Digo yo no´mas digo

Las dietas... ¿Necesidad ó Vanidad?

¡Qué pasooó razaaaa!, cómo se le ha ido... la vida, ¿bien?.

Espero que sí!, y que no hayan engordado mucho últimamente, porque después de las mendigas tragazones de fin de año, po’s uno queda como pelota, ¿a poco no?

Güeno, pa’ empezar, les voy a echar uno, aunque medio largo, ¿va?... me refiero al chistorete, claro, ¿no habrán pensado otra cosa, o siií?; ahí les va:

Resulta que había una pareja de viejitos, que habían estado casados durante 60 años. Aunque no eran millonarios, su vida era cómoda porque eran cuidadosos con el dinero.

Estaban saludables, a pesar de sus años, y eso se debía en gran parte a la insistencia de ella de que comieran comida saludable y que hicieran ejercicio. Un día, sin embargo, esa vida saludable no los pudo salvar. Salieron de vacaciones y su avión se accidentó mandándolos directamente al cielo.

San Pedro los recibió a la entrada y los llevó a una mansión amueblada, cubierta de oro y con muebles forrados de seda, una cocina con todo, más una bellísima y muy adornada recamara principal, mientras una criada desempacaba su ropa favorita... ¡No les faltaba nada!. Estaban anonadados y sonriendo San Pedro les dice: "¡Bienvenidos!. Esta será su casa de ahora en adelante"

El viejito le preguntó a San Pedro cuánto les iba a costar todo eso. "Pues nada, -le contestó San Pedro- recuerda que esto es su recompensa por haber vivido como Dios manda".

El viejito miró por la ventana y ahí mismo vio un campo de golf de primerísima clase, mejor y más bonito que cualquiera jamás hecho en tierra.

• ¿Cuánto cuesta jugar en el club? -preguntó-

-Nada, -respondió San Pedro-. Están en el cielo, así que puedes jugar gratis todos los días y las veces que quieras.

Luego se fueron al restaurant del club y vieron una mesa cubierta de toda clase de comida imaginable: mariscos, carnes, postres, bebidas de todas clases.

-Ni me preguntes, le dijo San Pedro, todo es gratis.

El viejito vio todo y algo nervioso le echó una mirada a su esposa, mientras preguntaba a San Pedro,

• ¿En dónde están las comidas dietéticas, sin grasa y bajo en colesterol? ¿Y en dónde está el café descafeinado?

- Lo mejor de todo esto es que puedes comer y beber lo que quieras y cuando quieras, y nunca te enfermarás ni engordarás.... ¡Están en el Cielo!

• ¿Entonces no es necesario hacer ejercicio?

- Solamente si tú quieres, le contestó San Pedro.

¿No tengo que checar ni el azúcar, ni el colesterol, ni la presión?

- No, le contestó San Pedro, nunca jamás. Nada más tienes que disfrutar de la manera que más te plazca!

El viejito miró a su esposa y muy, muy molesto le dice: "Tú y tus _inches Bran Flakes.......pudimos haber llegado aquí hace diez años!, _indeja!!"

ja!, ja!, ja!,,,, ta’ güeno ¿a poco no?

Oigan, y hablando de otra cosa, estamos iniciando el año y seguramente ya pusiste sus metas para el año, ¿o no?

La mayoría nos proponemos ahorrar, pagar deudas, comprar carro o casa, hacer ejercicio, bajar de peso, ¡uf!, etc., etc. Pero, cosa curiosa, casi todos al pensar en bajar de peso, piensan en "ponerse a dieta"; ¿a poco no?

Y no es que esté mal, ¡no!, de hecho qué bien que lleven un régimen alimenticio, feliciten a esa persona, porque no es fácil privarse de las sabrosas comidas que por lo general prohíben las dietas; y cuando tienen hambre, en lugar de disfrutar un suculento platillo, tener que comer coles cocidos al vapor o betabeles hervidos... Eso francamente no se oye muy apetecible, ¿verdad?...

Estos y estas dientistas (les digo dientistas porque se privan de encajar el diente), siguen la dieta de la Luna, del Sol, de la lluvia, de lo verde, de lo rojo, del perro, del gato y de cuanta madere les recomiendan y les dicen que haciéndola dos semanas perderán las 30 libras que les sobran... ¡Sí chucha, cómo no... y tus calzonzotes!?.. Pero en fin, allá ellos.

También existe otra tipo de batos y chavas, sobretodo chavas que quieren perder peso, ahh!, pero no quieren hacer ningún esfuerzo, ni siquiera dejar de comer. Estos/as ilusos quieren bajar de peso tomando tés, licuados, pastillas, cremas y cuanta porquería les venden, y hay algunos que hasta se avientan la puntada de mercar una máquina caminadora, dizque para caminar en casa... Pero como son --uevones, pues durante 3 ó 4 días se suben y le hacen al loco por 5 ó 10 minutos. El resultado es que a las dos o tres semanas la maquinita aquella la arrinconan en el garage y ellos siguen con sus licuaditos, cremas o lo que sea... pero sólo un tiempito más.

Finalmente tenemos al grupo de inconformes con su peso. Este tipo de personas todo lo que consumen es diet, light y non fat o low fat y pretenden estar delgados tomando leche sin crema, mermelada sin azúcar, queso sin grasa, refresco sin cafeína, etc, etc. Es como si quisieran por arte de magia (y sin hacer nada de ejercicio), perder peso y bajar las 15, 20 o más libras que han acumulado por años. A estos lo mismo los pueden ver pidiendo dos hamburguesas dobles con queso, ahh!, y una coca diet; o se les ve en el cine pidiendo su palomitas light tamaño jumbo y su refresco familiar, o en el supermercado comprando jamón con 2% fat ... ¡qué ridículos!

Por eso, cuando veo a una persona que sólo a base de dietas pretende perder peso, le quisiera preguntar: ¿lo haces por necesidad o por vanidad?... Si es por necesidad, porque tu salud lo requiere, ¡te felicito!, ahora que si te pones a dieta porque quieres verte esbelto/a, perdóname que te lo diga así, pero... "ponte a hacer ejercicio _üevon!!!"

 

diGo... yO No’mas Di go!

Comentarios, quejas o recordatorios familiares puedes hacerlos al: P. O. Box 127 Huntington Park, CA. 90255. o por e-mail a: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Ahh!, y se me olvidaba comentarles -a los que no se han enterado- que ya le entré a la onda esa del "facebook" y por si se les ofrece algo (que no sea lana, claro), me pueden contactar en mi libro de caras que es: facebook.com/yonomasdigo

 

Con una mano adelante y la otra atrás!

¡Qui’onda razaaaaa! ¿cómo les fue de Día del Pavo, bien?... Sí!, sí!, ya sé que eso jue la semana pasada, pero qué quieren, si yo no había escrito, además, tengo ganas de hablar del tema, así que ni la hagan de tos... Espero que no se hayan indigestado con el pollote, porque eso es el pavo, ¿a poco no?.


 En fin, la cosa es que quería tocarles.._.. el tema, ok?, pa’ platicarles mis aventuras, que creo pueden ser muy parecidas a las de muchos de ustedes. Pero antes déjenme les cuento una historia de interés humano, muy dulce y tierna, aprovechando que se nos viene la Navidad.


 Esta anécdota nos cuenta que un domingo, casi al final del servicio religioso el sacerdote preguntó:
 - ¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?
 Casi de inmediato, la mayoría de los asistentes levantó la mano.
 El cura volvió a repetir su pregunta. Entonces si, todos respondieron esta vez, excepto una dulce ancianita.
 - ¿Señora María? ¿Que no está dispuesta a perdonar a sus enemigos?
-- Yo no tengo enemigos - respondió dulcemente.
 - Pero hermana María, eso es muy raro, ¿cuántos años tiene usted?
 -- 94 – respondió.


 La congregación se levantó y le aplaudió.
 - ¡Oh, señora María! ¿Puede pasar al frente y decirnos cómo se vive para alcanzar los 94 y no tener enemigos?
 La viejita lentamente pasó al frente, pero con voz firme se dirije a la congregación y dice:
-- Yo no tengo enemigos, porque ya todas las caboronas se murieron...!!!
 ja!, ja!,,, qué ternura, a poco no?


 Bueno, pero volviendo al tema del mencionado Día de Acción de Gracias, yo no sé si en esa fecha a ustedes les pase igual que a mí o piensen como yo, pero ahhh!, qué bonito, es reunirse con los seres queridos, ahhh!, qué bonito! 


 La oración, luego la cena, el brindis, el chupe, la sobremesa y las palabras de halago a quien preparó la comida y, entre chupe y chupe empiezan las bromas y las críticas sobre algunos de los ausentes y de los presentes.  Y conforme avanza la noche, los presentes, los que no viven ahí, se empiezan a despedir y así poco a poco la familia anfitriona se va quedando “casi” como horas antes. Y digo casi, porque ahora hay que lavar un madral de trastos, barrer, trapear, levantar los pedazos del jarrón que rompió el caborón muchacho travieso de la comadre Güinona, limpiar la alfombra de la cerveza que derramó el primo Bartolo y pa’ colmo hay que darle una pasadita al baño, porque el compadre Marranón, ya medio do-pe no le atinó al hoyo de la taza.  Ahhh! pero queeé bonito!, queeé bonito!. Y cuando finalmente uno piensa que ya va a descansar tranquilo, la vieja sale con su: “Vamos a dormir, porque mañana tenemos que levantarnos temprano!. 


   ¿Quéééé?  ¡Estás loca!... Ni madere!!. Yo NO me levanto temprano! -dice uno con firmeza y todavía remacha- Y ya sabes que cuando yo digo NO, es NO...  Pero a eso de las 5 o 6 de mañana  siguiente lo levantan a uno y la “ñora” o los miembros de la familia están a la expectativa, como esperando la voz de vamonos para salir hechos la cochinilla...


 Cuando vi eso me acordé del hipódromo en donde a la voz de “y aaaarrancan”, los caballos salen en ...inga rumbo a la meta, aunque claro, la meta en ambos casos es totalmente diferente.
 Y como ustedes saben, desde las primeras horas del viernes negro, y todo ese fin de semana, las tiendas están hasta el gorro de gente; sobre todo se ven viejas -ups!, perdón- señoras a compre y compre cuanta ...endejada se les cruza por el camino. Y ni crean que se preocupan por lo que gastan, no!, dizque porque se están ahorrando tanto aquí, y tanto más allá, en fin la cosa es que mientras la familia compra, el pobre señor desesperado ve cómo en minutos se le van sus ahorritos de todo el año, si es que los hubo, o en el pior de los casos, las tarjetas de crédito empiezan a salir y por si eso fuera poco, a veces después de horas y horas de estar en medio de ese gentío de gente (qué raro?, habrá gentío que no sea de gente?) y entre cerros y montañas de ropa, perfumes, regalos y cuanta madere se les ocurre poner, sale la vieja con que, “fíjate que no hallé tal cosa”!!... Jiiiijaaa deeee!!


 Nooo! y lo pior es que apenas empieza la temporada de compras y regalos... Por eso te recomiendo que no gastes más de lo que debes, porque al final, eso te puede dejar, como luego se dice, con una mano adelante y otra atrás y si eso es feo, imagínate lo que sería tener que quitarte la mano de atrás.... pa’ pagar... eso sí que estaría rete gaschio!!..

Mi “Libro de Caras’’

(osea, mi página social “Facebook”)

Por un tal: Luis Ruiz

¡Quiuuubo!, quiuuubo!, quiuuubo!, Cómo están! ¿bien?,... Espero que sí!... y que así sigan durante las próximas festividades.

 Po’s nada, les cuento que hoy, en lugar de echarles el de costumbre, el chistorete sangrón, claro, esta ocasión voy a empezar haciéndoles un fácil y pequeño examen sexual matemático y cuyo resultado les sorprenderá!... Pero antes, te aclaro que si eres ma-o-meno bueno/a con los números, hazlo a mano, pero si no, usa una calculadora... Ah!, pero no vayas a hacer trampa ehhh!

Sólo te tomará un minutito cuando mucho y lo que tienes que hacer es seguir las instrucciones... Así que, empezamos con...:
1.- Elige el número de noches por semana, que te gustaría hacer el amor.
2.- Multiplica ese número por 50.
3.- Al resultado, súmale 44.
4.- Después, multiplica el resultado por 200
5.- Si este año ya cumpliste años, súmale 110. Si todavía no has cumplido, entonces súmale 109
6.- Ultimo paso: al resultado que has obtenido, le vas a restar el año en que naciste.

 Una vez que hayas hecho esa resta, deberás obtener un número de cinco cifras... ¿lo tienes?... bien!

 Ahora esta es la interpretación:
La primera de las 5 cifras te indica el número de noches por semana que te gustaría hacer el amor, (que es el que pusiste, ¿verdad?)...
Ah!, pero eso no es todo, porque las dos últimas cifras corresponden a tu edad, ¿cierto?;

Pero lo mejor viene ahora. Y es que la segunda y tercera cifra indican... “la posición que te gusta gozar!!! ...   ja!, ja!, ja!, ¡sinverguenza!!!!

  Aclároles dos cosas: Una es que pa’ que le entiendan tienen que hacer las cuentas, si no se van a quedar de a seis. Y la otra es que esta curiosidad matemática sólo funciona en el 2010 o antes de que cumplas años nuevamente, ok?
 Y fíjensenn que cuando leí por primera vez este rollo matemático, después de reírme un rato de tales _indejadas, pensé: “cómo hay gente güeona, que no tiene nada qué hacer... mira que dedicar su tiempo en hacer esto”, y la neta, siempre ha sido esa mi forma de pensar. Por eso cuando algunos compañeros/as de trabajo (chavos/as todavía), estuvieron a _ingue y _ode, _ingue y _ode, con que yo debía modernizarme y abrir una cuenta en una red social, yo me negaba, pues pa’ mí, eso de las redes sociales es pura perdedera de tiempo. Sin embargo siguieron insistiendo dizque pa’ tener muchos amigos y además que mis cuatro lectores, también puedan ser ‘mis amigos’’ y opinar.

-¿Tener mas amigos?, -exclamé- ¿y entonces que son toda esa bola de briagobertos que considero mis cautes. ah!, y una que otra chava (algunas artemias-abstemias, pues-)?
 Me explicaron que era otro tipo de amistad y me re-explicaron los beneficios.
 Total y pa’ no hacérselos más largo, -el cuento, eh!, el cuento- después de hacerme del rogar un rato, acepté, pero con la condición que me enseñaran cómo funciona esa madere.
 Y no sé bien, si jue de güena onda o no’más por _oderme, pero no sólo aceptaron, sino que ellos mismos me abrieron una cuenta en el ‘‘libro de caras”... Ok, ok, ya se que llama “facebook’’, y que no tiene traducción , pero eso a mí me vale queso y yo se la hago y qué!, aunque algunos me llamen indiorante!
 Bueno, pues les cuento que a los pocos días de estar en la red social, y sin que yo supiera ni cómo, ni a que hora, ya tenía 50 amigos... Y cuando vi eso, no puede menos que exclamar: ‘‘maaah! ¿y estos güeyes di‘onde salieron?!’’

“Y eso que todavía no pone su profile” -dijo una de las chavas que me animó para este rollo-.
-Mi queeeé??? -pregunté-. Y esa madere qué es?

“Su profile, su perfil,
Ah!, eso es muy sencillo -le dije-. No’más tómeme una foto de ladito y ai’ta’ mi perfil.
 

Alguien me explicó que profile era como una mini biografía. Uno puede poner algo de su vida y de lo que hace, así que, me pondré a trabajar en ello.


Así que, a mis cuatro lectores, les digo que si alguno de ustedes quiere hacerse mi amigo a través de esa ‘onda, (no’mas no pidan prestada lana, porque últimamente ando medio trasquiladón), pueden meterse a:

facebook.com/yonomasdigo’, y por ahí nos enchufamos, ops!, perdón, quise decir, nos contactamos.. ah!, pero me tienen paciencia, porque primero tengo que aprender, ehhh!


 Fíjense que a causa de todo esto, me di comprendí el porqué lo jóvenes piensan que los no tan jóvenes (ellos nos llaman viejos) nos resistimos al cambio, pero ellos no entienden que no es eso, sino que, a lo que nos resistimos es a cambiar nuestras costumbres, nuestra forma de ser, de ver la vida y de tratar a las personas... Yo todavía no me imagino contando mis experiencias a todo el mundo, a través de la computadora en lugar de disfrutar una buena taza de café o una copita y una buena platica con mis amigos. Pero ni modo, la vida es cambiante y nosotros tenemos que cambiar...  aunque a veces no nos guste.  

para hacerse mi amigo en faisbuk dale click aqui  -> http://www.facebook.com/yonomasdigo 

 

La Receta

Por un tal: Luis Ruiz

¡Qui’onda razaaaaa! Cómo la han estado, de pelos?... po’s espero que a ustedes les esté a todo dar, o sea, de pelos!, aunque yo sufra por falta de ellos.


 Y les cuento que hoy me siento medio tristón, pero como ya empieza a invadirme un espíritu de paz y amor, el chistorete de esta semana es muy tierno, tan tierno como una calabacita tierna, aunque un poco sangrón, pero ni modo...Este cuentecillo se llama “Sandwich de pollo”...:


 Según se dice, en una pintoresca y pequeña ciudad vivía el niño Luisito y su amiguita Lolita, (¿por qué será que este niño siempre aparece en mis cuentos?), bueno la cosa es que los niños asistían juntos a la escuela y además eran grandes amigos.


 En la hora del almuerzo se sentaban juntos y habrían sus loncheras para comer. Un día descubrieron que sus mamás siempre les ponían lo mismo:
 ‘sandwiches de pollo’.


 Y así pasaron los días, los meses y los años y los niños a diario con su sandwich de pollo. Y así llegó el tiempo en que ya estaban en el 5º grado. Un día la niña, se presentó con un sandwich que no era de pollo, y el niño le pregunta:


•_• ¿Qué pasó, ya te aburriste del pollo?
A lo que, la niña le contesta:
-- !No, todavía me sigue gustando! pero decidí no comerlo más porque, ¿sabes?... ‘allá abajo’ me están saliendo plumitas.
Curioso como todo niño, Luisito quiso verlas y ella se las mostró. !Ooh sí tienes plumitas! ¡mejor no comas más!
  Al cabo de un tiempo, la niña se fijó que su compañerito y amigo ya no comía sandwich de pollo, y curiosa le pregunto:
-- ¿Oye qué pasó que ya no comes sandwich de pollo?.... ¿ya no te gusta?
•_•  !Oh sí, sí me gusta!, pero.... pasó que a mi también me salieron plumitas ‘ahí abajo’ mira.... se bajó el calzón y le mostró a la niña. La niña puso enorme cara de susto y angustiada le dijo:
-- Huyy!! pero tú sí estás caborón! (toda niña asuatada es medio grosera)... A ti, además de las plumitas, ya te salió el pescuezo y las mollejas!!!!
 aaayy!!! que ternura, a poco no?.... Ji!, ji! ji!
 Y ahora, aprovechando que se acerca del Día de Acción de Gracias, y a petición popular (de 2, de mis 4 ó 5 lectores) les voy a dar una receta (que publiqué hace un par de años)  pa’que la semana que entra, cocinen un ‘riquísimo’ pavo... 


Aquí les va la receta del Pavo al Tequila, que no es la única, pero como ésta tiene el toque del digo, po’s ya se convierte en única!
Paso 1.- Vete a comprar un pavo.
Paso 2.- Tómate un traguito de tequila... digo, pa’ entrar en calor.
Paso 3.- Prepara el pavo e inyéctale un poquito de tequila... Ah!, pero compadece el dolor del pobre animal tomándote otros dos traguitos de tequila
Paso 4.- Pon el grado a 180  h o r n o s.
Paso 5.- Tó mate ootros dos tequilitas de un traago a salú’ del  poobrre pollote.
Paso 6.- hic!, Horna el prendo... y   d ale uuuun ssor bito al tequlita.
Paso 7.- Pave el mato.
Paso 8.- Eeechate otro tequilitaaa!
Paso 8.- Inserta en pavo le termómetro.
Paso 8.- Tequilesse sirva de otra copa.
Pppaso 14.- Hic!° Horneé el tequila.
Paso... (hip°! el que siga). Saaque le hoo rr no el pavito.
Next... Pave el piso del levante.
Pasooo creo que sigue le 19.


- Repave el lleno meta de nu -hip°- evo.
Paso 20.- Coo  n sigase otra bote lita ‘e te quella.
¿Va amoss en el 18, no?.- Monga la pesa y tómese una copita de Pavila.
...ay guuey... y el pavo ‘onde que edo?... eyyy!, indejo. po’s onde andabas, caon!!!
Paso (hip°, creo que 25).- Ben diga -hic°- la ss ss e na, cómase y psese.
¡¡¡  i i i upiiiii!!!! --- ya aca bb bamos esssta maa ,hic°, maadere --- Mmmmm, de lici ossssso! a a pppoco no¿.... 
---- ¿?guuu gusstas un nequilita...  hiic°°¡ .....

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux