SALUD Y BIENESTAR - Para vivir mejor

La Importancia de Planificar a Tiempo, la Atención Médica a Largo Plazo.

A veces por falta de tiempo, de dinero o simplemente por decidia, no preveemos como enfrentar una emergencia y peor aún, no pensamos en los problemas que se nos vendrían encima si llegásemos a enfermar y sin estar preparados; ahí precisamente radica....

Dice el dicho popular, “Más vale prevenir que lamentar”. Desafortunadamente muchos de nosotros, aunque comprendemos claramente el significado de esta frase, dejamos para el último  momento, asuntos tan importantes, como el cuidado médico a largo plazo, por ejemplo.

Es importante que todos reconozcamos que no somos invencibles y que tarde que temprano necesitaremos de cuidados especiales. Es por eso, que planificar desde ahora la atención médica a largo plazo es lo ideal, para evitar futuros dolores de cabeza.  La carencia de un plan implicará que usted y su familia se verán obligados a tomar decisiones importantes en un momento de crisis, o en un momento peor aún, cuando usted no esté en condiciones físicas o mentales para decidir. También pudiera significar que deberá invertir más dinero o enfrentar más riesgos para disfrutar de beneficios en su estado de enfermedad, algo que se
puede evitar con una planificación adecuada.

¿Cuándo hacerlo?

Sin embargo, planificar con anticipación, requiere de respaldo financiero, por lo que debe llevarse a cabo en una etapa razonable de la trayectoria laboral. En cuanto comience a ganar un salario estable, y definitivamente cuando se case y funde una familia, es una idea inteligente sentarse con un planificador financiero y de testamentaría, para hablar acerca de cómo llegar a cierto tipo de libertad financiera en sus “años dorados”. Estas conversaciones deben girar en torno a opciones para cuidados administrados en caso de que sea necesario. Una vez establecido el plan, debe tomar otras medidas como las siguientes:

• Crear un sistema de archivo para conservar documentos pertinentes, como su número e información de Seguridad Social,  estados de cuentas bancarias y detalles de la caja de seguridad, así como cualquiera y todos los planes de seguro e inversión, declaraciones de impuestos e información testamentaria. Además, debe dejar el nombre de su consultor financiero, abogado, contador, etcétera.

• Designe un ejecutor de su testamento, o un amigo/familiar confiable para darle a conocer la ubicación de sus documentos importantes financieros y de salud. 

• Analice razonablemente su historia médica y la de su familia. ¿Existen ciertas enfermedades de transmisión genética? ¿Observe un patrón de enfermedades familiares? Hable honestamente con su médico acerca de sus posibilidades de enfermarse, y las medidas que debe tomar a manera de prevención, como modificación de su dieta o la ingestión de ciertos medicamentos.

• Visite y familiarícese con diferentes tipos de cuidados a ancianos disponibles. Conozca las diferencias entre asilos, vida asistida, vida independiente y otras variantes.

• Planifique el final de su vida. Se pueden abonar previamente los gastos funerales y de sepultura desde ahora para planificar el futuro, algo que puede disminuir en gran medida la carga que asumirán los familiares que le sobrevivan. Firme documentos legales donde se describan sus planes en caso de fallecimiento. Si bien, hablar, pero sobretodo comenzar a planificar este tipo de cosas resulta difícil para muchos, es necesario hacerlo para evitar futuros problemas que por lo general, suelen involucrar a toda la familia...

(Cortesía de Contexto Latino -CL)

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux