SALUD Y BIENESTAR - Conozcamos Nuestro Organismo

La Presión Arterial

¿Cuál es la normal y que sucede cuando está muy alta ó baja?

¿Qué es la presión arterial o tensión arterial? 

Se le denomina presión arterial a la fuerza que ejerce la sangre contra la pared de las arterias. Esta presión es imprescindible para que la sangre circule por los vasos sanguíneos y aporte el oxígeno y los nutrientes
a todos los órganos del cuerpo para que puedan funcionar correctamente.

La presión arterial tiene dos componentes:

Presión arterial sistólica: corresponde al valor máximo de la tensión arterial en sístole, es decir cuando el corazón se contrae. Se refiere al efecto de presión que ejerce la sangre eyectada del corazón sobre la
pared de los vasos.

Presión arterial diastólica: corresponde al valor mínimo de la tensión arterial cuando el corazón está en diástole o entre latidos cardíacos. Se refiere al efecto de distensibilidad de la pared de las arterias, es decir
el efecto de presión que ejerce la sangre sobre la pared del vaso.

La Presión Normal

Cuando se habla de presión arterial, como de cualquier otro proceso de un organismo sano, la palabra normal no significa que pueda aplicarse a todo el mundo; se trata solamente de un promedio de las variaciones
individuales. Siendo así, la presión arterial promedio de un adulto joven en buenas condiciones físicas es de 115 a 120 sobre 75 a 80. Los recién nacidos tienen una presión sistólica entre 20 y 60 que va aumentando década a década en el transcurso de su vida.

La presión arterial depende de muchos factores, como la fuerza del bombeo cardíaco, lo herméticamente que se cierren las válvulas, la elasticidad de las paredes arteriales y la cantidad y consistencia de la sangre.
También influyen otros factores menos directos como la digestión, el hábito de fumar, el peso corporal y las emociones.

Presión alta o hipertensión

Es una condición médica caracterizada por un incremento de las cifras de presión arterial por encima de 140/90 mmHg y considerada una de los problemas de salud pública que afecta a cerca de mil millones de
personas a nivel mundial. La hipertensión severa puede causar un ataque cerebral o cardíaco. Incluso siendo leve, si es crónica, reduce las expectativas de vida. Prolongada, esta condición puede deberse a una aneurisma, un punto débil en la pared de una arteria que se distiende al paso de la sangre. En casos graves, esta condición puede resultar fatal, sobre todo si se encuentra en una arteria grande que al romperse deja escapar una enorme cantidad de sangre causando un descenso abrupto de la presión que provoca la muerte. 

Hay un tipo de presión arterial alta, llamada hipertensión esencial, que aparentemente es hereditaria. Los médicos no saben a qué se debe, pero hay familias en las que se encuentra con mayor frecuencia que en
otras.

Hay otra clase, la hipertensión secundaria, que no es de origen genético sino que se desarrolla como consecuencia de otras alteraciones, de enfermedades renales o cardíacas, por ejemplo. Y algunas veces es
provocada por el uso de pastillas anticonceptivas. Generalmente no se presenta antes de los 40 años y puede ser controlada por medio de dieta, medicamentos y un programa para reducir de peso.

Presión baja o hipotensión 

Esta es una condición anormal en la que la presión sanguínea de una persona es mucho más baja de lo usual, lo que puede provocar vértigo o mareo. Pero rara vez causa problemas serios. Hay un tipo raro de hipotensión, llamada de posición, que se manifiesta cuando la persona que la sufre se levanta bruscamente, pero en seguida recupera la estabilidad.

Las personas altas y delgadas tienden a la hipotensión porque la presión ejercida por las contracciones del  corazón ha perdido más fuerza al llegar a la cabeza y las extremidades que en las personas de baja estatura.  Por eso también las personas de mayor estatura tienen mayor propensión a desmayarse.

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux