Digo yo no´mas digo

eL NombrE, No hACe aL hoMbrE

Por un tal Luis Ruiz

Quiii’onda razaaá!, ¿cómo la están pasando, bien y a toda máaa_quina de coser? Y como siempre a mis cuatro o cinco leitores yo les deseo que se les vaya suavecito y sin mayor problema... la vida.

 Y ahora ahí les va un par de rapidines -chistoretes-, ojalá que les gusten...

 Resulta que una mujer, de edad ya madura estaba plácidamente tomando una copa de vino en el patio, justo al lado de su esposo.  De repente ella, con pasión dice: 

-- Te quiero tanto... que no sé cómo podría haber vivido todos estos años sin ti.

 Al oír esto, el esposo le pregunta:

- ¿Eres tú o es el vino el que habla? 

 A lo que ella responde: 

-- Soy yo y le estoy hablando al vino.... ¡_indejo!

        je, je, je...

   Otro!, otro!, otro!!! ___ ai’ les va:

 Extrañado y un tanto preocupado por el sobre ‘lacrado’ que acaba de recibir, el señor de volada lo abre y...

    Estimado Sr. Lee Vidino Ruiz:

 Tenemos muy buenas noticias para usted. La mancha rosada que le encontramos en el pene no era por gangrena, sino de lápiz labial.

   Atentamente,

  El Equipo de Patología

P.D.: Lamentamos la amputación.

___inchale!!!

  Y cambiando tantito de tema -pero no’más tantito eeeh!-,  Po’s no están ustedes pa’ saberlo ni yo pa’ contárselos, pero fíjensenn que ahorita que estoy escribiendo este dizque artículo no sé si estoy triste o desilusionado, agüitado o molesto o de plano enca_brita’o.  Y la razón de mi desasosiego es que me enteré que la Sofía (Vergara) y el Joe (Manganiello) ya están mandando las invitaciones para su próxima boda (que’zque no’más a los muy cuates van a invitar) y yo no estoy en la lista...pos qué gachos!!, y yo que había pensado regalarles un espejote de cuerpo completo que merqué en la tienda de Grandes Cantidades (ooh!, Big Lots, pa’que me entiendan) y una finísima vajilla de cristal cortado, de las que se consiguen en el .99 cents. Ni modo, ellos se lo pierden!

   Pero de puro coraje, en lugar de preparar mis trapos pa’ir a una fiesta a Beverly Hills, me voy a lanzar a Bell Gardens, a la boda del Giovanni y la Karen, dos chavos buena ‘onda que se tienen que casar, porque el ave picada ya casi les aterriza.

   Por cierto, les cuento que esta pareja hace unos días andaba con el estira y afloja porque no se ponían de acuerdo en el nombre de su primer retoño.  

   Y es que la Karen quería que su querubín se llamara Ronald, según esto que porque es un nombre cabalístico ¿-?, eso dice ella; pero el Giovanni decía que le gustaba mas el nombre de Stephen para su hijo, dizque en honor al hombre más inteligente del mundo... ¿pensará que teniendo ese nombre, el chamaco le va a salir rete inteligente?, y a lo mejor si, verdad?... En fin, lo cierto es que para ponerle nombre al chiquillo que todavía no nace, ah!, qué rollo! 

  Pero no!, no vayan ustedes a imaginar que estos muchachos, -ahora recién casados- son hijos de alguno de los poquísimos gabachos despistados que todavía viven por estas áreas...  Para naaada! 

  En realidad Karen es una chamaca muy jovial, alegre y guapachosa, medio chaparrita, morenita, caderoncita y, por ahora, también medio panzoncita y es tercera de una familia de cuatro hijos, provenientes todos de San Miguel, República del Salvador -.- O sea, una mujer auténticamente latinoamericana! 

  Ah!, pero el Giovanni es otra cosa, porque él sí, orgullosamente es americano -de nacimiento-, y ah!, cómo se ufana de eso el muchacho; (¿pensará que quienes nacimos fuera de Estados Unidos, aunque en este mismo continente, no somos americanos?). En fin, la cosa es que él se siente muy orgulloso de ser ‘americano’, -y qué bueno-. Pero como cosa curiosa, si usted quisiera localizar a Giovanni en una manifestación de anglos o en un antro de gringos, po’s de volada lo va a ver!... no en balde es hijo Jesús, que por cierto ahora se hace llamar Jesse y que proviene de donde, segun la canción, la vida no vale nada, Guanajuato, Mex... O sea, el muchacho tiene toditito el aspecto de latino y aunque no quiera o le duela.

   Y precisamente estos detalles son los que no entiendo!... No entiendo por qué ese afán de ponerle nombres extranjeros a nuestros hijos. No entiendo por qué pretender que Cindy, Loren, Nicole, Susan o Michelle pasen por anglosajonas, cuando sus caritas, su piel, su pelo, su cuerpo y su idiosincrasia es y será latina... No!, no entiendo, por qué esa manía de que sus hijos se llamen Kevin, Andrew, Michael o Richard, que serán de apellido Pérez, Sánchez o Ruiz. ¿Será que piensan que así, con el tiempo se le va a cambiar el color de piel, de pelo o de ojos y pueden ser vistos como anglosajones?... No!, no lo entiendo!

  Pero lo que sí entiendo es que esos niños siempre se verán como latinos y nunca serán o se verán como auténticos gabachitos!, porque, como diría aquel filósofo chino que tanto admiro, llamado Chin P’lou, “El nombre, no hace al hombre!”...

Que se mueran los feos!!!

Por un Tal Luis Ruiz

 Quiiihuuuboleeee!, ¿cómo están mis tuerkitas y tornillitos, bien y de güenas?, ojalá sí!

Y como sé que munchos y munchas -aunque lo nieguen- están esperando que les eche uno... de los sangrones chistoretes que aquí cuento, po’s aí les va éste, que es muy decentito, pero ojalá les guste.

   Resulta que algunos turistas caminan por calles de Galicia, España (¿habrá otra Galicia?), en fin. La cosa es que ellos ven que hay un velorio y al acercarse a donde está el ataúd con el difunto, se dan cuenta que cada doliente que pasa frente a él, mete uno de sus dedos en un tarro con crema facial y se la unta al cadáver en el rostro.

  Intrigados, le dicen a la viuda:

-La acompañamos en su dolor, pero díganos, ¿por qué cada persona le unta crema al rostro de su difunto?

 A lo que ella contesta: “Todos están cumpliendo con la última voluntad de mi amado Manolo”

-¿Podemos saber cuál fue la última voluntad de su amado Manolo?

-Sí, él pidió que cuando muriera, ¡‘fuera cremado’!

je!, je!, je!...

   Oootro, Oootro... güeno, ai les echo otro rapidín:

  La maestra de Matemáticas pregunta:

-A ver niños... díganme ¿cuáles son las cuatro operaciones básicas?

 A lo que rápidamente Pepito contesta:

-¡¡¡Nariz, bótox, pompis y tetas!!!


    Y cambiando de tema, déjenme les cuento que hace unos días mientras manejaba rumbo al jacal, prendí el radio y en lo que buscaba algo que me gustara, en una estación escuché aquella viejísima canción de: “que se mueran lo feos, que se mueran los feos, que se mueran toditos, toditos, la, laa, la...”, pero en versión ranchera con los ‘palillos o picadientes’ de no sé dónde. 

  Híiijolee, mi mente voló a cuando era niño (siií!, y aunque aúllen como lobos, yo también jui chamaco, maaa!, pos estos) ah!, qué tiempos aquellos... Pero también me acordé que hace unas semanas leí el artículo de un tal Ahí Lesva, -así se hace llamar el escribano- acerca de ‘‘la suerte de los feos’’ y ahí menciona cómo desde los años 60’s ó 70’s del siglo pasado, la televisión, junto con la publicidad, influyeron para convencer a la gente sobre “lo que es bonito y lo que es feo”; es decir, con sus programas y modelos ellos definieron los estándares de lo que se debe calificar como lo atractivo y lo poco agradable.

  En el artículo también se refiere a diversos estudios hechos por universidades y que han concluido que la falta de hermosura, la falta de una estatura alta y un cuerpo atlético no necesariamente son sinónimo de mala suerte o de fracaso, es decir, la fealdad cuando es aceptada, libera a uno del engreimiento, de la vanidad, del exceso de orgullo; además, abre las puertas de la creatividad para que la gente se exprese de forma más libre y auténtica.

   Total, después de un largo rollote sobre el tema de los feos, el artículo del que les hablo concluye que ‘la belleza’ no es sinónimo de éxito en la vida, porque los feos también tienen muchas ventajas...

   Y aunque no soy científico, ni he hecho estudios ni sé nada de nada, pero pa’mí nunca ha habido duda... ‘los feos/as desarrollamos cualidades que los bonitos no’’ y es que en el caso del hombre feo, desde que es chiquillo, como casi nadie lo pela, salvo su amá, juega y se divierte, se cae, se levanta, se raspa, se cura con saliva, juega con las chiquillas, les jala el pelo, les agarra aquí, allá (güeno en mis tiempos y en mi tierra, porque aquí lo pueden acusar bulling o de acoso), etc. En cambio al bonito, lo cuidan tanto, que ni lo dejan jugar -no se vaya a lastimar- no lo dejan ser!

  Y en el caso de las niñas, que por cierto todas son bonitas -aunque unas más que otras-; a ellas medio mundo las cuida, las vigila, están al pendiente de lo que hace y lo que quiere, y muchas veces la sobreprotegen, por eso batalla para relacionarse con otros niños y pu’que hasta para ser  feliz... En cambio a la ‘no tan agraciadas’, como pocos la pelan, vive su edad de manera plena, feliz y por lo general se interrelaciona fácilmente.

   Luego el niño o la niña, llegan a la adolescencia y la juventud, y es más o menos la misma historia, las bellas y los guapos, viven en su mundo y con escasas amistades, en cambio los feos y las no tan agraciadas, tienen muchos más amigos, viven con menos complejos y más libres... ah!, y lo mejor es que empiezan a desarrollar muy bien uno de sus órganos principales y las mujercitas ni se diga -y aquí sí todas-... ¿cómo qué cual órgano?, pues la lengua!

  Es por eso, que vemos chavos (y rucos también) rete feos, pero con unas chamacas chulas, chulas y güenas, güenas, y no crean que digo esto porque me corroe la envidia, no... güeno no muncho.

 Así que a mis cuatro o cinco leitores les digo: Si son guapos o caritas, disfruten la vida y denle gracias a Dios por eso; ‘ora que si nacieron feos, ni se aflijan ni se aflojen, disfruten la vida y denle gracias a Dios por las otras cualidades que les dio y háganlas sobresalir, pa’que todos a su alrededor las vean... Y a ti, mi querida leitora, seas bonita o ‘poco agraciada’ te recuerdo que en estos tiempos ya no hay mujer fea ni mal distribuida, sino que algunas, tienen billete o encontraron a alguien con billete para hacerse una de las operaciones básicas a las que se refirió Pepito en el chistorete...

...Susceptibilidad herida

Por un tal Luis Ruiz

 Qui’oondaa esos pelao’s mal encarao’s y mis güerquías boni’as!, como la han pasado, bien y de güenas? Po’s ojalá  que sí y que se les siga yendo  suavecito y tranquila... la vida.

 Y pa’que se la sigan pasando bien, aquí les echo uno, de los  chistoretes sagrones que cuento.

 Se llama “Que manera de pensar!”, y aunque es algo viejo, pero esta güeno y además se presta para el tema de hoy. Espero que les guste, ai’ ta’....

  Resulta que Pepito estaba en clase, muy pensativo por cierto, tal vez buscando la forma de convencer a Lolita que le enseñara sus... -fórmulas de matemáticas-, cuando al verlo así, la profesora le dice:

 Pepito: Hagamos un ejercicio deductivo... supongamos que hay cinco pájaros parados en la rama de un árbol. Y con tu resortera matas uno, ¿Cuántos pájaros quedarían?

--Ninguno -contesta Pepito-

-•¿Cómo ninguno?

-- Mato uno... y los otros saldrían volando.

-• Bueno, la respuesta no era esa -dice la maestra- quedan cuatro ¡pero me gusta tu manera de pensar!

  El chiquillo, algo humillado por el comentario, decide darle su merecido a la vieja, y le dice: 

-- Tengo una pregunta de esas deductivas para usted, señorita. “Si hay tres mujeres sentadas en un banco de la plaza comiéndose un helado. La primera lo está lamiendo, la segunda lo está mordiendo y la tercera lo está chupando, ¿cuál de ellas está casada?” 

  La profesora se sonroja, traga saliva y tímidamente contesta: “Bueno, no estoy muy segura... pero supongo que la que lo está chupando.”

-- Pues No! - dice Pepito- la respuesta no era esa... La casada es la que lleva el anillo de bodas en el dedo... ¡pero me encanta su manera de pensar!

                          __je, je, ah qué condenado chamaco!

  Como verán, en la vida cada quien tiene su manera de razonar y de entender las cosas. El asunto es que aparte de respetar lo que cada quien piensa, no tomarse las cosas tan en serio, sino más a la liguera y así se evitarán susceptibilidades heridas.

  Esto viene a colación porque hace un tiempo en esta misma columna comenté que la ciudad de Alvarado, Veracruz es famosa por su léxico florido y en donde el recordatorio familiar de la progenitora (léase una mentada) es una forma de saludarse. También hice referencia a la fraseología que utilizaba la tía Piru Lina, ardua trabajadora de la profesión mas antigua del mundo y mujer malhablada por naturaleza.  Casi de inmediato recibí la cartita de una amable dama que indignada me aclaró que no todos en esa ciudad hablan de esa manera.  Claro que no, querida señora!... Donde quiera hay excepciones!

   Decidí tocar el tema de la susceptibilidad (palabreja que según mi amansa burros, indica que alguien se ofende con facilidad), porque si observamos un poquito a quienes conocemos o nosotros mismos, muchas veces nos ofendemos por cualquier cosa, y hasta sin razón ya que tomamos tal o cual comentario o dicho como cosa personal y sentimos una agresión directa a nuestra persona. Por ejemplo, cuando se refieren a las supuestas características que definen a la gente de nuestro terruño, nacionalidad, aspecto físico, partido político, religión, etc., aunque lo dicho sea en forma impersonal.

   A lo que me refiero es que, por ejemplo, ¿alguna vez has oído decir que los regiomontanos son tacaños?. Pue’que lo sean, pero claro que no todos.... Hay sus excepciones!

  ¿Y qué me dicen de la fama que tienen los chilangos de ser tranzas?, Pue’que lo sean, pero claro que no todos.... Hay sus excepciones!  (a propósito, no les gusta que les digan chilangos, ques’que son defeños... se oye mas gacho, pero allá ellos). 

  Y como ellos, tenemos a los zacatecanos que son toscos y atravesa’os, a los cubanos que son altaneros y gritones o los argentinos que son petulantes y vanidosos. Y pue’que los de estas regiones lo sean, pero claro que no todos... Hay sus excepciones!,  (aunque Alberto Cortés decía que ellos son así hasta los 39 años... porque a partir de ahí son perfectos).  

 Lo mismo se dice de los de Guadalajara que, o son mariachis, futbolistas o de plano les hace agua la canoa.  Pero claro no siempre es cierto... Güeno, hay sus excepciones!  

   De igual manera se dice que no hay ‘gordito’ que no baile bien o flaco que tenga ritmo... O aquello de que en México político es sinónimo de rata o ladrón. También se dice que quien trabaja en el gobierno, no trabaja (válganme la rebuznancia). Y pue’que ambas sean verdades, pero claro que no todas las personas son.... Hay sus excepciones!

  Y así pudiera seguir con las supuestas características que identifican a mis cuates salvatruchas, chapines, catrachos, ticos, colombianos y todos los demás pero lo importante aquí es que no seamos tan susceptibles ni tan fácil nos sintamos ofendidos, sino que lo veamos como una manera de hablar y bromear sin real ánimo de ofender. Recordemos la frase del ‘caquito’: tómalo por el lado amable!

  Y ya pa’acabar, les pregunto: ¿Alguna vez han escuchado que los calvos (o pelones, como mejor se les acomode) son inteligentes, amables, espléndidos y chenchualones?... Bueno, pues sí lo son!. Y aquí sí me van a perdonar pero no hay excepciones... gueno, con decirles que ni siquiera yo!

A lo más hermoso de la creación

Por un tal Luis RuizPor un tal Luis Ruiz

 Quiiihuuuboleeeé, ¿cómo están mis tuerkitas y tornillitos, bien y de güenas?, po’s ojalá que sí!

 Y como el que hoy les voy a echar es muuy largo, pues ai les va el chistorete...

 Resulta que tres hombres llegan juntos a las puertas del cielo. 

San Pedro sale y les dice: 

-“Tenemos malas noticias para dos de ustedes; se nos cayó el sistema en el área de admisiones y sólo puedo dejar entrar a uno. Los otros dos tendrán que esperar en el infierno unos días mientras reparamos la falla, lo siento”... Y San Pedro continuó:

 -“La persona que cuente la mejor historia de cómo murió, será la que pueda entrar al cielo hoy”. 

 Los tres hombres asintieron. San Pedro los hace pasar de uno en uno a su oficina para que los otros no escuchen y puedan mejorar su historia. 

   El primer hombre pasó y empezó a relatar: 

-Presentía que mi mujer me engañaba, así que una tarde llegué temprano. Subí los 15 pisos del edificio por la escalera para sorprenderla, abrí la puerta de mi apartamento y allí estaba ella, la muy @$`&*+, tendida en el suelo... ¡desnuda! 

  Como loco busqué por todo el apartamento a su amante; arriba, abajo, atrás, dentro, pero ¡NADA! 

 Estaba a punto de pedirle disculpas por lo mal pensado, y mientras me decía que ella hacia gimnasia desnuda, oí ruidos en la ventana..... ¡¡scratch, scratch!! 

Abrí la ventana y allí estaba el muy k_on, colgando de la cornisa. Agarré mi bate de béisbol y le di duro en la cabeza. Vi cómo se caía, pero tuvo suerte el infeliz y aterrizó en un montón de bolsas de basura... ¡SE ESTABA MOVIENDO! 

  Desesperado, cargué el mueble bar hasta la ventana. Pujando lo puse en la cornisa y al empujarlo se me enganchó la camisa, por lo que caí con todo y el mueble bar y así fue como encontré mi muerte. 

  ¡Pero estoy feliz porque me cargué al cerdo ese!

  San Pedro, boquiabierto no podía imaginarse historia más increíble!, pero hizo pasar al segundo: 

-“Bueno, yo era limpiador de ventanas. Estaba haciendo mi trabajo en un piso alto, cuando una de las cuerdas se rompió. Me agarré de la plataforma, pero se me fueron resbalando las manos hasta que caí al vacío... Al caer logré agarrarme a una cornisa. Uff!, ¡¡ME HABÍA SALVADO!! Y mientras daba gracias a Dios, ¡¡scratch, scratch!! , rasqué la ventana para que la gente que estaba dentro me ayudara...Cuando repentinamente un k_borón la abrió y sin decir agua va, zas!, zas!, ¡me agarró a garrotazos, con un bate de béisbol!. Caí otra vez, maldiciendo a esa mala persona, Pero mi ángel de la guarda me puso un montón de bolsas de basura justo bajo mi caída.  Cuando abrí los ojos para agradecer a Dios tanta fortuna, ¡un mueble bar estaba cayendo encima de mí! Y gritaba terribles alaridos... Ahí comprendí que Dios me quería a su lado”. 

Tras escucharlo, San Pedro quedó sin habla!... pero aún así pasó al último: 

 “Hijo, más vale que tengas una muy buena historia, porque las dos anteriores,  ¡¡realmente son increíbles!!...  El hombre lo miró y, algo triste, comenzó... 

-“Mmm!, pos la verdá’ no tengo mucho que contar. Solo imagínate esto: estoy encuerado y escondido dentro de un mueble bar... de repente siento que caigo al vacío, oigo gritos y maldiciones y zaaas!... aparezco aquí!!!

      Je, je, je, hay que fijarse dónde se esconde uno... 

      Fíjensenn que como se acerca el Día Internacional de la Mujer (será el 8 de Marzo, prox), po’s hoy quise dedicarle este dizque artículo A lo más hermoso de la creación, por supuesto me refiero a “la mujer”. A ese ser que, como diría Victor D’Juy, “sin ella, todo hombre se encontraría desprotegido al comienzo de su vida, a la mitad de su existencia estaría sin placer y al final de sus días sin un consuelo... aaarroozzz!!!.

  Y es que a través de la historia y en todas las épocas, siempre tras cada gran hombre estuvo una gran mujer, desde Adán con su Eva, Julio César y Cleopatra, Romeo y Julieta, Sansón y Dalila, Napoleón y Josefina, Juan Gabriel y ...¿•? -güeno también hay de esos en la historia- pero la cosa es que aparte de ser hija, esposa y amante (o al revés?), madre y abuela, la mujer tiene siglos luchando por estar no atrás, sino al lado del hombre, y muchas hasta han superado a su pareja; y es que la mujer, con su forma de ver las cosas, con su persuasión e intuición y los muchos otros dones con lo que ha sido dotada, la hacen ser simplemente, más sensibles, más vivillas, más pacientes, más osadas y más, más... más _ingonas, en pocas palabras. Y eso no solo es de ahora sino de todos los tiempos y si no me creen, a continuación les transcribo lo que decían de la mujer, algunos de los grandes pensadores de la historia... Por ejemplo: 

 • Goethe decía: “Dichoso el hombre que tiene una buena esposa, porque vive el doble”.... (Aunque no es que el hombre viva el doble, sino que se le hace como si fuera el doble... güeno, eso pienso yo!).

 • Eurípedes dijo: “El hombre que no tiene mujer, no tiene felicidad”... (¿seremos masoquistas...?)

 • Milman sentenció: “Son demasiado humanas para adorarlas y demasiado divinas para no amarlas”... (y muy caras pa’ mantenerlas... siento yo).

 • El Rey Salomón en sus proverbios escribió: “La mujer virtuosa corona de su marido es”... (y a esa frase ¿no le habrán quitado -’de espinas’-?, cuestiónome yo).

 • Thomas Fuller expresaba: “Un gato tiene nueve vidas y la mujer, la vida de nueve gatos”.... (más la del que la mantiene a ella y a los gatos, dígome yo).

 Finalmente quiero recordar lo que Sócrates decía: “Dos mujeres son mejor que una”... (Ese ruco sí que tenía razón, ¿pero por qué será que ellas no lo entienden así?, pregúntome yo).

    Pero güeno, sean como sean, lo cierto es que sin ellas, los hombres no podemos vivir... aunque con ellas tampoco...

Felicidades en este su día, Pechioschas!!!!

Anunciese Advertise your Business

(323) 586-9199

4850 Gage Ave. Bell, CA 90201

Our Business is to bring YOU Business!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux