Relaciones de pareja

¿Cómo tener una vida “llevadera” con tu familia política?

Aquí tienes algunos tips para llevarse bien... y hasta atraer a suegros y cuñadas!

Es muy común que con tu pareja todo esté de color de rosas, pero cuando llega el momento de compartir una reunión con la familia del otro se puede convertir en una gran presión para ambos, donde tienen que aprender a manejar un buen equilibro para sobrellevar una relación cordial.

  Sobre todo en estas fechas que se aproxima Acción de Gracias, Navidad, y Año Nuevo! todo puede convertirse en un verdadero caos, si es que no sabes cómo sobrellevar estas reuniones...

   Dicen que cuando te casas con alguien, también lo haces con su familia, y desafortunadamente.... es cierto!.  

   En el caso de ambos, el papel de su pareja con sus padres y hermanos es crucial, por lo que para tener éxito en tu relación, es básico mantener la armonía tanto en tu familia como en la suya, pero, a veces más que una dosis de paciencia, se necesitan ciertas pautas para llevarse bien.   Las claves son:

 1. Aunque la relación con algún miembro de la familia política no sea la optima, sé atenta/o y actúa con educación. Ante un mal comportamiento por parte de tu suegra o tu cuñada, no pierdas la calma e intenta por lo menos ser educada/o; esta conducta te ayudará a ganar fuerza con tu pareja.

 2. Para mejorar la calidad de la relación con la familia de tu pareja, muestra interés por las actividades que practican, sé detallista en los cumpleaños de sus familiares, colabora cuando vayas de visita y propicia alguna reunión o pasatiempo de vez en cuando.

 3. También es importante que tu pareja tenga momentos a solas con sus padres, pero, sobre todo, demuestra amor, ya que para ellos es importante ver feliz a tu pareja.

 4. No compares tu familia con la de tu pareja. No se trata de ver cuál es mejor o peor porque te has enamorado de alguien que ha crecido con los valores, costumbres y creencias de ese círculo familiar.

 5. Evita poner a tu pareja en una situación en la que tenga que elegir entre su familia o tú. Cada uno  tiene el derecho a mantener los vínculos que considere con sus familiares, aunque no tengas afinidad con ellos.

 6. Hablar mal de su familia no te llevará a ningún lado. Mucho menos si los criticas.

 7. Anima a tu pareja para que también adopte estas actitudes con tus parientes. Descubrirán que llevar la fiesta en paz se convertirá en un estilo de vida sencillo o, por lo menos, llevadero.

   Los padres quieren lo mejor para sus hijos, como los hermanos, y es bien sabido que muchas suegras tienen conflicto con las nueras porque nunca les parecen suficientemente buenas para su bebé, y en el caso de las mujeres es lo mismo, ya que alguien se está llevando a la princesa de papá. Esperamos que éste no sea tu caso, pero si te toca enfrentar a tus suegros o cuñados, aquí te dejamos algunos tips:

  Cuida el look: No se trata de que escondas tu estilo y te pongas algo que no te guste o te sientas cómoda/o, pero sí de que moderes un poco la vestimenta que elijas.

  Cuida tus modales: La educación es fundamental para caerle bien a todo el mundo, básicamente. Di buenas noches, gracias, por favor, las palabras claves para demostrar que eres una persona educada y de buenos modales.

  Sonríe: Hazlo cada vez que alguien te haga una pregunta y cuando vayas a pasar la sal. Tu sonrisa es tu mejor arma para conquistar, demuestra que eres una persona segura de sí misma y que eres una persona agradable.

  Cuida tu lenguaje: Olvídate de las malas palabras, no importa si tu familia política las usa o si tu suegra es la mujer más ruda que has conocido. No uses groserías frente a ellos. No uses el doble sentido, ni palabras vulgares.

   Sin embargo, ríete de cualquier chiste que entiendas y de las expresiones de humor de las demás personas. No se trata de que piensen que eres tonta/o, si entiendes, sólo no haces los mismos chistes. Si sabes algún buen chiste blanco, ¡adelante!

   Piensa antes de hablar: Resalta las cualidades que tiene tu pareja, dile a su mamá lo inteligente qué es, lo la buena educación que siempre ha recibido.

  Evita temas sobre política y/o religión, y si te encuentras en medio de un conflicto familiar y alguien pregunta tu opinión, no la expreses. Quédate al margen de cualquier pleito que surja a tu alrededor y aprovecha para conocer más sobre tu pareja. 

  De esta manera podrás superar cualquier situación difícil con tu familia política, Buena suerte!

La redes sociales y tu relación...

¡Cómo evitar que la arruinen!

  Hasta hace una década mencionar esto parecía increíble, pero hoy es enorme la cantidad de problemas que tienen las parejas provocados por un mal uso o abuso de las redes sociales. Y si bien, éstas son de gran utilidad y agilizan la comunicación de una manera impresionante, también han dado lugar a que la relación de pareja se deteriore y afloren aún más los conflictos por celos, desconfianza, infidelidad vía internet, excesivo tiempo dedicado a revisar la red, conversaciones de chat inadecuadas, etc.

  Lo importante para no tener problemas con la pareja es ser honesto con él o ella y con uno mismo, por eso se debe evitar formar o tener posibles relaciones afectivas a través de la red, que si bien, muchas veces no llegan a ser reales, pero aún así se considera infidelidad, ahora que si se llegan a concretar, entonces no hay vuelta de hoja, eso que popularmente se conoce como ‘cuernos’ se los pondrán a alguno de los dos.

   Por otro lado, en una relación de pareja, en donde la comunicación está dañada y la desconfianza está presente, las redes sociales pueden convertirse en un veneno, ya que dan lugar a volverse loco analizando cada detalle, por ejemplo, preguntarse constantemente a sí mismo: ¿Por qué subió esa foto? ¿Quién es esa chica de la que se ha hecho “amigo/a”? ¿Por qué se unió a ese grupo? ¿Qué quiso decir con ese comentario? Preguntas como éstas suelen aparecer cuando revisas con frecuencia el perfil de tu pareja. En muchas ocasiones pueden ser solamente malos entendidos, pero cuando no existe la confianza en el otro siempre habrá algún motivo para sentirse inseguros.

   Para muchos la llegada de las redes sociales significó la entrada a un mundo nuevo: contacto con personas de las que hace tiempo no sabías, o de conocer a otras que ni en el mundo hacías, pero además es la posibilidad de mantenerte informado constantemente y de forma sencilla, todo ventajas. Sin embargo, para otros significó que su vida personal ya no era tan personal, ahora se encuentra al alcance de cualquier “amigo”  de Facebook, y claro está que cuando de pareja se trata para algunos esta posibilidad no es la más agradable, los celos y reclamos están a la orden del día, pero hay una forma de contenerlos, descubre cómo evitar que las redes sociales arruinen tu relación.

 K Usar la inteligencia emocional: 

 En primer lugar hay que ejercitar la madurez, el hecho de que tú o tu pareja le escriban un mensaje cariñoso en el muro a alguien que no conoces no debe ser motivo de la tercera guerra mundial. Tú no has nacido al lado de esa persona, ella o él tenían una vida, amistades y relaciones antes de ti, y el pasado es algo que debemos respetar si queremos construir una relación de pareja sana.

 K Olvídate de compartir las contraseñas: 

 No solo en las redes sociales, sino en general, tu email, todos los lugares que requieran claves personales, no debes compartirlas con tu pareja, pues tu vida debe tener un espacio privado a pesar de vivir en pareja, no se trata de tener nada que ocultar, se trata de entender que todos somos individuos y que como tal merecemos nuestro espacio.

 K Controla lo que se publica de ti y lo que publicas de otros: 

 Las nuevas opciones de privacidad de Facebook permiten hacer esta tarea con poco esfuerzo, pero es importante controlar lo que otros dicen o publican de ti, a tu actual pareja no le agradará ver en tu muro una foto en la que aparezcas con tu ex de hacer 4 años. 

 K Si hay confianza no hay problema: 

 Cuando alguien es víctima de una infidelidad y se entera suele alegar: “lo sabía”, y es que todos tenemos un sexto sentido para el tema, solemos conocer a nuestra pareja y saber también de lo que es capaz. Si bien las redes sociales son una forma de conectarse con el pasado, lo cierto es que si confías en tu pareja y sabes que no hay nada que temer todo irá bien. Maneja el asunto con calma y dale importancia solo a lo que la amerita.

  Es por ello que debemos mantener una comunicación constante y clara con nuestra pareja, en donde evitemos alimentar la duda y los celos y más bien le demos a nuestra pareja la seguridad que necesita para sentirse a gusto a nuestro lado.

 

¿Unión Libre o Matrimonio...?

Ambos tienen sus Ventajas y Desventajas, pero en los dos debe haber un compromiso moral

  Asegurarse de que encontraron a la pareja ideal y el rechazo a los formalismos sociales son las razones más comunes por las que algunas parejas deciden vivir en unión libre antes de casarse, ya sea civil o religiosamente.

   Pero lo cierto es que la vida en común, en unión libre o matrimonio, es la misma y ninguna situación es mejor que otra, coinciden terapeutas de pareja.

   Las relaciones de pareja siempre tienen una dosis de experimento y aventura y nada es certero, explica Valeria Villa, investigadora del Instituto de la Familia. “La unión libre tiene las mismas ventajas y desventajas que el matrimonio. En un estado o en el otro, las parejas deben aprender a convivir y a analizar las diferencias y buscar la manera de resolverlas” dice la experta.

   Villa indica que tanto las parejas que viven en unión libre como las casadas deben ser capaces de establecer una relación de armonía e igualdad de condiciones y en donde predominen los acuerdos mutuos y las negociaciones.

  “Los miembros de la pareja deben estar conscientes de que al unirse a otra persona, ya sea casado o solo en amasiato, se trata de vivir y convivir en un espacio nuevo en donde todas las reglas cambian. Así mismo no perder de vista que la separación es igual de dolorosa en ambos casos”, precisó Angélica García, terapeuta de parejas.

    La investigadora y terapeuta también comenta que tradicionalmente se creía que las parejas que establecían un contrato civil estaban más protegidas al asumir una serie de derechos y obligaciones. Sin embargo, asegura Villa, en la actualidad la legislación de prácticamente todos los países de occidente, también protegen a las parejas, mayormente a las mujeres, que viven en unión libre, así como a sus hijos.

   “Existe la fantasía de que la unión de las parejas es sólida y definitiva cuando se casan, pero datos de estadísticas oficiales del 2010 (INEGI) revelan que uno 50 por ciento de las parejas que contraen nupcias se divorcia”, señala.

  Y si bien esto es verdad, también lo es, de acuerdo con datos del mismo INEGI, que las parejas que viven en unión libre duran menos tiempo juntas que aquellas que se casan. “Cuando los miembros de la pareja tienen en la mente que solo están a prueba y que no hay nada formal es más fácil que su relación concluya”, puntualiza.

   La unión libre puede ser un paso en falso al matrimonio, donde la convivencia con tu pareja, puede ser solo una manera de dar tiempo y evitar dar el paso a una relación formal.

Convicción contra imposición

  Para Villa, no obstante que tanto el matrimonio como la unión libre tienen ventajas y desventajas, es muy importante que quienes deciden vivir en unión libre lo hagan por convicción y no por imposición de la otra parte, que suele ser principalmente del hombre, ya que esto provoca resentimientos en el miembro de la pareja que sí desea contraer nupcias.

  “Muchas mujeres acceden a vivir en unión libre con su pareja cuando en realidad desean casarse porque si no lo hacen consideran que no son lo suficientemente valiosas”, explica.

   Otro fenómeno que se presenta en las parejas que viven en unión libre es que cuando atraviesan por conflictos deciden casarse porque creen que el contrato acabará con los problemas, lo cual es una gran mentira.

   “El matrimonio es un ritual de pasaje, esto quiere decir que los miembros de la pareja dejan de ser solteros y lo anuncian socialmente. Y dentro de ese ritual, implícitamente también anuncian aquella mujer o tal varón me pertenece”.

   En suma, se puede decir que el vivir ya sea en unión libre o en matrimonio implica el compromiso moral y permanente entre un hombre y una mujer, para amarse respetarse por el resto de la vida.

 

Don "Ego" Implacable enemigo de la pareja

No permitas que éste se interponga en tu relación!

El ego es un enemigo invisible que puede invadir tu relación y desviarlos del camino de la felicidad, el amor y el respeto. Lo mismo que los celos, la desconfianza y la infidelidad. Cuando hablamos de ego, en este artículo no nos referiremos particularmente a la vanidad personal, a esa percepción de superioridad, sino mas bien a el egoísmo, ese sentimiento habitual entre las parejas que no tienen un proyecto en común, como por ejemplo cuando uno de los dos quiere estudiar o superarse para tener mejores oportunidades y él o ella se conforma con lo que tienen y no quiere hacer más. Y qué feo suena eso ¿verdad?... Pero aunque no debiera ser así, es algo que les sucede a muchas parejas hoy en día.

  Se supone que cuando realmente existe el amor en la pareja, no hay egoísmo y cada uno vela por el bienestar del otro, procura dar lo mejor de sí mismo, es algo recíproco, pero si en uno de los dos existe el peligroso egoísmo, entonces todo esto son simples palabras.

  Y es que el ególatra solo piensa en su propio bienestar, y en las cosas que a éste le hacen sentirse bien, descuidando completamente las necesidades de la otra persona y hasta del matrimonio como tal, y con esto no me refiero a que uno tenga que pasarse el día buscando la forma de satisfacer las necesidades de la pareja, no, sino que debe haber un equilibrio en lo que ‘uno quiere o desea y en satisfacer lo que nuestra pareja quiere o desea’.

  En definitiva, el egoísmo es un sentimiento insano en toda persona.  Y en el caso del ególatra debe entender que lo que hace va en perjuicio de la relación y la pone en riesgo.

  Hay gente (principalmente hombres) que al comprometerse a tener una relación de pareja, no cumplen su papel y no se sienten como que son ‘una parte de la misma’, sino que se centran en gustos, necesidades y proyectos en los que pareciera ser ellos los únicos que cuentan en la relación y sin importar cómo se siente la otra persona, y claro, esto, aparte de que incomoda a la pareja y no es justo, ocasiona conflictos y resentimientos.

 Primero, porque centrándote en ti mismo no solucionarás absolutamente nada, mejor dicho: crearás una distancia más grande en la pareja, debido a que ambos, concentrados en sus propias necesidades, proyectos, gustos y pretenciones, pondrán a su pareja en un segundo plano, y en un descuido, hasta en un tercero. 

   Por otro lado,  olvida que tú puedas hacer cambiar a tu pareja, porque eso es de lo más absurdo que se pueda pensar, solo será un gran desgaste de energía de tu parte, porque no se puede cambiar a una persona, si acaso modificar un poco las actitudes, conductas, gustos, etc. 

   Por eso es fundamental que el egoísmo se sepa sobrellevar entre ambas partes y en ambos sentidos y si perciben que el matrimonio tambalea, una de las mejores maneras para hacer que tú pareja entienda que la relación se está viniendo abajo debido a su ego es que seas claro con él/ella y le digas: “Oye, tu comportamiento no está aportando nada satisfactorio en el crecimiento de nuestra relación ¿Qué podemos hacer para mejorar juntos ese comportamiento?” o “Me gustaría que.... (y explicarle bien tus deseos y el porqué)”

  Haciendo esto se estará poniendo sobreaviso de que algo anda mal en la relación y de paso le darás a entender que no estará solo en el cambio de su comportamiento, allí estarás tú para tenderle la mano cuando se necesite. Es una manera efectiva donde los dos, unidos pueden emprende un proceso de rehabilitación a su relación.

   Ahora bien, si están pasando por una situación así, es fundamental evaluar si realmente ambos en la pareja están enamorados. Porque cuando surgen estas diferencias y si no se está enamorado, puede dificultar más el resolver el problema.

  Y si creen no poder resolver solos ese ‘‘choque de egoísmos’’, es recomendable acudir a un terapeuta que los guíe por el mejor camino... No permitas que Don Ego se interponga en tu relación!

 Buena suerte!

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux