Doctora consejos

Está indecisa: un esposo infiel o un amante fiel

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

 Querida Doctora Consejos:

Estoy casada hace 33 años. En los primeros meses mi esposo me engañó. Éramos muy felices hasta el día que lo supe, nunca le faltó nada, siempre tenía casa limpia y comida a tiempo, tampoco me vio desarreglada.

 La mujer con la que está mi esposo sabía que él era casado porque me vio embarazada, tuvimos cuatro hijos y ella tuvo una niña de él. Todo el tiempo me daba la espalda en la cama, los hijos fueron pura chiripa porque tal vez, cuando ellos tenían problemas, él tenía relaciones conmigo.

 Pasaron los años y nunca la dejó, creo que lo de ellos fue un amor verdadero. No así conmigo, aunque yo me casé muy enamorada.

  En mi casa nunca faltó la comunicación, pero él me evadía, un día me dijo que lo dejara en paz, que hiciera lo que quisiera porque no le importaba. Entonces humillada y con el ánimo por los suelos, decidí salir para desahogarme, entonces fui con una amiga a un salón de baile y ahí conocí a “José”.

 Me contó su vida, le conté la mía e intercambiamos teléfonos, hicimos una bonita amistad, nunca me faltó al respeto.

  Un día me dijo que ya no quería estar solo y que nos juntáramos. Yo acepté y hablé con mi esposo, él no me creía, le marqué a José y lo comuniqué con mi esposo; hablaron y dejé a mi esposo.

 Mi relación con José duró poco porque es muy celoso, me quitaba el teléfono para revisarlo, se enojaba porque yo hablaba con mi esposo. Le expliqué que necesitábamos hablar de los hijos, por otro lado mi esposo me decía que regresara a vivir con él, me dio llave para entrar a la casa, volví a la casa. José se puso mal porque lo había dejado, hablé con él para que no hiciera tonterías, le dije que lo amaba y que siempre lo iba a amar pero que mi esposo tiene diabetes y está muy flaco.

 Por un lado mi esposo y por el otro José, actualmente vivo con mi esposo pero él sigue igual con lo mismo. Al principio de mi regreso, todo estaba bien, pero luego volvió a lo de siempre. Sigo teniendo comunicación con José y él me dice que me va a esperar. Espero su consejo.           --- Marina

     Querida Marina:

  Vamos a analizar tu situación. Por un lado tienes a un esposo que ha sido déspota e infiel. Que siempre te hizo a un lado y te puso en segundo término. Por otro lado tienes a un hombre que te ama y al cual amas y que dice que te va a esperar y que lo ha cumplido. Cierto que los celos de José son un problema, pero si te pones en sus zapatos, quizá José tenga un poco de razón al sentir celos porque siempre seguiste hablando con el esposo que a todas luces estaba tratando de recuperarte (y porque al final regresaste con él). Yo en tu lugar regresaba con José y cortaba de tajo la relación con tu esposo (incluso me divorciaba). Yo trataría de darle seguridad a José y de fortalecer la relación con él para que los celos se esfumaran. Con José tienes la oportunidad de disfrutar de una relación de pareja con amor, con compañerismo y con respeto. En cuanto a tu esposo, yo me haría a un lado y dejaría que ahora que está en enfermedad lo cuidara la que lo gozó en salud. Esa mujer que, en tus propias palabras, “fue su verdadero amor”. Te deseo buena suerte.
 

Sufre por un viejo amor que ahora está comprometido

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora Consejos:
 Es una fortuna contar con personas como usted, siempre dispuestas a ayudar a los demás.

 Necesito de su consejo desesperadamente.

  Hace 10 años conocí a un muchacho y tuvimos una relación muy bonita, fuimos novios por un tiempo, pero después nos separamos. Después nos volvimos a encontrar, él me dijo que durante ese tiempo había tenido otra relación, que ella estaba embarazada y que no la iba a dejar sola.

  Hace unos días lo volví a ver, iba con su familia. Me sonrió y sentí ganas de ir hacia él, abrazarlo, decirle que lo amaba, que nunca lo había olvidado.

 Yo sé que él aún siente algo por mí también; me sentí tan feliz de verlo, pero muy triste de no poder hablarle. Ya no sé qué hacer con este amor que no me deja ser feliz. Lo extraño demasiado, lo tengo metido en el corazón y no sé cómo olvidarlo.

 Ahora necesito de su consejo, no para olvidarlo, sino para aprender a vivir sin él.

 Muchas gracias por su tiempo.
--- Laura

Querida Laura:
El recuerdo de un amor que no pudo ser siempre es agridulce.

 ¿Cómo aprendes a vivir sin él?, es fácil, lo haces un día a la vez.

 Cada día te levantas con la alegría de haberlo conocido, de haberlo amado y de saber que es feliz en su nuevo camino. Y ese día, nada más por ese día, tratas tú también de ser feliz y de transformar el amor que sientes por él, en productividad y servicio para los seres que te rodean.

 Tú puedes hacer que el amor que sientes por él se convierta en un motor positivo en tu vida, no tienes que reprimir ese amor, ni tratar de olvidarlo, tienes que aprender a transformarlo en un amor que puedas repartir con tus seres queridos.

 De esa manera harás honor a la relación tan linda que algún día tuviste con esa persona.

  Cuídate y sé feliz.

Su esposo es adicto y ella está desesperada

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora Consejos:

  Agradezco mucho su atención a esta carta y de verdad confío en que usted puede ayudarme.

 Tengo 17 años con mi pareja, no estamos casados, tenemos dos hermosos hijos que, gracias a Dios, son buenos y estudiosos. El es alcohólico y adicto a la cocaína, cuando lo conocí, no hacía esto, pero tres años después empezó a tomar. Conforme pasaron los años fue aumentando el alcohol y las drogas.

 Por los últimos 7 u 8 años, se sale y regresa hasta el día siguiente por la mañana, ya estoy cansada de esto pero, desgraciadamente, no me puedo ir de la casa porque mis hijos son menores de edad, además no estoy legal en este país y tengo problemas médicos.

 El paga el seguro médico ya que yo no puedo trabajar, es muy buena persona, trabajador y le gusta ayudar a la gente; en lo material no nos falta nada, yo necesito su comprensión y respeto y no los tengo.

 Su familia está molesta conmigo, dicen que no le debo reprochar ni decir nada.

 Llevo muchos años con una depresión muy fuerte y a veces he pensado en el suicidio, no tengo a donde irme, no sé qué hacer con mi vida. Le agradecería su respuesta.

--- La Desesperada

Querida Desesperada:
 La fórmula más efectiva que he encontrado para cambiar lo que no nos gusta de los demás es iniciar un cambio dentro de uno mismo.

 Si quieres que tu esposo cambie, lo primero que tienes que preguntarte es: “¿Qué necesito yo cambiar de mí?”. Este es un concepto muy difícil de entender, pero si te concentras en superar tus problemas, te darás cuenta que al cambiar tú, la dinámica familiar empezará a cambiar también.

 Mira, esto es como un baile que tienen perfectamente ensayado. El toma, llega de madrugada, te enojas y le reprochas, él se siente mal, bebe más y se vuelve a ir; regresa más tarde y te enojas todavía más, y al día siguiente vuelven a empezar y así se van hundiendo cada vez más. Pero, si un día uno de ustedes hace algo para cambiar, el resultado será diferente.

 Dices que tienes años luchando contra la depresión, mi consejo es que enfoques tus esfuerzos en salir de la depresión. Busca información y ayuda para lograrlo, compra unas buenas vitaminas y haz un programa de ejercicio que relaje tu mente y active tu cuerpo.

 En cuanto a las adicciones de tu esposo, la mejor manera de enfrentarlas es pidiendo ayuda a Alanon, es un grupo no lucrativo que ayuda a familiares de adictos.

  Ellos te enseñarán mejor el concepto de que lo único que uno puede cambiar es la propia persona y te enseñarán cómo cambiar tu depresión por alegría de vivir.                 Te deseo buena suerte

El novio la traicionó y ella está confundida

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora:
 Tengo 24 años y una relación con mi novio desde hace cuatro.

 Unos días me voy a su casa y otros estoy en mi casa con mis papás. Lo que me sucedió hace meses fue que él empezó a coquetear con una mujer de la vida alegre y llegó a salir con ella, incluso tuvieron relaciones sexuales sin protección. Eso sólo duró 15 días, tuvimos muchos problemas, mas sin embargo yo no me daba cuenta de lo ocurrido y seguimos teniendo relaciones, a los pocos días me di cuenta de lo sucedido, discutimos y lo dejé.

 Yo no quería saber más de él, pasaron unos días y me buscó porque quería regresar conmigo. Me pidió que lo perdonara y yo en realidad no podía, hasta la fecha no puedo asimilar lo que hizo. Lo vi muy apenado, me dijo “quiero llevarte con la doctora para que te revise bien”.

 El pagó todos los gastos y afortunadamente no pasó a mayores, sólo tuve una infección de “Clamidia”, con tratamiento me alivié pronto.

 Todo volvió a la normalidad pero la verdad estoy confundida, cuando recuerdo todo me da mucho coraje con él y le digo muchas cosas, él sólo se queda callado, me dice: “olvídalo entre nosotros hay mucho futuro, tú eres todo para mí”.

 Entonces me calmo por un tiempo, pero después vuelvo a echárselo en cara. Un día llegó a buscarme a mi casa y le dije que ya no lo quería, que me sentía muy confundida, que nos diéramos un tiempo, que ya no quería verlo, que no volviera a mi casa.

 Como a los dos días, llega a mi casa, pregunta por mí y mi mamá me habla, salgo y él me da un anillo de compromiso, y me dijo: “quiero que tú seas la mamá de mis hijos. Quiero casarme contigo”.

  A mí me dio risa y a la vez emoción y lo acepté.

 Todavía no tenemos la fecha de matrimonio, pero la verdad sigo estando muy confundida.

 Mil gracias Doctora Consejos.

--- La Confundida

Querida Confundida
 La confianza es como un florero de cristal. Una vez que se quiebra, aunque se peguen todos los pedazos, ya nunca queda igual. Déjame decirte que el problema que yo veo está en tus sentimientos heridos.

  Adentro de tu corazón y tu mente han quedado grabados el dolor de la traición y la desconfianza que esto causa.

 El ya te pidió perdón, ahora lo que tú tienes que hacer es revisar tu corazón y sentimientos, si a lo largo de la vida que él te propone, esa desconfianza y ese dolor te van a estar asaltando, es mejor que termines el compromiso.

 Tu vida va a ser un infierno si te vas a estar atormentando por lo que él hizo. Por otro lado, si lo perdonas de verdad, de corazón y a solas con tu propia conciencia, entonces tendrás que soltar todo resentimiento y todo reproche y entrar al matrimonio con borrón y cuenta nueva.

  Lo que no se vale es que aceptes el anillo y la promesa de boda y trates de esconder tus sentimientos heridos para estarlos dejando salir a cada rato.

 En concreto: si lo perdonas de todo corazón, cásate con él y, como dice la Biblia, no vuelvas a recordar sus errores. Si de plano crees que es imposible volver a confiar en él y olvidar que te traicionó, entonces regrésale su anillo y no vuelvas la vista atrás.

Anunciese Advertise your Business

(323) 586-9199

4850 Gage Ave. Bell, CA 90201

Our Business is to bring YOU Business!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux