Ciencia y medicina

Teléfonos inteligentes podrian detectar ataques cardiacos en cinco minutos

   De acuerdo a un estudio ahora los teléfonos inteligentes o smartphones podrían ser tan eficaces como un electrocardiógrafo convencional en la detección precoz de un infarto.

  “El tiempo es vida. En el momento preciso en que comienzan a manifestarse los síntomas cardiacos en un paciente, usuarios no necesariamente expertos en medicina, pero entrenados para realizar el estudio, podrían transmitir los datos a un centro médico”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir uno de los investigadores, el doctor Alejandro Barbagelata, profesor asistente adjunto de la Universidad de Duke, en Durham, Estados Unidos.

  En el estudio, los smartphones empleados utilizaron un simple accesorio incorporado en el teléfono que, en cinco minutos, permite visualizar información sobre el estado del corazón. Luego, se podían enviar los datos por internet a centros de salud o expertos para tomar una decisión médica apropiada en forma rápida.

  “Esta tecnología podría tener rápida disponibilidad tanto por su eficacia como por ser de bajo costo”, dijo Barbagelata, quien integra el comité de directores de DUCCS, un equipo de investigadores y médicos vinculados y entrenados en la Universidad de Duke que se dedican a producir innovaciones en el campo de la salud cardiovascular.

   Un diagnóstico rápido permitiría que los especialistas deriven al paciente al centro médico adecuado en función del tratamiento que precise, ya sea una angioplastia con stent o la infusión de fármacos que restablezcan el flujo sanguíneo.

El trabajo fue liderado por el doctor Joseph Muhlestein, del Departmento de Medicina Interna de la Universidad de Utah, en Estados Unidos, y sus resultados fueron publicados en la revista científica Journal of Electrocardiology. “Solo faltaría realizar estudios adicionales a mayor escala para validar esta herramienta y extender su uso”, precisó Barbagelata.

Manos y brazos biónicos

devuelven la sensación del tacto a amputados

 Un gran avance de la ciencia al crear estos prototipos de manos biónicas conectadas a los muñones que permitió a dos pacientes estadounidenses amputados sentir y distinguir lo que tocan con sus prótesis. 

    Dos equipos de investigadores de Universidades de Suecia y EE UU han realizado avances en el desarrollo de prótesis biónicas para personas amputadas. El objetivo de ambos grupos es dotar a estas prótesis de un control intuitivo, libertad de movimientos y sentido del tacto similares a los de las extremidades naturales. Los resultados de ambas investigaciones se publican en el último número de la revista Science Translational Medicine.

   Uno de estos desarrollos ha sido un prototipo de mano biónica que logra recuperar la sensación del tacto. La investigación liderada por Max Ortiz Catalán, un investigador mexicano que trabaja en el grupo de Señales y Sistemas Biomédicas de la Universidad de Tecnología Chalmers, en Gotemburgo (Suecia).

   Ortiz y su equipo han logrado que Magnus, un paciente con el brazo amputado por encima del codo, pueda volver a realizar su trabajo como camionero y sus demás actividades cotidianas con esta prótesis de integración ósea, creada por Rickard Brånemark, del Hospital Universitario Sahlgrenska, y uno de los autores del estudio.

   El científico señala que “tras la cirugía, el paciente ha sido capaz de realizar todo tipo de tareas, desde conducir su camión a coger huevos o atar los patines de sus hijos. Ir más allá del laboratorio para permitir al paciente afrontar los retos del mundo real es la mayor contribución de este trabajo”, destaca.

   El brazo artificial está conectado directamente con el esqueleto para conseguir más estabilidad. 

El otro trabajo, que se presentó en Science Translational Medicine, es del grupo de la Universidad Case Western Reserve (Ohio, EE UU) que consiguió la recuperación de la sensación del tacto en dos pacientes amputados mediante la implantación de prototipos de manos biónicas.

 

Manos y brazos biónicos devuelven la sensación del tacto a amputados

 Un gran avance de la ciencia al crear estos prototipos de manos biónicas conectadas a los muñones que permitió a dos pacientes estadounidenses amputados sentir y distinguir lo que tocan con sus prótesis. 

    Dos equipos de investigadores de Universidades de Suecia y EE UU han realizado avances en el desarrollo de prótesis biónicas para personas amputadas. El objetivo de ambos grupos es dotar a estas prótesis de un control intuitivo, libertad de movimientos y sentido del tacto similares a los de las extremidades naturales. Los resultados de ambas investigaciones se publican en el último número de la revista Science Translational Medicine.

   Uno de estos desarrollos ha sido un prototipo de mano biónica que logra recuperar la sensación del tacto. La investigación liderada por Max Ortiz Catalán, un investigador mexicano que trabaja en el grupo de Señales y Sistemas Biomédicas de la Universidad de Tecnología Chalmers, en Gotemburgo (Suecia).

   Ortiz y su equipo han logrado que Magnus, un paciente con el brazo amputado por encima del codo, pueda volver a realizar su trabajo como camionero y sus demás actividades cotidianas con esta prótesis de integración ósea, creada por Rickard Brånemark, del Hospital Universitario Sahlgrenska, y uno de los autores del estudio.

   El científico señala que “tras la cirugía, el paciente ha sido capaz de realizar todo tipo de tareas, desde conducir su camión a coger huevos o atar los patines de sus hijos. Ir más allá del laboratorio para permitir al paciente afrontar los retos del mundo real es la mayor contribución de este trabajo”, destaca.

   El brazo artificial está conectado directamente con el esqueleto para conseguir más estabilidad. 

  El otro trabajo, que se presentó en Science Translational Medicine, es del grupo de la Universidad Case Western Reserve (Ohio, EE UU) que consiguió la recuperación de la sensación del tacto en dos pacientes amputados mediante la implantación de prototipos de manos biónicas.

Dispositivo que aísla rápida y eficiente células tumorales en la sangre

  Un equipo de investigadores desarrolló un nuevo chip microfluídico que en la sangre de un paciente puede rápida y eficientemente aislar y atrapar células tumorales circulantes vivientes. El dispositivo tiene aplicaciones potenciales tanto para el diagnóstico del cáncer como para su tratamiento.

  Muchos de los dispositivos actualmente disponibles para la detección de células tumorales circulantes vivas en la sangre son demasiado lentos para su uso clínico o presentan otros problemas, como una capacidad bastante limitada para distinguir entre las poco habituales células circulantes tumorales.

  El nuevo sistema del equipo de Ray Han, de la Universidad de Pekín, captura más del 90 por ciento de las células tumorales circulantes, lo que lo hace muy eficiente. El tiempo total de procesamiento también se ha acortado.

  La nueva técnica microfluídica puede rápida y eficientemente aislar y atrapar células tumorales circulantes vivientes en la sangre de un paciente. 

La capacidad de contar, una a una si es necesario, células tumorales circulantes vivas en el torrente sanguíneo puede ayudar a los médicos a determinar la severidad de un cáncer, puesto que la densidad de las células tumorales circulantes en la sangre está relacionada con la progresión de la enfermedad y las probabilidades de que los pacientes sobrevivan. El nuevo método también podría mejorar las técnicas de "biopsia líquida", en la cual se extrae una pequeña cantidad de sangre como una alternativa a la biopsia convencional de tumores primarios o metastásicos.

  Además de la potencial mejora en las revisiones destinadas a comprobar la presencia o la ausencia de cáncer, el equipo de Han cree que su enfoque de diseño puede ser el primer paso de una vía de desarrollo tecnológico que algún día desemboque en una herramienta capaz de ayudar a los médicos a controlar la metástasis inducida por células tumorales circulantes, que puede ser mucho más letal que el tumor original. 

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux