Digo yo no´mas digo

Necesidad básica o... estúpida dependencia

Por un tal Luis Ruiz

    Quiihuubo!, quihuubo!, Quihubo!  ¿Cómo están mis tuerquitas cromaditas y esos tornilletes  ooo_jeras de perro desvelado... bien?  Espero que sí!

 Y como sé que están deseando que les eche uno... de los sangrones chistoretes que cuento, po’s aquí les va uno, viejito, pero dicen que está bueno, aunque yo no acabo de entender; a lo mejor peco de inocente, pero qué quieren, así somos la gente sana y sin malicia.  Se llama “La Pulga que sabía demasiado”, espero que le entiendan y les guste... 

Ai’ les va: Una pulga está tomando el sol en la playa, toda bronceada y debajo de una sombrilla. En eso llega otra pulga muerta de frío.

  La primera le pregunta: ¿Qué te pasó?

--Pues fíjate, -contesta- que me subí a los bigotes de un motociclista que venía para acá y casi me muero de frío después de viajar a 80 millas por hora.

• No seas tonta; tienes que hacerle como yo. Mira escóndete en el baño de mujeres y cuando entre una, rápido te subes a su ropa interior y verás que así vas a viajar calientita y segura.

  Al otro fin de semana vuelven a encontrarse en la playa las dos pulgas. La primera bronceadísima y la segunda nuevamente blanca y casi muerta de frío.

• ¿Y ahora qué te pasó? ¿Pus que no hiciste lo que te dije? 

-- Sí, lo hice. Me escondí en el baño de mujeres; llegó una y en cuanto se bajó la ropa interior, me subí, me acomodé y muy a gusto me quedé dormida.

• Y entonces, ¿qué pasooó?

-- Pos no sé... Porque cuando me desperté estaba otra vez en los bigotes del motociclista!!!

   ¿¿¿• ???  no le entendí.....  ji, ji, ji.

 Y cambiando de tema, pero siguiendo con lo de viajes, vehículos y de no saber el porqué de algunas cosas; fíjense que hace unos días -o noches-, mejor dicho, tenía ganas de echarme un cafecito, pero como tenía algo de güeva pa’manejar, po’s pensé mejor hacerlo en casa. Así que ni tardo ni perezoso, me lo empecé a preparar... Pero ¿qué creen?... No había azúcar!... uuuta, qué coraje! 

 Bueno, ni do-pe, me dije, tendré que ir a comprar azúcar o mejor, de una vez me compro un cafecito del que me gusta, aunque este rete caro... Pero que me acuerdo que esa mañana se me había desconchinflado mi charchina y todavía estaba en el taller!

_inge suuu!! -dije en voz baja-, y pa’ acabarla de jo--robar, la licor más cercana (a propósito, ¿en las licor venderán azúcar?) está como a tres cuadras de mi cuchitril... Imagínenseee, TRES CUADRAS!, y como de rancho las ingratas, laaargas, largas, uff!, está lejísimos la tiendita, no’más de pensar me dio más güeva!

 Malhumorado me quedé recriminándome por no comprar despensa más seguido y por tacaño, ni un ...inche cafecito me puedo echar y bla!, bla!, seguí vociferando, hasta queee... “Óyeme, óyeme, grandísimo animal -así me digo cuando me regaño decentemente a mí mismo- pero si tú no naciste en carro, ni en ambulancia, ni siempre has tenido carro, entonces por qué carajos no puedes caminar tres mendigas calles, ehhh?...

 Y así me seguí regañando hasta que me serví una copita de vino tinto pa’que se me quitara el coraje. 

  Pero esto que me pasó, me hizo pensar que tal vez a alguno (o a muchos) de ustedes le has llegado a pasar, que cuando no teníamos carro nos movíamos pa’ todos lados y a todas horas; en autobús, metro, bicicleta o como Dios nos diera licencia (hasta en moto, como la pulga del chiste), y nada se nos hacía taaan difícil y menos imposible. Pero luego las cosas cambian y nosotros también y llega el momento en que a muchos se nos olvida -me refiero a los que no nacimos aquí, que cuando llegamos a este país traíamos tres ilusiones: Encontrar un buen trabajo, mandar algún dinerillo a la familia y si se puede, comprarnos un carrito, aunque sea viejito, decíamos. Ahhh!, pero en cuanto pudimos comprarlo, ya pa’ todo usamos el chingao carro y ni a la tienda de la esquina queremos ir a pie.

 Miren, estoy de acuerdo que el auto en ciudades como en las que vivimos es muy necesario; que lo mismo sirve para llegar a tiempo al trabajo, al médico, a la escuela de los niños, ir de compras, etc., y más etc. (y a mí no me crean, pero según dicen por ahí, en casos de necesidad hasta para echarse un rapidín sirve el carro); ah!, pero de eso a convertirlo en un artículo de primera necesidad hay gran diferencia ¿no creen?... Lo malo es que al igual que yo, muchos de ustedes se han vuelto tan güe_ones que el carro, más que tenerlo para satisfacer una necesidad básica, nos hemos convertido estúpidamente en dependientes absolutos de él... diGo, yo No’mas DigO!

Satisfacción y Compromiso

   Quiihúúúboleee cómo les va a esos pelao’s mal encaro’s y esas morri’as boni’as,  bien y de güenas? Po’s espero que sí!  Y les deseo que se les siga yendo suave y bonito... la vida!

  Como saben, pronto será el día que se conmemora el descubrimiento de América (pero del continente, eh!, no de Estados Unidos, que ya ven que los gringos llaman ‘América’ a este país), fecha aquí conocida como Columbus Day. Y bueno, aprovechando la ocasión, en lugar de echarles uno... de mis sangrones chistoretes, les voy a transcribir -poniéndole yo algo de sal y pimienta- una teoría que anda rondando por ahí, por la que se supone que Cristóbal Colón era soltero, por eso pudo descubrir América. 

 Y es que si Colón hubiese tenido una esposa, me cai que habría tenido que oír algunos de los siguientes reclamos de parte de su vieja...: 

-- Que vas a ir a dónde?, ¿a descubrir qué?... no!, no, stas _indejo!

-- ¿Y por qué tienes que ser tú el que vaya?, ¿A ver, por qué no mandan a otro _indejo? 

-- Pero si ni conoces a mi familia y vas a descubrir el nuevo mundo... eso, que te lo crea otra tonta!  

-- ¿Y sólo van a viajar hombres?... ¿Me crees __ineja o qué?

-- ¿Y por qué no puedo ir yo, si tú eres el jefe?

-- ¡Infeliz, ya no sabes qué inventar para estar fuera de casa!

--  No va a pasar nada si el mundo sigue plano... Además, si es plano o redondo, a ti qué te importa?

-- Ah, pero te lo alvierto... ¡Si cruzas esa puerta no me vuelves a ver... Me voy con mi madre! 

-- ¿Y quién es esa tal María?  ¿Qué Pinta? 

¡Y la muy _uta se hace la Santa! 

-- ¿Y por qué dices que es una Niña?... ha de ser otra piruja igual

-- ¡Vete a la __ingada k_boron-  De seguro ya todo lo tenías planeado, pa’encontrarte con unas indias tuuu_tas... Pero stas _indejo si crees que a mí me vas engañar. 

- ¿Qué la tal Isabel va a vender sus joyas para que tú viajes?... ah!, sí, cómo no? y tú qué dijiste, ya me creyó esta _indeja! ... ¿ja, ja,,, que te va a dar el dinero así de fácil?

-- ¿Qué tienes que ver con esa vieja zorra? 

-- Te lo advierto. ¡No permitiré que vayas a ningún lado!... Así que ni te vistas porque ¡no vas k_boron! 

       je!, je!... sí, definitivamente, era soltero! 

  Y cambiando de tema, pero siguiendo con eso de los viajes, no están ustedes pa’saberlo, ni yo pa’ andar de chismoso contándolo, pero fíjensennn que la semana pasada juimos -otra vez- a la Convención Anual Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y como en El Aviso se necesitaba un canchanchán, po’s me invitaron a mí (canchanchán es un hombre madurito, apuesto, galante y afable. De mirada k-ida, sonrisa franca, cabeza brillante ah! y muy chambeador, por eso está encargado de la sección “V” ... ve por esto, ve pa’ allá, ve, ve), les decía, que anduvimos por allá, así que no tuve tiempo de pensar en algún tema más o menillos güeno que contarles, por eso no’más les comento que me la pasé muy contento, pero claro!, comiendo y chupando gratis po’s quién no!... Aunque les confieso que algo cansadón, porque después de tres días y medio de estar casi todo el tiempo sentado, po’s uno termina con las nachas como de burro... de planchar; planas!, planas y casi sin rayita!.... Pero en fin, el cansancio valió la pena, porque aparte de que El Aviso se ganó muchillos premios (los pueden ver en alguna pág. de esta revista) yo en lo personal aprendí mucho, conocí a mucha gente y tuve muchas relaciones...  je!,,, je!,,, qué más quisierA, verdad?, lo que quise decir es que me relacioné, socialmente, con muchas personas.

Por un tal: Luis Ruiz

  Pero a propósito de los premios, les cuento que todos los que trabajamos para esta empresa, desde los mero-mero chipocludos, pasando por cada persona de cada departamento de esta revista y hasta acabar conmigo, estamos orgullosos por ser parte de ésta, que otra vez ganó el premio a la mejor revista del país, en su tipo (por su contenido y por ser gratis) y también la de mayor crecimiento, entre otros premios que ganamos... Pero todos esos premios que obtuvimos, son en gran parte gracias a ustedes, tanto nuestros lectores como anunciantes. Porque si ustedes no leen El Aviso y no consumen los productos y servicios que promovemos, pues nuestros clientes no tendrían clientes y nosotros no tendríamos recursos (lana, pues), con qué hacer esta revista y mucho menos que llegara hasta sus manos GRATIS!; así que estos premios, son también de ustedes. Muchas gracias por su apoyo!   

  Ahh!, pero el ganar algo así, también nos compromete, porque ni crean que nos vamos a dormir en los laureles ganados, vamos a seguir bien despiertos para mejorar cada día, porque queremos seguir ganando el mejor premio, que es el premio de que a ustedes les guste y sirva lo que hacemos. Otra vez Gracias... diGo, yo No’mas DigO!

Resolviendo la vida en 3 Pasos

Por un tal Luis Ruiz

  Quuueeé pasooó mis tuerkitas cromaditas y mis tornillitos oxidaditos, cómo la han pasado, bien y de pelos?... Po’s espero que sí!!!

  Les cuento que últimamente ando medio religiosón, así que esta semana el que les voy a echar... sí!, sí, es un chistorete sangrón lo que les echo, po’s qué más podría ser.... Ojalá les guste, ai’ ta’:

  Resulta que una fría tarde, casi anocheciendo, una monja iba caminando por la calle.

 De repente un lujoso coche se detiene junto a ella y la rubia conductora se ofrece a llevarla. 

 Muy agradecida la monja Sinvarón (ohh, po’s así se llamaba, pues) aceptó y se subió al automóvil;  un reluciente BMW, rojo con asientos de piel y como 100 cosas extras de lujo. 

-- ‘Qué bello auto tiene usted -comentó la monja- debe haber trabajado mucho para poder comprarlo, verdad ?’

•_• Mmm!, pues no!, no fue tanto, hermana, en realidad éste me lo regaló un empresario que se acostó conmigo durante algunos meses. 

  La monja no dijo nada, mirando de reojo hacia el asiento de atrás vio un bellísimo abrigo de visón y le pregunta nuevamente a la rubia:

-- ‘Su abrigo es muy bonito, le debe haber costado una fortuna.’ 

•_• Mmm!, pues no!, no me costó nada, hermana, me lo regaló un jugador de fútbol por haber pasado un par de noches con él.

  La monja tampoco dijo nada y muy pensativa se la pasó el resto del viaje, pero sin decir nada... 

  Llegando al convento se fue a su cuarto y se acostó. Un poco más noche, alguien toca la puerta... 

--’¿Quién es?’ preguntó la monja Sinvarón.

 - ‘Shhhhhhh, Soy yo, el padre Martín’

-- ‘Sabe qué, padre... ¡!se puede ir a la mieer_a con sus chocolatitos!!!

   je, je... es chistorete piadosón, a poco no?

  Click!, y cambiando de canal, les cuento que hace unas semanas me invitaron a una reunión de “cultura y bohemia”... Y la verdá’, pos a mí me gusta el chupe y el desmoder, pero eso de culto y bohemio, pos nada que ver. Pero de todos modos ai’ voy.

 Como a mitad del evento hicieron un brake (receso, pues) y pos empecé a platicar con algunas personas que estaban cerca de mí.

 Un caballero me preguntó si iba yo a cantar o recitar algún poema... Nooo!, le dije- cuando canto en la ducha me asusto yo solito de lo desafinado. Y pa’ recitar algo, menos... soy más desabrido que un helado para diabéticos!

  Una dama, que se había unido a la plática, comentó: Pero alguna anécdota experiencia o comentar el libro que leyó más recientemente.

Uuuy, eso jue hace mucho, se llama ‘‘Los menos piores de mis artículos’’.

--ejem!, ejem!, los menos ‘‘peores”... y quién es el autor?

No, ahí dice ‘piores’ y ni me acuerdo quién lo escribió, pero está entretenido...

 Y seguimos charlando un ratillo, pero como de seguro notaron mi indiorancia, me recomendaron que leyera algunos libros de Superación, de Motivación, de autoestima, de cómo administrar mis recursos, etc., etc. Cada uno de ellos, -me dijeron- le puede ayudar a resolver muchos aspectos de su vida.

 Por no ser grosero, no expresé lo que pensaba, pero por dentro me dije: “_inches indejos... Si yo, todo en la vida lo puedo resolver fácil y en 3 pasos. 

 ¿No me creen??? Mmm!, pos no’mas pa’que mis 4 leitores me la agarren, la ‘onda (of course!), de lo que digo, aquí les paso algunos secretillos de cómo uno puede ir RESOLVIENDO LA VIDA EN 3 PASOS, vean estos ejemplos:

__ BAJE DE PESO EN 3 PASOS:

• Cierre la boca

• Póngase a correr

• Compre ropa 2 tallas más grandes (así nada le apretará)

__  SUBA SU AUTOESTIMA EN 3 PASOS:

•Quiérase mucho así como está.

•Vea a su alrededor, hay otros más jodidos que ud.

•Que le valga ma^de^re lo que piensen los demás

__ ADMINISTRACIÓN EN 3 PASOS:

• No gaste lo que no tiene.

• Ya deje de pedir prestado y quítele la tarjeta de crédito a su vieja.

• Ya no pague la comida de la vieja güenona (o al bato k-rita) de la fábrica o escuela, que ni lo/la pela.

__ SUPERACIÓN PERSONAL EN 3 PASOS:

• Deje de hacerse __endejo.

• Póngase a trabajar.

• Aléjese de los vicios y las drogas... pero no mucho, no se las vayan a volar!

__  ENCUENTRE PAREJA EN 3 PASOS:

• No hay gente a la medida de sus caprichos.

• Pierda el miedo a estar solo/a.

• Agarre lo que caiga... aunque sea por un tiempito en lo que haya algo mejorcito!

 __MEJORE SU IMAGEN EN 3 PASOS:

• Báñese, péinese, lávese los dientes

• Póngase derechito y camine igual.

• No se pique la nariz ni le saque el tamarindo a la cola...ción

__ CÓMO SER LÍDER EN 3 PASOS:

• Pida las cosas con weee_nos modales

• Si no lo pelan, mándelos a la chiii na y hágalo ud.

• Si tiene dinero, pague pa’que le hagan lo que ud. quiere... así, a weee_so le obedecen.

__ MATRIMONIO DE ÉXITO EN 3 PASOS:

• Cumpla con sus obligaciones... tooodas!

• No ponga el cuerno... o cuide los detalles.

• Si se lo ponen, hágase _indejo, como que no se ha dado cuenta.

 Nooo! y así como esas, hay muchas otras cosas que se pueden afrontar en la vida en solo 3 pasos, no’más es cuestión de echarle tantito coco de cómo, de perder el miedo y de mandar a la chiii_nada a los sabiondos... diGo, yo No’mas DigO!

...Más que una celebración

 Quiiihuubo, quiihuubo, quiihubo!!! cómo están mis cuatro o cinco leitores, ¿bien a todisísima eme... de mandarina ombligona? Espero que yes!

   Y como siempre, pa’empezar, les voy a echar un rapidín!, güeno no, mejor les echo dos,,, chistoretes cortitos, ai’ les van: 

  El primero nos cuenta que los chiquillos (sin albur, eh!) estaban en clase de educación vocacional y para ilustrarlos la maestra les dice:  

Si ustedes me dicen que parte de mi cuerpo les gusta, yo les diré que van a ser cuando sean grandes. A ver tu Jaimito, qué te gusta más.

_Sus dientes maestra... - ah!, vas a ser dentista-.

Y a ti Juanito?

_Sus ojos maestra...  -ah!, entonces serás oculista.

_Y a ti Luisito -cualquier parecido es mera coincidencia ok?- qué te gusta más de mí?

-- uuy!, maestra... Acabo de descubrir que voy a ser lechero!      ¿•???? 

  El segundo que les voy a echar y que también es viejito, se llama “el canelo’’.  Si se lo saben, pos ai me disculpan -y le brincan este párrafo- y aí les va:

-_- Resulta que aquella mañana el marido había discutido con su flamante esposa -mmm!, a lo mejor apenas tiene unos meses de casado, por eso la considera así-. La cosa es que cuando regresa a casa, ya de noche, muy quietecito se desviste y se mete a la cama. Al levantar la sábana observa el cuerpo de su mujer, al mismo tiempo siente que inicia una erección.

 Inmediatamente se sujeta el instrumento con la mano y dice: “Quieto!!!... quieto Canelo, que la Doña esta enca_boronada!! 

 A lo que ella, rápido contesta: “Pues estaré encaboronada contigo... pero el Canelo no me ha hecho nada!!”

   je, je... convenenciera la vieja!!!

   Y hablando un poco más en serio, digo un poco más, porque situaciones como las del canelo, (que muuuy... a veces nos pasan), también son muy cosas serias; pero en fin, a lo que te truje chencha...  Pues como saben, se acerca la celebración de la Independencia de México y Centroamérica: Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Nicaragua y éstas son las festividades “mas mexicanas” de los mexicanos que vivimos fuera de México y seguramente a la gente de cada uno de los países centroamericanos que mencioné le pasa y siente lo mismo... Por eso si tú eres nativo de por allá, bien lo sabes, ‘ora que si naciste por acá, pero tus padres o abuelos son de por allá, pus’tonces déjeme platicarte que el 15 y/o 16 de Septiembre es una fecha histórica muy importante ya que es cuando recordamos que nos independizamos de la esclavitud de España... aunque te diré que con los años hamos caído en otros tipos de esclavitud, pero güeno, eso es otro cantar. La cosa es que allá hay desfiles y en donde participan las fuerzas armadas y las escuelas, además que hay diversos actos cívicos conmemorativos y por supuesto, las labores en los trabajos se suspenden ese día (aunque aqui entre nos, los burócratas casi siempre que andan en esas labores, de suspender labores).

  Y claro, viviendo lejos de nuestro país de origen a veces la nostalgia nos invade o nos traiciona  y en esa fecha nos sentimos muy mexicanos o guatemaltecos o salvadoreños o costarricenses, etc. la cosa es que todos celebramos... Y vamos a eventos o festivales artísticos musicales y, compramos lo que dicen los anuncios (o la vieja) que necesitamos y, hacemos fiesta y, tomamos tecate o corona, y nos empedamos y gritamos una y otra vez la misma frase.  En fin, somos y nos sentimos muy, pero muy mexicanos o del pais que seamos.

  Pero no, señores, no!; ser buen mexicano es mucho más que una celebración, por muchos gritos que peguemos o por mucho escándalo que armemos. Ser mexicano, o de cualquier lugar de Centroamérica (e incluso de Sudamérica, porque en este jelengue, todos entramos por igual), es actuar con responsabilidad, es ser persona respetuosa de las leyes de este país, que tanto nos ha dado, es ser responsables con nuestra familia, nuestros compañeros, vecinos o nuestra comunidad. En fin, la cosa es que ser mexicano, es mucho más que criticar las hamburguesas que se comen nuestros hijos, porque dices que no son saludables y tú en cambio, te arretacas de tacos de asada, cabeza o tripitas. Ser mexicanos o latino, es más que echarle la culpa de todos los delitos a los cholos, decir que la congestión vial es a causa de los _indejos que no saben manejar o culpar de los males mundiales a los --inches gringos, aunque aquí vivamos.

 Sí, ser buen mexicano o latino, es más que una celebración comercial y mucho más que pegar como locos el grito de: ¡Viva México... k_borones!!... aunque gritarlo a todo pulmón, aaah! que rico sabe, a poco no????

diGo, yo No’mas DigO!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux