El espacio del bohemio

Amado Universo

Amado Universo

Por: Estela García V.

Nunca traiciones a un amigo
nunca traiciones a un hermano
¿qué pues? Mira que el Universo
sin condiciones siempre te da la mano.
Cuando tú veas que todo va mal,
mira que el Universo se porta igual
él nunca te desampara
él nunca se hace para atrás,
sigue con complacencia
te portes bien o te portes mal.
Nunca intoxiques al Universo,
lo que te sobre o no quieras,
 ponlo a reciclar
no lo culpes porque te va mal,
así o tal, deja rencor y  queja,
siempre te dará otra oportunidad
Dite siempre a ti mismo;
todo me debe agradar,
y al género humano,
tolerar, respetar y perdonar.

Mañana

Autor: Claudia Zunig

Pasé todos mis ciclos preguntando
¿cómo podré vivir un mañana mejor?
y aunque la vida se esté encargando
de quitarme las piedras del camino
aún no encuentro la solución...
Ya cuando el mañana se hace hoy
añoro seguir preguntando
para poder aclarar quién soy
y luchar por un mañana mejor.

 

Corazón Partido

Autor: Néstor Alma

Hubo una vez un corazón
nacido de dos medios corazones,
una mitad era tu mundo de ilusiones
y la otra fue, mi verso y mi razón.
Nos gozábamos al dar felicidad
caminando con la frente por los cielos,
no existían los reproches, ni los celos,
sino sólo alcanzar la inmensidad.
Tu latido, me infundía la sangre nueva
que rimara con tu nombre una canción
mi latido, te llevaba hasta el rincón
donde a diario, el cariño se renueva.
Mas, la ciencia del humano destruyó
con sus reglas y limítrofes afrentas
lo que Dios en aquel tiempo construyó
y por las leyes es que ahora te me ausentas.
Pero les digo, que podrán poner barreras,
y dividir el corazón que hemos formado,
tú y yo, latiendo en separado,
derribamos el blasón de sus cegueras.

Sirena

Autor:  Moisés Alpírez

Una hermosura llega

con un sensual caminar

y yo como hipnotizado

no la dejo de mirar.

Bella, linda mujer

con su matiz de princesa

y una sonrisa agradable

sus ojos color azul.

Despiertan mi alma entera

no dejando de  pensar

en la costeña morena

una sirena en el mar.

Inocente Criatura

Autor: Gladys Mancía

Sentada en la puerta un día,
en su casa se encontraba
una inocente criatura
de apenas unos cuatro años.
¿Qué hacía? Me pregunté,
con sus manitas cruzadas
con sus piecitos desnudos,
y su carita manchada.
Yo la veía cansada,
y muy triste la mirada,
pensé que ella esperaba
a alguien que la ayudara.
Me acerqué hasta tocarla
y ella me miró asustada,
¡vamos adentro -me dijo-
que mi madre no me habla!
¡Entré y qué susto llevé
al ver un cuerpo en la cama!
Ella me dijo: “Es mi madre,
que está enojada y no me habla”.

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux