SALUD Y BIENESTAR - Notas de Salud

Los problemas de Espalda más comunes

  Gran parte de la población estadounidense está aquejada por algún problema crónico físico y dentro de ellos, la espalda, es la más común. 
 
  Existen infinidad de motivos por los que al final se acaban desarrollando problemas de espalda difíciles de solventar y que causan grandes incomodidades a quienes los padecen (a veces de por vida), como estar mucho tiempo de pie, adoptar malas posturas, dormir mal, caminar encorvados, realizar demasiados esfuerzos físicos.
 
  Es vital recordar que la columna vertebral es el eje principal de nuestro cuerpo y sobre el que recaen los impactos negativos de todos estos malos hábitos. Por lo tanto, es muy importante saber llevar una posición correcta todo el tiempo para evitar que sufra y que no degenere en problemas mayores de movilidad. Según la zona que se vea afectada y cómo se produzca, tienen lugar diferentes dolencias. Conozcamos algunas de ellas..:
 
       Escoliosis
   Aunque es el dolor de espalda más común en la sociedad, muchos ignoran tenerla y no se la tratan.
 
 Se trata de desviación lateral de la columna en forma de ‘S’ producida porque las vértebras rotan sobre sí mismas. Así que con una rutinaria radiografía puede diagnosticarse sin problemas. La prevención es sensiblemente importante en el caso de los niños y adolescentes, ya que esta desviación puede condicionar su crecimiento. Por eso, hay que vigilar la postura constantemente y disponer de buenos medios para el descanso (colchón y almohada).
 
  En casos como estos, realizar ejercicios de estiramiento y flexibilidad (siempre dictados por profesionales) es sumamente importante. La natación es el deporte recomendado en todos los casos, mientras que los corsés son solo necesarios para casos extremos.
 
         Lumbalgia
  Este tipo de dolor se localiza en la parte baja de la espalda, en la zona de las vértebras lumbares, y es provocado por diversas molestias de los músculos que las rodean. Generalmente la ocasiona un esfuerzo excesivo (al cargar mercancía pesada, por ejemplo), por la inactividad física y atrofia muscular, tensión o estrés, o por largos periodos de pie o sentado.
 
 Puede durar solo unos días o una semana, pero si se prolonga es necesario acudir al especialista, para evitar que se convierta en  un problema crónico. En un caso extremo, incluso, puede desembocar en fiebre, problemas de control de esfínter o debilidad en una pierna.  
 
   El tratamiento habitual consiste en reposo, evitar sobrecarga lumbar, analgésicos, antiinflamatorios, y calor local.
 
            Lordosis
  También afecta a la zona lumbar de la espalda, pero en este caso se trata de una curva anormal de la columna en esta parte. 
 
 Con ejercicio y fortalecimiento muscular (abdominales, lumbares, dorsales) se logran buenos resultados y se consigue enderezar notablemente la columna. 
 
 En último caso se podría emplear una faja o corsé que ayude a corregir la posición.
 
            Hernia discal
  Entre las vértebras que construyen toda nuestra espina dorsal, existe una membrana o almohadilla que une las unas con las otras, permite que podamos doblar la espalda y amortiguan los impactos de nuestro movimiento. El problema surge cuando ese disco se desgasta, las vértebras chocan y los nervios se comprimen, entonces, aparece la hernia discal.
 
 Suele desembocar en dolor ciático que se puede extender hacia las piernas y hormigueo en las extremidades superiores. El tratamiento engloba desde analgésicos y antiinflamatorios hasta la cirugía si el problema.
 
 En conclusión, cuidar de nuestra espalda requiere de dos cosas importantes: buena postura y ejercicio adecuado. Cuídela
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux