Doctora consejos

Tiene miedo que su esposa lo engañe, y por eso....

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

 Querida Doctora Consejos:
 Yo tengo 20 años de casado con mi esposa. Ella tiene 3 años trabajando, antes que ella trabajara yo fui con dos personas de esas que leen las cartas y nunca me salió nada malo, ahora que mi esposa está trabajando, he ido con cinco diferentes personas en diferentes lugares y todos me dicen lo mismo: que ella tiene un amante más joven que yo.

 Ella me dice que en el trabajo tiene amigos y que platica con un señor mayor de 60 años. Un día la vi cerrarle el ojo a ese señor, ya no quiero escuchar mentiras. Quiero saber si ella anda con otro o con ese señor. Gracias.                   --- El

Preguntón

Querido Preguntón:
   Tú quieres saber si tu esposa tiene otro señor y yo quiero saber ¿por qué andas buscándole tres pies al gato? En primer lugar andas consultando adivinas; para tu información, la adivinación es una práctica completamente inestable.

  Una “adivinadora” no puede adivinar el presente o futuro de otra persona, pero sí tiene la habilidad de conectarse con lo que está en la mente del consultante. Si en tu mente existe la sospecha de un engaño, la adivinadora va a percibir esa energía y te va a ofrecer que por tal o cual cantidad, ella te puede ayudar, ese es su negocio. Si ella te dijera que todo está bien, entonces no tendría negocio.

  Además, toda esa actitud de sospecha va a acabar por afectar tu relación con tu esposa, ese tiempo, energía y dinero que estás desperdiciando buscando un engaño, mejor dedícalo a construir un matrimonio feliz. Busca a tu esposa con buena actitud; cómprale flores, enamórala, llévala a bailar o al cine y a hazle el amor como si fuera la primera vez, en forma totalmente romántica.

  Repito: quítate de tonterías y dedícate a lo que verdaderamente vale la pena: a alimentar y aumentar el amor que has tenido con esta mujer por los últimos 20 años. Deseo que Dios te ilumine y que pongas manos a la obra para que conserves tu matrimonio y lo hagas feliz.

Se casó con ella sólo por tener papeles de inmigración

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

 Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora Consejos:

 Me siento estancada en algo que no tiene futuro. Soy una mujer de 40 años. Conocí a un hombre 11 años menor que yo, tuvimos un noviazgo de 11 meses y nos casamos hace más de año y medio.

 El era el hombre más comprensivo, amoroso, alegre, trabajador y honesto del mundo, el problema es que todo fue una farsa para obtener la residencia y venir a USA.  En marzo fui a celebrar mi cumpleaños con él a mi país de origen y descubrí que tenía a alguien más, una relación de tres años. Cuando lo confronté, reconoció que estaba con ella y me maltrató física y verbalmente. Volví a USA, puse la demanda de divorcio y cancelé el proceso de inmigración. El problema es que tengo mucha rabia, él me llamaba su “reina” y me decía: Que nunca había despertado al lado de otra mujer, que quería tener 3 hijos, que iba a ahorrar dinero para mudarnos cuando llegara aquí. Me llamaba por las noches para leer la Biblia, si no lo llamaba por lo menos cuatro veces al día, se enojaba. Trató muy bien a mi familia y mantenía contacto con ellos, me contaba todo sobre su vida. Cuando yo iba a mi país, me presentaba con familia y amigos como su esposa, hubo tantos detalles que no terminaría de mencionarlos.

 Yo creía que él era sincero, después que lo descubrí, me di cuenta que: Nos llevó a las dos al mismo hotel, quitó mis fotos y puso las de él y su amante en Facebook, me envió mensajes ofensivos y me dijo que entendiera que estaba enamorado de ella.

 Hace más de un mes que no me llama ni me escribe, estaremos divorciados en tres semanas, pero siento que él salió limpio después de tanto daño y mentiras.

 Yo creía ser su esposa, amiga, compañera y me desvivía por complacerlo, me casé con un hombre maravilloso y me estoy divorciando de un desconocido. Siento que él no merece ni mi sufrimiento ni mis lágrimas.

 Necesito su orientación. Gracias.        --- Rossi

Querida Rossi:

  Lamento mucho que estés sufriendo, pero me da un gusto inmenso que hayas descubierto a tiempo el engaño y que este vividor no se haya salido con la suya. Estoy de acuerdo contigo que esto fue un gran engaño y que es natural que sientas rabia y dolor, pero no estoy de acuerdo en que pienses que él salió tan limpio.

  El te perdió a ti, perdió tu amor y tu buena disposición, y lo peor es que también perdió la oportunidad de obtener una “green card”, un privilegio que millones de personas desearían tener.

 Si miras bien, cuando lo conociste él era un tramposo vestido de hombre honesto, ahora, cuando ustedes se han separado, a él no le queda ya nada, más que su propio yo y su falta de honestidad. El no tenía nada y sigue sin tenerlo, tú en cambio tienes tu buena posición, tus buenos sentimientos y siempre estás y vas a estar mucho mejor sin él.

  Deja que el tiempo pase y sane tus heridas, no llores por lo que perdiste, porque si lo miras bien: no perdiste nada que valiera la pena. Cuídate mucho y te deseo buena suerte.

Está desesperada porque su hijo es adicto al juego

Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida.

Por: Sylvia Carlock

Querida Doctora Consejos:

Me gusta mucho leer su columna por los consejos que da, ahora yo le escribo porque necesito urgente de uno de ellos.

Mi hijo más chico tiene 23 años, él dejó los estudios, no quiere trabajar y duerme todo el día. Se acuesta a dormir como a las 5 ó 6 de la mañana por estar toda la noche en la computadora, tiene vicio de jugar por el internet desde hace más o menos 8 años, pienso que es culpa mía por no haber estado al pendiente de él.

El estudiaba en una universidad en mi país, allá empezó con este vicio, al enterarme de esto, me lo traje a los EEUU con la esperanza que aquí iba a cambiar. Desafortunadamente no pudo entrar a la universidad aquí por su estado migratorio, empezó a trabajar, pero siempre encontró pretextos para dejar el trabajo.

Lo estuve presionando para que me ayudara con los gastos de la casa, pero no hizo caso. Para alimentar su vicio, agarra mis tarjetas de crédito. En vez de salir adelante, me ha endeudado. Le amenacé con echarlo de la casa y no veo la manera que deje el juego. Le corté el internet, pero él lo volvió a conectar. Ahora él lo paga, ya que una o dos veces a la semana arregla computadoras y se gana un dinero. He discutido mucho con él. Le he hablado, suplicado y llorado, pero sigue con su adicción. Personas a mi alrededor me dicen que para que él cambie tengo que cambiar yo primero, pues a última hora la que resuelve sus problemas soy yo. He pensado romperle la computadora y sacar su ropa a la calle, pero me falta valor y desearía saber si hay otra alternativa a todo esto. Mucho le agradeceré que me brinde su consejo.         --- S.T.

Querida S.T:

No se te ocurra romper la computadora y aventar las ropas a la calle, eso sería abrir una guerra donde no hay ganadores. Yo estoy de acuerdo que quien tiene que cambiar eres tú, no él.

Déjame explicarte algo: Un adicto, no importa si es al alcohol, drogas o juego, siempre tiene una contraparte que es el “rescatador”. Ambas partes se mueven en un círculo enfermizo de persecución, rescate y promesas fallidas. Ese círculo es inacabable y no conduce a ningún lugar. Entre más lo persigas, más lo afianzarás en su vicio. Si él no tiene la cordura o interés de romper el círculo, tú eres quien tiene que hacerlo. La forma de romper ese círculo destructivo es dejar de perseguirlo. Deja de tratar de cambiarlo. Respétalo. El ya es un adulto y tiene derecho a llevar su vida como mejor le plazca, tú solamente tienes dos opciones: lo dejas vivir en paz en tu casa o lo sacas en paz de tu casa. Y cuando digo “en paz”, quiero decir: sin reproches, ni gritos, ni acusaciones.

Para tomar ese paso primero tienes que calmarte. Después piensa bien lo que quieres hacer. Si estás dispuesta a dejarlo que viva en tu casa, pagando su internet y jugando toda la noche, sin molestarlo, entonces protege tus tarjetas de crédito para que no estén a su alcance. Si de plano sientes que no puedes soportarlo en tu casa, entonces habla con calma con él, y dale una fecha para que se salga de tu casa. Se amorosa, pero muy FIRME y déjalo que vuele por su cuenta. Busca cerca de tu hogar un grupo de ALANON donde acuden familiares de personas adictas para aprender a respetar y dejar de rescatar al adicto.

Envía tu caso por correo a: 7271 Garden Grove Blvd. Unit -E, Garden Grove, CA 92841 ó This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Tiene un buen esposo y no sabe apreciarlo

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. Los casos de hoy son:

 Por: Silvia Carlock

Querida Doctora Consejos:
  Me gustan y admiro mucho los consejos que da a través de esta columna, es por eso que me atrevo a escribirle para pedirle para que me diga algo, o me regañe.

  Tengo 20 años de casada y a veces me siento un mueble en mi casa. Mi esposo es muy bueno en todo menos en la intimidad, no es cariñoso ni platicador. Yo quisiera sentirme amada. El me dice que me quiere.

  Hace tres años conocí a un señor, platicamos y le conté mis deseos de sentirme amada en la intimidad, ofreció ayudarme, me pidió que nos juntáramos los tres. El es un ministro de la iglesia, pero mi esposo no quiso; él y yo seguimos platicando y empezamos a salir, hasta que llegamos a la intimidad. El sí me escucha, es muy tierno, cariñoso y me hace sentir bien, me propuso que nos juntáramos a vivir, que hablara con mi esposo.

 Yo hablé con mi esposo y me preguntó “¿por qué lo hiciste?” Yo le contesté que porque necesitaba atención, pensé que me iba a correr, pero no. Sólo me pidió una oportunidad y me ofreció que cambiaría, al otro señor le dije que le iba a dar una oportunidad a mi esposo. Nos dejamos de ver por un tiempo pero regresamos, nos miramos una vez al mes. Dice que me ama y que por mí daría la vida, pero es muy celoso. Ahora quiere que me divorcie o que deje a mi esposo. El problema es que yo no me animo a dejar a mi esposo porque tenemos hijos y me siento muy mal de separarme de mi familia, me siento muy confundida.
Necesito de su consejo. Gracias.             --- Dos Caminos

Querida Dos Caminos:
   Cuando dices que te atreves a escribirme para que te regañe, lo que estás diciendo es que en el fondo de tu corazón sabes que está mal lo que estás haciendo. Tienes razón al pensar que voy a regañarte. No estoy de acuerdo con el engaño, creo que todos tenemos derecho a vivir la vida como mejor queramos, pero primero está la lealtad y la fidelidad.

  No se puede sembrar la felicidad propia sobre una traición. Por cierto: yo creo que si tú te acercaste a este ministro a pedir ayuda familiar, él hizo muy mal en aprovecharse de la situación para enamorarte. Eso no es ético, deja de escuchar a ese ministro que obviamente es un mal ejemplo, no tiene escrúpulos. Yo no confiaría en él ni un minuto.

  En cuanto a tu matrimonio, yo creo que deberías luchar por conservarlo. Por lo que dices, tu esposo es una buena persona. Ese esposo tuyo te ha dado hermosos hijos y un matrimonio sólido. Hay muchas mujeres que matarían por estar en tu lugar y tú estás pensando en echar todo por la borda.

  Mira, si realmente quieres encontrar romance y aventura en tu matrimonio, puedes tomar la iniciativa. ¿Por qué estás esperando que sea tu esposo el que te mime? ¿Por qué no lo mimas tú? ¿por qué no le enseñas, lo guías, lo induces a que se acerque a ti desde el punto de vista sentimental y romántico o amoroso? Es bien sabido que para recibir hay que dar. Además, los juegos de alcoba son cosa de dos, tu esposo te pidió una oportunidad e hizo un intento de cambiar. Quizá el hombre no es muy imaginativo, pero tú sabes exactamente lo que deseas. ¿Has intentado ser tú la que seduzca, la que enamore y la que platique? Quizá es tiempo de que tomes en tus manos la situación para re-encender la chispa en la intimidad. Si eres imaginativa, estoy segura que encontrarás formas divertidas de ser feliz con tu esposo. Te deseo buena suerte.
 

Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux