SALUD Y BIENESTAR - Conozcamos Nuestro Organismo

Cejas, Párpados y Pestañas... Las armas protectoras de los ojos!

Ignorar el verdadero funcionamiento que tiene cada parte de nuestro cuerpo, puede resultar en un daño al mismo, debido al mal cuidado que por lo general se le da. Tal es el caso de las cejas y las pestañas, las cuales a veces resultan algo antiestéticas para mucha gente, razón por la cual se las depilan, ignorando que con ello, ponen en peligro la seguridad de sus ojos.

ARMAS PROTECTORAS

La protección de los ojos comienza con el parpadeo, que es automático. Las cubiertas móviles situadas sobre el ojo no son otra cosa que un par de estructuras de piel que se pueden mover y encontrarse en el centro: los párpados. Tanto el superior e inferior contienen tejido conjuntivo y material muscular. Gracias a un músculo anular con forma de arco se consigue un cierre palpebral perfecto. Cuando más trabaja el músculo es durante la noche, mientras se duerme. Aunque los ojos permanecen cerrados, cada 2,5 segundos aproximadamente trabaja el cierre palpebral. Con cada pestañeo, los párpados ayudan a los ojos, pues distribuyen el líquido lagrimal que protege y humedece la conjuntiva ocular. La sequedad de ésta pudiera ser muy peligrosa, pues sólo puede funcionar y ser alimentada cuando está correctamente humectada.

Además del pestañeo constante, los párpados se cierran automáticamente ante cualquier peligro exterior para el globo ocular, por ejemplo, cuando un objeto se desplaza rápidamente en dirección a los ojos o cuando una intensa luz los ilumina. Otra garantía de protección de los ojos son las llamadas glándulas de Meibomio, que se encuentra en los bordes de los párpados. Estas glándulas segregan el sebo que se encuentra en el borde de los mismos y actúa como lubricante, formando una capa que frena el líquido lagrimal para que no se desborde por el párpado.

Sensores delicados

Los bordes de los párpados poseen también dos filas de pestañas que pueden medir hasta 1 cm de longitud. Al contrario que el vello suave de otras zonas del cuerpo, las pestañas pertenecen a la categoría de pelos duros, con función protectora que están presentes en ciertas zonas del cuerpo.  Aproximadamente 200 pestañas rodean cada ojo, es decir, 200 sensores de alta sensibilidad. Su raíz, que se hunde profundamente en la piel del párpado, está rodeada por terminaciones nerviosas que registran cualquier movimiento o la más ligera presión. Cada pestaña vive unos cuatro meses. Entonces, el folículo piloso descansa y tras una pausa de recuperación fabrica una nueva pestaña.

Sombrillas de protección

Las cejas forman un tejado protector sobre el ojo que evita el exceso de luz cegadora. También desvía el sudor hacia los lados, para que este fluido salado no dañe a los sensibles ojos. Las cejas pertenecen también a la categoría de pelos duros protectores. Su vida es aún más corta que la de las pestañas, pues se desprenden cada dos meses y medio. Las pestañas y las cejas no deben teñirse porque la piel adyacente es extremadamente sensible: se conocen casos de ceguera producida por un intento reiterado de teñirse las pestañas.

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux