El espacio del bohemio

Una Tarde Fría

Por: Trinidad López C.

Un veintidós de diciembre

que nunca voy a olvidar

la gente parecía un enjambre

caminar en la orilla del mar.

La tarde se sentía friolenta

que incomodaba poder andar

las olas estaban violentas, 

y salpicaban al golpetear.

El mar ya se miraba sediento

por mucho tiempo sin llover,

las gaviotas en el viento

volaban sin poderse detener.

La gente andaba intranquila

que el sol se miraba esconder,

la luna se encontraba dormida

soñando salir al anochecer.

Qué bonitos se ven los mares

de una tarde fría sin el sol,

aquí mueren tristezas y males

mirar el océano es un esplendor.

 

Ahora Sí

Autor: Jofraba

Ahora sí,
tendré que guardar tu nombre
en el baúl del olvido...
Ahora sí,
aunque te extrañe y te asombre
te digo adiós convencido
que tu amor no es para mí,
pero qué le voy a hacer
si ya tienes otro hombre,
tenía que ser así.
Me despido sin rencores
deseándote buena suerte,
fue tan bonito tenerte
y gozar de tus primores,
mi corazón conmovido
llora al mirarte partir.
Para siempre, adiós te digo,
muñeca de mis amores...
Siempre te recordaré
y en mis noches de nostalgia
remirando tu retrato
tus poemas leeré.
Fuiste un sueño tan hermoso
del que ahora desperté!!

Cielito Lindo

Por: Luz Ma. Torres Tamayo

Ahora sí cielito lindo 

donde no llovía, llovió,

Donde todo era sequía

el aguacero cayó.

Europa ya va pa’fuera

 América sorprendió.

No les caiga de sorpresa

si en América hay campeón.

Quizá algunos de los nuestros

sea el próximo ganador.

pero esa copa tan deseada

no se la llevará el tricolor.

Ojalá que a Memo Ochoa 

no le hubieran metido gol.

Pero como así sucedió 

no es porque el Piojo falló.

Los árbitros no eran buenos

y eso poco ayudó.

El Tri hizo bien su trabajo

dio todo su corazón.

El amanecer de mi pueblo

Amanece y con la aurora
salen los relucientes rayos de sol.
Qué hermoso amanecer
cuando por un costado de mi pueblo
sale la cara del sol.
Y a lo lejos se ven los campos
llenos de verde trigal,
se reflejan como pequeñas
esmeraldas cristalinas
a los rayos del sol al caer.
Y a la sombra de un árbol
junto a un verde trigal,
se encuentra un niño que sueña
que es un mago y
todo lo hace real.
Y a lo lejos se ve
la cúpula de la iglesia
con sus campanas repicar
y las casas de tejado rojizo
con sus calles empedradas
dan un hermosa lugar.
Y al centro está el kiosco
en el jardín del pueblo
donde se puede soñar.
Hoy amanece de nuevo
y el canto del gallo
me hace despertar.
Hoy todo parece cambiado
y no estoy en ese lugar,
pero es bonito recordar.

Por: Juan O. Martínez

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux