DE FAMILIA Y HOGAR - La Fábula de la semana

El Lobo y la Cigüeña

 Por fin, después de varios días sin comer, el lobo pudo conseguirse una suculenta presa a la que no tardó en encajarle el diente y con el hambre que tenía, en un santiamén más que comerla, la devoró.

  Pero, por comer tan aprisa, se le atravesó un hueso en la garganta y comenzó a ahogarse. Como pudo, fue a donde la cigüeña para que le ayudará a sacárselo con su largo pico. 

 Como era de esperarse, la picuda ave tenía sus dudas de meter su cabeza en la boca del lobo. Por eso éste, como pago a su favor, le prometió una generosa recompensa.

 Aunque todavía con algo de desconfianza, pero el ave aceptó el trato y metió cuidadosamente el pico en la boca del lobo y le extrajo el hueso de la garganta. Cumplida su misión, preguntó ansiosa por la recompensa, a lo que el lobo, con cara de ofendido le respondió: – ¿Esperas que te de algo ingrata? ¿Acaso no te parece suficiente regalo el haberte perdonado la vida?

Moraleja:  Aunque sabemos que es bueno a otros ayudar, hay quienes abusan, por eso con cautela debemos obrar!

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux