De mujer a mujer

Soltería después de los 30’...

Las chicas de hoy contraen matrimonio a mayor edad... Pros y contras de esta modalidad

Por: Mari Lau

Hola, amiga, cada vez más chicas están convencidas de que el camino a la felicidad no es necesariamente el camino hacia el altar, la soltería después de los treinta es uno de los prejuicios que deben enfrentar muchas mujeres. Ya que el reloj biológico, la familia y la autocrítica constante de ‘cuándo vas a sentar cabeza y casarte’, son temas que atormentan a la mujer de hoy que ya pasó los 35’... “El matrimonio jamás se había retrasado tanto, ni había sido tan poco frecuente en toda la historia”, dice Rebecca Traister, autora de cuatro libros acerca de las mujeres que se casan ‘mayores’ o no se casan. 

  ¿Te interesa o sientes curiosidad por el tema?... Bueno, sírvete un cafecito y comencemos...

  Cuando eras apenas una niña uno de los juegos preferidos era jugar a casarte, tener un marido, un bebé... Porque fue eso con lo que te criaron, te inculcaron que una cierta edad tenías que casarte, tener una casa, hijos y hasta perro, pero eso ha venido cambiando y hoy las prioridades de muchas mujeres, ya son otras. Esto es en parte porque la mujer, como persona y ser individual, ya no necesita del matrimonio para sentirse completa y puede ser que se haya dado cuenta de que el plan tradicional que usaron sus padres a ella no le funciona.

  Es muy usual y hasta cierto punto normal, que al llegar a los treinta las mujeres se pongan más exigentes en la elección de sus parejas, mientras que por lo general los hombres todavía no tienen la madurez suficiente como para asumir un compromiso, por eso han postergado el hecho de casarse. Pero la diferencia es que el hombre puede postergarlo el tiempo que quiera, en cambio la mujer no puede porque avanza su reloj biológico; ahí ella se da cuenta que quiere hijos pero no tiene con quién...!

 Es indudable que el concepto de matrimonio ha cambiado con las generaciones. Antes para casi toda mujer, era la meta a la cual llegar para consumar una vida en pareja y en familia. Sin embargo, muchas mujeres y hombres ya no lo consideran esencial para la realización personal.

  Esto se debe a infinidad de factores entre los que se destaca la gran cantidad de divorcios. Y es que el divorcio no es la simple disolución de la unión sentimental sino una serie de problemas legales que acompañan a este segundo paso.  

Es un hecho que las mujeres buscan una realización tanto profesional como personal, por lo que en ocasiones el matrimonio pasa a un segundo plano, y más cuando se ve que es un hecho que las mujeres libres de compromisos matrimoniales suelen ser aún más activas en cuestiones laborales. Estas tendencias han hecho que la mujer haya cambiado sus metas y perspectivas de vida. El matrimonio ya no es la base para muchas que prefieren ser exitosas a nivel profesional.

 En conclusión, la mezcla de un claro deseo de superación profesional y una mayor oferta laboral para las solteras, hacen que no pocas mujeres desechen la idea del matrimonio.

 Otro gran factor de la tendencia a la soltería es que las mujeres actuales ya no requieren de un esposo o pareja estable para procrear hijos. Su instinto maternal ya no va de la mano con el matrimonio, ya que con la llegada de la inseminación artificial, las mujeres solo necesitan acudir a un banco de esperma, cumplir con los requisitos legales, éticos y económicos y someterse al proceso de embarazo. Y listo!... Cumplen con su instinto maternal!

  Esto es un gran impacto para la concepción tradicional de la familia.

  Estas son algunas de las causas por las que en este tercer milenio, es más común ver a mujeres que se casan de mayor edad que antes o de plano no se casan. Por eso con frecuencia se puede ver bodas de treintañeras y grupos numerosos de mujeres maduras que siguen solteras. Y es que hoy, casarse era el primer paso hacia la adultez y para muchas, es casi el último.  Por lo que pienso... Y ¿Qué sucede con las de 35’ o más que si quieren casarse ya no encuentran el candidato ideal? Porque los hombres también cambiaron sus perspectivas, y la gran mayoría de ellos, a esa edad o están casados o separados, divorciados, y con miles de problemas con sus ex... Qué flojera!

   Buena suerte y hasta la próxima!

¿Por qué me hace sentir que no me entiende?

Si somos pareja y hablamos el mismo idioma...

Por Mari Lau

Hola amiga, ¿Cuántas veces hemos sentido que no somos comprendidas o como que hablamos idiomas diferentes a la hora de comunicarnos?, esto, aunque no lo creas, es más común de lo que piensas.... Los hombres parecen de otro planeta.

  “Mi pareja no me entiende”... Esta simple frase contiene una de las frustraciones más profundas que se pueden sentir estando en pareja.

  Y es que la sensación de sentirte incomprendida, va acompañada de una cierta incredulidad, sorpresa y desazón.  ¿Cómo puede ser que mi pareja no me entienda? es algo extraño de concebir en el amor, algo que causa cierta ansiedad y tristeza. 

   La sensación de que tu pareja no te comprende tiene mucho que ver con la claridad, fíjate bien, con la claridad con la que tú estás exponiéndole lo que deseas. Ya sé que esto suena un poco raro, pero te voy a decir una cosa: la realidad es que hombres y mujeres pensamos muy distinto y ese pensamiento nos lleva a actuar de manera diferente.

  Algo que te pudiera ayudar a entender el porqué no te sientes comprendida por tu pareja es analizar si hablas -o gritas, que es lo más común- cuando estás enojada, o esperas el momento apropiado de conversar del tema... En lo personal creo que lo mejor sería esperar unos minutos y buscar un momento oportuno en el que estés tranquila para poder hablar con tu pareja y a su vez él esté dispuesto a escuchar.

  Así que, si ambos están dispuestos a platicar sobre lo que te inquieta o acerca del porqué te sientes incomprendida, también traten de ponerse de acuerdo para hablar fuera de distracciones, de televisión o de cualquier otra distracción, eso incluye a hijos y familiares. Y ya estando ‘solitos’ y una vez lograda su atención empieza a plantearle los temas, pero ojo, no utilizar términos de reproche, sino algo conciliador como: “Oye, me he dado cuenta que...” “Está pasando esto...” ‘Ya viste esto...” “Me preocupa esta parte...”

  Si te fijas, ninguna de estas palabras lleva entredicho el reclamo, a diferencia que si tú utilizaras frases como: “Es que tú siempre haces esto...”, “ Ya me cansé...”, “Eres un desconsiderado”, “Por más que te lo digo de una manera o de otra, pero tú no me prestas atención...”

  Aquí ya estamos hablando de reclamos o reproches y con ello te estás metiendo en muchísimas complicaciones. Por eso te invito a que analices y veas cómo está afectando la comunicación con tu pareja.

  Cuando estamos reclamando a nuestra pareja es muy difícil llegar a un arreglo. Y si tu intención es que él se dé cuenta de algo, pero utilizas palabras de reclamo, con eso en lugar de solucionar algo, van a aumentar los problemas porque él se sentirá atacado.

   Por eso es muy importante que utilices las palabras adecuadas. El éxito de la comunicación inicia contigo, entre más específica y clara seas con las palabras que usas, describiendo exactamente cómo te sientes y qué quieres, vas a obtener mejores resultados.

  Expresar las emociones sin miedo, pero de una manera equilibrada y adecuada, es una garantía para que la relación se desarrolle con éxito y armonía. Por otra parte, queda claro que la forma de llegar a una relación sana pasa por una comunicación abierta, la cual implica el conocimiento y comprensión de la forma de sentir de nuestra pareja, para así poder tener un buen entendimiento y solucionar nuestros conflictos de una manera rápida y sencilla.

  No te desesperes, respira, respira y respira antes de comenzar a gritar... El que le grites no va a hacer que te entienda...

   Buena suerte y hasta la próxima!

6 Mitos y Verdades en lo que a ejercicios se refiere

Hola, amiga, en la actualidad buscamos una vida más saludable, por lo que hacemos diferentes actividades físicas, zumba, pesas, cardio, yoga, hasta tomas clases de baile.

  Buscas ponerte en forma, y tal vez no estés viendo los resultados que esperabas, por lo que hoy te contaré cuáles son los mitos y realidades del por qué puede ser que estés haciendo las cosas de una forma incorrecta, y pueden estar dañando tu salud. 

   Sírvete tu café y Comencemos...

  A nivel físico hacer algún deporte con regularidad ayuda a prevenir la obesidad, las enfermedades coronarias y la osteoporosis. Además en el ámbito mental, ayuda evitar la depresión, mejorar la coordinación, regula el sueño y te hace sentir genial. 

Mito #1

¿Hay que sudar mucho para perder peso?

FALSO. El ejercicio no es más eficaz por usar fajas reductivas o pasar horas en el sauna. ¡No se trata de sufrir! Si quieres perder peso, sigue una dieta equilibrada y entrena en condiciones adecuadas.

   Las que intentan sudar lo más posible pierden agua, y en cuanto se reponen los líquidos se recupera el peso, por lo que corres el riesgo de deshidratarte, tener diferencias de sodio y potasio, que te ocasionarán severos calambres. Además de impedirte que quemes grasa.

Mito #2

“Si no puedes ir al gym diario, ve un día y trabaja más”

FALSO. La actividad física no es acumulativa, quienes hacen ejercicio una sola vez a la semana con una intensidad inadecuada, a la larga pueden tener problemas del corazón y lesiones. Hay que graduar las secciones de ejercicio, por ejemplo tres veces por semana hasta que tu cuerpo se adapte.

Mito #3

“El cuerpo sigue quemando calorías después de hacer ejercicios”

CIERTO. Los resultados de diferentes estudios revelan que cuando se practica ejercicio regularmente, se aumenta la capacidad del organismo para quemar grasas y azucares.

Mito #4

“Si comes luego de hacer ejercicios, engordas el doble”

FALSO. Aquí voy a hacer una aclaración importante... comer sanamente luego de hacer ejercicios ayuda a mantener activo el metabolismo y evita que se utilice la proteína de los músculos como energía. Pero no se vale que luego de hacer tu actividad física vayas por una suculenta hamburguesa.

Mito #5

“No funciona si luego de hacer ejercicios comes en exceso”

CIERTO. Como te decía en el punto anterior todo depende de lo que se consuma luego de hacer ejercicio, porque si comes con inteligencia, no tienes de que preocuparte, es normal sentir hambre, sin embargo devorarte lo primero que encuentres obviamente no es recomendable y a su vez no verás resultados favorables.

  La pérdida de peso depende de la combinación de alimentación y ejercicio, por eso es muy importante llevar una dieta coherente. Igual, todo esto consúltalo con tu médico.

Mito #6

“Sólo haciendo abdominales bajarás la pancita”

FALSO. Para reducir el vientre, hace falta realizar ejercicio y dieta. Practica actividades aeróbicas, como elíptica, escaladora o bien, toma clases de baile con regularidad.

  Los abdominales también ayudan, de hecho los entrenadores recomiendan que cuando hagas cualquier tipo de ejercicios mantengas contraído los músculos  de tu abdomen, esto te dará más estabilidad corporal, mejor postura y por supuesto un vientre plano.

  Espero que estas aclaraciones te sean de ayuda para que puedas lograr tus metas, nunca es tarde para comenzar y con sólo tres veces a la semana tienes para crear el hábito de hacer ejercicio,  además mantén una dieta equilibrada y una buena hidratación.

  Si no tienes tiempo para ir al gym, con subir y bajar las escaleras tendrás.

   Buena suerte y hasta la próxima!

El Sindrome de la Inseguridad

El Miedo a tomar "el toro por los cuernos", a ser independientes a ser exitosas!

Por Mari Lau

Hola, amiga, actualmente vemos desempeñando cargos ejecutivos, encargadas y de gerentes a mujeres, que a nuestros ojos son exitosas e inteligentes... Pero, en realidad algunas de ellas sufren el síndrome de la inseguridad, sí, así mismo... le tienen miedo a ser exitosas, no se la creen de que pueden hacer igual o mejor el trabajo de un hombre. En su interior tienen un problema enorme de falta de confianza en sí mismas.

  Ahora sí, ve por tu café para que tengamos nuestra tan esperada charla entre amigas, que en esta oportunidad quiero dirigirme a todas esas mujeres con poca confianza que no quieren crecer por miedo al realizarse. 

    Comencemos...

  En alguna oportunidad escuche algo así como...  Algunas veces me da miedo tocar puertas, porque estoy segura de que se abrirán, ¿y luego qué?... Esta mujer tenía pánico a ser exitosa, lo que se conoce como el síndrome de Aquiles. ¿Y eso qué significa? te preguntarás, te cuento. Significa: «Aquello a lo que uno se resiste».  Es decir, cualquier trabajador tiene una debilidad que dificulta su vida profesional y dicha debilidad no desaparece por el simple hecho de cambiar de trabajo o que le digan una y otra vez que es la mejor. Cuando tu mecanismo de defensa para protegerte de un malestar emocional que vives en horario de oficina es taparlo e ignorarlo, entonces, estás logrando que tu talón de Aquiles sea cada vez, más y más fuerte.

   Para que quede claro, Por ejemplo, una persona que tiene miedo a hacer el ridículo en una reunión de trabajo, nunca toma la palabra para aportar sus ideas y siempre se queda en un segundo plano. Sin embargo, esta actitud le lleva a encerrarse en sí misma y a frustrarse por sentir que sus ideas no se tienen en cuenta en esa empresa. Esa mujer empieza a sentirse invisible sin darse cuenta de que se puede afrontar la situación con otra actitud.

   Del mismo modo, las que tienen miedo a los conflictos, siempre se callan lo que piensan en una discusión laboral con un compañero. Esta tendencia a evitar el conflicto conduce a la persona al sufrimiento y a la ansiedad.

   Todo aquello que reprimes se hace más y más fuerte. Por lo tanto, se convierte en ese talón de Aquiles que dificulta tu vida laboral.

  Ahora la primer pregunta importante que te voy a hacer es... ¿Qué es el éxito para ti?, ¿Lo has logrado?... 

   El miedo al éxito es uno de los obstáculos más repetidos. Este miedo puede ser causado por diversos factores. Lo cierto es que el miedo al éxito te está deteniendo y ya sabes que en la vida el quedarte inmóvil es sinónimo de dar pasos hacia atrás. Y eso no te lo puedes permitir.

   Por lo que hoy te propongo que analices cuáles son tus metas, y tus miedos, y yo te daré algunas ideas para que superes todos esos obstáculos mentales que tú misma te pones. 

  Evalúa tu meta. Cuando quieres ser, hacer o tener algo es muy importante evaluarlo y tenerlo claro. ¿Es lo que AMAS hacer? Algunas veces estamos tratando de hacer algo solo porque somos buenos en eso, o porque pensamos que es la mejor forma de hacer dinero o estar en la posición que estamos buscando. O quizá porque tus padres o tu familia piensa que es lo mejor para ti. Haz lo que amas hacer y disfruta cada paso del camino.

  Enfócate en lo que quieres no en tu miedo. Cualquier cosa en la que te enfoques atraerás más de eso a tu vida. Si enfocas tu atención en tus miedos te paralizarás y evitarás cualquier acción. ¡Relájate y prepárate para actuar!

  Usa tu imaginación para verte a ti misma siendo, haciendo y teniendo lo que quieres, no olvides divertirte con ello. Practica viéndote en la situación que te asusta. Juega con todas las cosas que pueden pasarte, exagéralas y ríete de ellas. Te sentirás mejor y estarás lista para actuar en el momento que lo decidas.

  Abraza tus miedos. Creo que tener miedo a algo es parte de la vida. El miedo es un sentimiento que viene de tu mente subconsciente y tú tienes la habilidad de transformar ese sentimiento en una emoción positiva que te haga actuar a tu favor y no en contra de tus deseos. Solo necesitamos estar conscientes de esto. No permitas que tu miedo sea un obstáculo para conseguir lo que quieres, mejor úsalo a tu favor.

  Ámate a ti misma y cree que mereces ser exitoso en todo lo que hagas. Sé agradecida por las cosas que tienes y las que están por venir día con día. ¡Estás aquí para ser una ganadora, solo necesitas creértelo!

   Tú puedes lograr todo lo que te propongas en la vida, no te detengas.   Buena suerte y hasta la próxima!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux