DE FAMILIA Y HOGAR - La Fábula de la semana

El Perrito Travieso

Terry era un perrito muy juguetón y travieso.
Se pasaba todo el tiempo asustando a
los demás animales que convivían con él. En
particular, gustaba de asustar y molestar a
unos gatitos del barrio. Se divertía mucho
viendo como estos huían de él al verle aparecer.

– ¡Bah, son todos unos miedosos cobardes!
–decía Terry, con gesto despreciativo–. Apenas
les suelto unos cuantos ladridos y corren
todos despavoridos. ¡Parece mentira!
Hasta el momento no había encontrado a alguien
que le diera la cara.

Pronto escuchó hablar de un gato feroz que
vivía en a unas cuantas cuadras de él. Muy
escéptico, Terry fue a comprobar la valentía
de ese animalejo. No bien lo tuvo enfrente,
Terry empezó a dar violentos ladridos y feroces
gestos. El gato, lejos de asustarse, ponía
de punta sus bigotes.

–¡Gato engreído! Será mejor que huyas cuando
yo ladro. De lo contrario, tendrás graves
problemas -amenazó Terry, airado.
El “gato”, sin decir ni un apalabra, se lanzó
sobre Terry y le arañó profundamente en una
pata, loco de furia, mientras decía:
– ¡Tú sí que vas a tener un disgusto, bravucón
de pacotilla! ¡Toma, a ver qué tal te sienta esto!

Terry quedó asustado y adolorido. El arañazo
estaba cubierto de sangre y le dolía mucho.
Desde aquel día. Terry dejó de perseguir
a los gatos. Antes al contrario, cuando veía
uno desconocido, le sacaba la vuelta.

Amiguitos. Tengan mucho cuidado con dejarse
llevar por el orgullo y la valentonería

Moraleja:

¡Con humildad debes actuar,

si enemigos no quieres ganar!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux