, a obtener todo lo que te propones, te compartimos estas excelentes y sencillas estrategias.

Toma el control de tu vida

Cierra etapas.

 No puedes comenzar algo sin haber cerrado el pasado, todo aquello que sientas que ya no tiene que estar, entonces no debe, afirma David Montalvo, autor de “La ligera diferencia”. Si te parece más sencillo, haz una lista de personas y cosas pasadas que debes olvidar.

Averigua lo que quieres.

 Es muy bueno tener sueños y metas en la vida, el problema es olvidarlos conforme se “sobreviven” los días, afirma Brenda Della Casa, autora del libro "Cinderella Was a Liar".

Para modificar ese comportamiento crea una “pirámide de vida”, coloca lo que más quieres lograr en la cima, y prosigue así con otras metas por orden de importancia hasta tener 10 puntos, después anota tres maneras en las que trabajarás para alcanzar o mantener estos objetivos.

Planea tu tiempo. 

Siempre tienes la opción de decidir qué hacer con tu tiempo, no se trata de que estés ocupada al máximo, incluso los momentos de descanso son algo en lo que debes pensar. Cuando planeas tus actividades tienes más control de lo que puede suceder.  

Olvida el azar. 

Siempre es bueno tener fe en que las cosas buenas pasarán, es parte de la motivación, sin embargo no puedes dejar que solo suceda, el trabajo que realices como la persona responsable de tu vida es lo que te ayudará a lograrlo

Deja de dar excusas. 

Y aceptarlas; todas las personas tienen “razones” por las que hacen o no las cosas, pero son éstas las que te impiden mejorar un mal comportamiento. Erradicarlo consiste en aceptar los errores y planear cómo evitar que vuelvan a ocurrir, indica Brenda Della Casa.

Cuida tus palabras. 

Una vez dichas no hay manera de regresar, si buscas que todo sea lo más cercano a lo que quieres, piensa el mensaje antes de expresarlo pero jamás te quedes callada. Y cuando creas que te equivocaste, actúa rápidamente aclarándolo o pidiendo disculpas.

Agradece. 

La gratitud puede abrirte puertas, por lo mismo debes agradecer lo bueno y lo malo, porque todo te ha enseñado cómo debes seguir viviendo, lo que debes o no hacer, personas con quien estar, sobre todo cómo tener más control sobre tu vida, indica David Montalvo.

Escoge estar saludable sobre ser perfecto.

Seguir dietas estrictas o un enfoque de ‘todo o nada’ puede programar tus sentimientos de fallo y de falta de control. Cada comida o botana es una oportunidad de escoger algo diferente y saludable. En vez de intentar controlar tu estilo de vida y tu dieta durante las siguientes semanas o meses, mejor concéntrate en la siguiente vez que quieras comer. 

Cinco minutos de calma.

Nuestra mente trabaja tiempo extra. Estamos sobre-estimulados con la tecnología, el acceso constante a ella y con los horarios frenéticos. Por eso toma cinco minutos al día, mejora la salud, el humor y el bienestar en general.

 Recuerda que no estás sola, si te sientes perdida, un consejo profesional puede ayudarte a retomar el rumbo. Tomar el control de tu vida no solo te ayudará a ser más feliz también te sentirás en paz.

 

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux