Plantas que curan

Aceite de Coco

De la cabeza a los pies, por dentro y por fuera el aceite de coco es bueno

  En una gran parte del mundo, y de manera especial en todas las Islas del Pacífico, consideran el aceite de coco como cura para todas las enfermedades. La palma de coco es tan valorada por ellos como fuente de alimentos y medicinas que se le llama “El Árbol de la Vida”. ... entre las enfermedades que ayuda a curar están:  Abscesos, el asma, la calvicie, la bronquitis, contusiones, quemaduras, resfriados, estreñimiento, tos, hidropesía, la disentería, dolor de oído, fiebre, gripe, la gingivitis , la gonorrea, la menstruación irregular o dolorosa, ictericia, cálculos renales, los piojos, la malnutrición, náuseas, salpullido, sarna, escorbuto, infecciones de la piel, dolor de garganta, hinchazón, la sífilis, dolor de muelas, la tuberculosis, tumores, fiebre tifoidea, úlceras, dolor de estómago, debilidad, las heridas, etc. etc. 

 El aceite coco, como su nombre lo dice, es una sustancia grasa, aceite vegetal, conocido también como manteca de coco, que contiene cerca del 90% de ácidos saturados extraídos mediante el prensado de la pulpa o la carne de los cocos. 

  Se emplea mucho en la industria de cosméticos, pero también es muy usado en muchos platillos de algunos países asiáticos.

   El aceite de coco virgen es mejor que la manteca y los aceites hidrogenados que se usan en muchos hogares. Además de añadir sabor es más saludable. 

  Varios estudios señalan que el aceite de coco acelera el metabolismo y no engorda tanto como otras grasas porque se le quema en el hígado.

   El Aceite de Coco se mantiene líquido a partir de los 25 grados centígrados de temperatura. Por debajo de esa temperatura tiende a solidificarse, pero sus propiedades no se alteran al pasar de sólido a líquido ni viceversa.   Su coloración es blanca en estado sólido y transparente, ligeramente amarillenta en estado líquido. Su acidez está por debajo del 2%.

 Los ácidos grasos de cadena media (MCFA) abundantes en los cocos se digieren más fácilmente, y son utilizados de manera diferente por el cuerpo que las otras grasas. Mientras que otras grasas se almacenan en las células de cuerpo, los MCFA del aceite de coco se envían directamente al hígado, donde se convierte inmediatamente en energía. En otras palabras: cuando usted come coco y aceite de coco, su cuerpo lo utiliza inmediatamente para producir energía en lugar de almacenarlos como grasa en el cuerpo. Gracias a esta rápida y fácil absorción se aligera la carga de trabajo del páncreas, el hígado y el sistema digestivo,  y el aceite de coco “acelera” su sistema metabólico.  Como el aceite de coco acelera realmente su metabolismo, su cuerpo quemará más calorías al día, lo que se traduce en una pérdida significativa de peso y un aumento de energía y vitalidad.

Cura contra el Estrés - Ayuda a aliviar la fatiga mental. Se aplica aceite de coco en la cabeza en un movimiento circular y un suave masaje. El aroma natural de coco es extremadamente calmante ayudando así a reducir su nivel de estrés.

 Incremento Energético - el Aceite de Coco aumenta la energía y la resistencia por lo que es un gran complemento para los atletas, así como aquellos que necesitan una rápida recuperación del esfuerzo.

 Tonifica la piel – la vuelve más firme con menos flacidez.

 Mejora la secreción de insulina y la utilización de glucosa en la sangre lo que es ideal tanto para los diabéticos y no diabéticos que quieren estabilizar su azúcar en la sangre antes de abordar otros problemas de salud.

Enfermedades del Corazón – protege las arterias de las lesiones que causan la aterosclerosis.

Nariz sangrante – Hay hemorragia nasal que es causada por la sensibilidad a la intemperie, calor extremo y frío extremo. Cuando las vías nasales se resecan resultan quemaduras y grietas en las membranas mucosas y por ello ocurre el sangrado. Para evitar esto, ponga un poco de Aceite de Coco en sus fosas nasales. Puede untar su dedo con aceite de coco, acuéstese e introduzca de su dedo en la nariz. Esto fortalece y protege los capilares en los conductos nasales.

   En  cuestiones de belleza y similares, tiene muchas aplicaciones. Sirve desde para quitarse el maquillaje. Aclarar codos y rodillas.   Ayuda con la resequedad del cuero cabelludo. Para las damas, la próxima vez que se queden sin crema de afeitar, con un poco de aceite de coco en las piernas se pueden afeitar. La afeitadora se deslizara sin problema, logrando unas piernas suaves e hidratadas.  Hidratante: Este es el uso del aceite de coco más conocido por todos. Debido a su agradable olor, consistencia ligera, rápida absorción y su versatilidad.  Puedes usar el aceite de coco como un acondicionador profundo para el cabello o como desenredante.  Acondicionador o suavizante de cutícula. Combate el acné: El aceite de coco contiene agentes microbianos, es decir, tiene la capacidad antibacterial de matar las bacterias sin irritar tu piel. Asegúrate antes de aplicarlo, de limpiar bien tu cara. Como aceite de masaje es fácilmente absorbido por la piel. Perfecto para pieles muy secas y talones agrietados. 

   

Maíz

Pan nuestro de cada día

   Planta originaria de América, su cultivo se ha desarrollado rápidamente y está muy extendido por el mundo.  Se han creado numerosas variedades, que suman hasta más de trescientas y que se diferencian entre sí, en parte, por el tamaño y color de la propia mazorca.

   Tiene el maíz la particularidad de tener separadas las flores masculinas de las femeninas; las masculinas son de color verde, con forma de espiga alargada en que remata la planta, de donde sale el polen que fecundará las flores femeninas, que vienen siendo lo que llamamos barbas de elote o pelo del maíz.

   Una vez hecha la fecundación, se obtienen los frutos globulosos, brillantes y generalmente de color amarillo, que constituyen la parte que habitualmente se emplea en la alimentación, elote cuando está tierno o mazorca cuando seca.

   Tras su posterior desengrasado y molienda y, se obtiene la harina de maíz; hace no muchos años constituía el principal alimento de los niños pequeños, ya que su carencia de gluten lo hacía idóneo para estas edades, si bien un empleo continuado y una alimentación basada exclusivamente en este tipo de harinas pueden producir enfermedades por carencia de otros nutrientes.

 El maíz es rico en carbohidratos y proteínas.  Además es rico en sales minerales como el magnesio y el fósforo y el único cereal rico en vitamina A. También contiene vitamina B, C, calcio, acido fólico y contiene mucha fibra.  Favorece el tránsito intestinal y evita el estreñimiento, combate los déficits de magnesio y otros minerales y sus propiedades nutritivas son ideales para todos los días, incluso en los periodos de mucho esfuerzo

 Tiene propiedades cardiotónicas y ayuda a bajar la presión arterial. Se utiliza también en productos adelgazantes. Se administra en forma de infusión a razón de 5 g de producto seco por cada taza de agua, tomando una taza en días alternos.

  La semilla de maíz se utiliza en la preparación del aceite de maíz, muy rico en vitamina E y también para la elaboración de productos contra la paradentosis. 

  Es un alimento nutritivo y energético, que ejerce una cierta influencia sobre la glándula tiroides, con tendencia a desacelerar el ritmo metabólico.

  La harina de maíz usada en la alimentación ha de ser fresca, pues se deteriora con facilidad. Si fue y ha sido básico en la alimentación de muchas culturas americanas. La parte de la planta que más se usa en remedios son los estilos o barbas de elote. La recolección de las barbas se debe hacer cuando éstos se empiecen a formar y sean visibles; aunque con esta operación se perderá la mazorca, ya que de esta forma se impide su fecundación, que se produce necesariamente a través del estilo.

   Las barbas de elote se deben secar rápidamente a la sombra y guardarse en frascos oscuros al abrigo de la humedad.

  Con esas  ‘barbas’ se prepara una decocción muy diurética y es eficaz en todo tipo de afecciones renales y de la vesícula y vías urinarias, cistitis, arenillas, etc. y también contra la blenorragia (purgaciones), reuma, artritis, fiebres, infecciones en general, siempre que convenga estimular la diuresis.   El cocimiento se prepara dejando hervir a fuego lento durante unos minutos 20 gms. de estigmas (barbas) de maíz en un recipiente con un litro de agua. 

   El aceite de maíz se emplea en dietas hipolipemiantes para bajar el colesterol, ya que contiene ácidos grasos poliinsaturados.

    La porción insaponificable (asientos) del aceite de maíz se emplea para combatir la piorrea, y es muy utilizada en la preparación de dentífricos.

   El maíz es buen diurético. Tradicionalmente se ha utilizado para el tratamiento de la oliguria, retención urinaria, edemas, cálculos renales y cálculos urinarios.

 Para ulceras externas: En ocasiones se utiliza la harina de maíz para realizar cataplasmas, que son utilizados en ulceraciones, llagas, edemas e incluso en el reumatismo. Espolvoreada directamente sobre la piel calma las irritaciones cutáneas y también puede usarse para preparar cataplasma emolientes.

  Algunos elotes se pierden al ser atacados por un hongo, llamado comúnmente huitlacoche, ciertamente se pierde la mazorca, pero se usa el huitacoche en comidas, cada vez más. También se ha descubierto que es rico en lisina, uno de esos “aminoácidos esenciales” que el organismo necesita, pero no puede producir. Contiene además el huitlacoche abundantes cantidades de beta-glúcidos (la fibra soluble que le da a la avena sus conocidas propiedades contra el colesterol) que la misma avena.... De modo que el maíz, hasta cuando es malo es bueno. 

  Se deben tomar precauciones en casos de insuficiencia renal y cardiaca.

El chile

Gran condimento.... que  alimenta y cura

 El nombre viene del náhuatl, chilli y se aplica a numerosas variedades y formas de la planta herbácea llamada Capsicum annum, de la familia de las solanáceas. , aunque algunas corresponden a la especie arbustio perene Capsicum frutescens.

   El chile en México es imprescindible para dar sabor a cualquier platillo y es, sin duda, el condimento nacional por excelencia. En México se conocen más de cien tipos de chile, es “la pimienta de esta tierra” como la llamó Fr. Bernardino de Sahagún.

   El chile provoca sensaciones en el gusto que no pueden ser calificadas ni como dulces ni como saladas, sino simplemente como picantes. El escozor en la boca, que modifica y a veces hasta predomina sobre otros sabores es lo que le da razón de ser a platillos tan típicos como el mole, la tinga, la salsa de los tacos y las indispensables enchiladas.

  Pero aunque su fama sea por su sabor picante y por ser tan “mexicano” que se usó como símbolo en un mundial de fútbol realizado en México, tiene algunas propiedades únicas: es un estimulante natural, es capaz de curar ciertos dolores - los científicos dicen que porque libera los opiatos propios en el cerebro-, es de gran efectividad para sobrellevar la “cruda”, despierta el apetito, aminora los efectos de la gripa, ayuda a desechar las toxinas (porque hace sudar) y, hasta corre la creencia de que, untado, hace que salga pelo a las personas calvas, desaparece las perrillas de los ojos y hasta elimina el sortilegio del “mal de ojo” para los supersticiosos.

  Sin embargo, lo que sí es indiscutible es que el chile contiene cantidades importantes de vitamina C y diversos minerales indispensables en una buena nutrición y prevención de muchas enfermedades, al grado que se dice que el consumo de chiles puede ayudar a prevenir: el cáncer, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, coágulos de sangre, obesidad, hipertensión arterial, colesterol alto, bronquitis, enfisema, tos y resfriados y, aunque le parezca contradictorio, también las úlceras de estómago.

  Por eso el chile ha sido utilizado como un alimento, una especia y una medicina herbaria desde hace pro lo menos 9,000 años. 

 En la Inglaterra victoriana, los chiles fueron muy apreciados por sus propiedades del calentamiento en el tratamiento de la artritis, escalofríos, reumatismo, esguinces y depresión. También se dice que los chiles son buenos para los riñones, bazo, páncreas, pulmones y corazón. 

  Hay una lista de más de 3,000 estudios científicos en la Biblioteca Nacional de medicina, apoyando el uso de los chiles para prevenir y revertir muchas dolencias comunes de salud.   

   Según la American Physicians Desk Reference, varios medicamentos recetados también contienen chile, y es que alrededor del 12% de Chile está conformado por la capsaicina, el compuesto que les da el sabor picante y de donde provienen la mayoría de las propiedades medicinales de Chile.

   Potente analgésico. La capsaicina, ingrediente activo en muchos analgésicos comerciales, es un analgésico natural que alivia el dolor de la artritis y la diabetes y puede aliviar desde los dolores de cabeza hasta el dolor común. Su efecto para aliviar el dolor es similar al de la morfina.  

 De manera que, médicamente, es uno de los más potentes analgésicos locales disponibles y se utiliza regularmente para tratar el dolor de artritis, herpes, dolor de muelas y cirugía de cicatrices.

  Ungüentos y lociones con capsaicina también se utilizan como un remedio externo para dolor de nervio y picazón.  Tópicamente tuvo efectos para aliviar el dolor entre el 50% de las mujeres que habían experimentado una mastectomía por cáncer de mama. La crema de capsaicina reduce el dolor causado por la neuropatía diabética (un trastorno de los nervios).  Cuando se usa con otros medicamentos, produce la reducción substancial del dolor en pacientes con llagas en la boca causadas por la quimioterapia o la radioterapia.  Estimula la circulación sanguínea y mejora el sistema circulatorio entero del cuerpo, fortaleciendo el sistema inmunológico.

  Un estudio tailandés mostró que el consumo frecuente de los chiles picantes (ampliamente consumidos en Tailandia) limpia la sangre de los coágulos, aliviando la obstrucción arterial, al diluir la sangre, aumenta el flujo sanguíneo y extiende el tiempo de coagulación de la sangre, previniendo coágulos dañinos, ayudando a combatir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, pues aumentan la acción del corazón sin elevar la presión arterial y evitan la agregación de plaquetas en la sangre, reduciendo de enfermedades cardiovasculares.  Puede ayudar a reducir los triglicéridos y disminuir los niveles de colesterol malo.  Ayuda claras las vías respiratorias.  Es expectorante o descongestionante, ayuda a prevenir la rinitis, bronquitis y enfisema. Chiles así son útiles para los resfriados o la gripe.  Antiviral.   Antibacteriano. Desinfectante interno...y mucho, mucho más...  .... 

              ¡¡No tenga miedo, coma chiles!!!

El Espárrago

Platillo favorito del emperador Augusto

Por: Galeno Centeno

 El espárrago, Asparagus officinalis es su nombre científico,  que viene del griego “spargan”, que significa “brote”.    Se cree que los espárragos tienen su origen en las riberas del Tigris y el Eúfrates )hoy Irak). Hace 6,000 años, en el antiguo Egipto, se consumía habitualmente, como reflejan pinturas que se han encontrado en antiguas tumbas.

   Los antiguos griegos y romanos extendieron su cultivo por toda Europa, pues valoraban en gran forma los espárragos como una exquisitez culinaria, y se afirma que eran el plato favorito del emperador Augusto.

  En la Edad Media cayeron en el olvido, como muchas otras cosas.  En el Renacimiento volvieron a popularizarse y se les atribuyeron muchas propiedades.

   El espárrago es una planta herbácea perenne, y está formada por tallos aéreos ramificados y si se cubren de tierra y quedan a oscuras hasta el momento de cosecharlos serán blancos, mientras que si se dejan crecer de forma natural al aire libre y con la luz del sol, se pondrán verdes.

   Los espárragos verdes son más delgados que los blancos y se caracterizan por un amargor más intenso, un fuerte aroma y una textura flexible y carnosa.   También hay espárragos morados, que son ricos en un pigmento, la antocianina, y son más fuertes de sabor y algo más amargos.

 Propiedades nutricionales de los espárragos.

• Vitaminas: tienen alto contenido de vitamina E. También contienen niacina, vitamina A y ácido ascórbico o vitamina C.

• Minerales: tienen potasio, calcio y, en menor proporción, hierro y magnesio.

• Su más alto contenido es agua (94%).

   Pueden prepararse de muchas maneras y de todos modos son sabrosos y nutritivos. 

   Al adquirir manojos de espárragos deben elegirse aquéllos que tengan la parte inferior del tronco abultada, como hinchada y las puntas de los brotes estén cerradas.  En el refrigerador pueden conservarse de dos a tres días. 

   Los espárragos son una espectacular fuente de fibra y de ácido fólico, lo que significa que ayudan a mantener la piel más saludable y resistente. Tienen además cromo, oligoelementos que mejoran la circulación de la sangre y por si eso fuera poco, también tienen vitaminas A, C, E y K.

  Al igual que otros vegetales como la col, los espárragos son una importante fuente de un compuesto químico conocido como glutatión que tiene la particularidad de ser un potente desintoxicante y ayuda a descomponer los agentes cancerígenos del cuerpo.

  De manera que el espárrago es un poderoso antioxidante natural y está clasificado como uno de los mejores en su tipo, ya que tiene una efectiva capacidad para neutralizar las células que dañan y envejecen el cuerpo.

  Por su contenido de ácido fólico y vitamina B12 ayuda a mantener el cuerpo más joven y sano, también ayudan mucho a reducir e incluso evitar el deterioro cognitivo del cerebro. Para mantenerse alerta de viejo, coma espárragos. 

  Los espárragos son también un diurético natural, ayudan a facilitar la fluidez del sistema urinario. Son muy buenos sobre todo para aquellos que sufren de edemas y problemas de presión arterial.

    El escaso contenido en hidratos de carbono hace que los espárragos sean apropiados para el régimen de los diabéticos, si acompaña los espárragos con huevo tienen un alimento de gran valor para dichos enfermos.

    Por último, contienen celulosa, que es imposible de digerir y actúa como excitante del intestino, por lo tanto acelera el trabajo del intestino grueso, lo que beneficia a los obesos y a los enfermos del intestino.

  Es posible que al comer espárragos el olor de su orina se torne un poco fuerte, no se alarme, no es nada malo, sino de la eliminación de sales.

   En la medicina natural la raíz de los espárragos es utilizada para tratar la infertilidad, la impotencia, los síndromes de menopausia y enfermedades de tipo infeccioso como el herpes y la sífilis. Hidropesía, reumatismos, ictericia, enfermedades del hígado y del corazón.

   Cocimiento de 15 gramos de raíces de espárragos en medio litro de agua, colar muy bien su caldo. Tomarlo varias veces durante el día

  ¡Y sólo tiene que comerlo!!! ¡Coma espárragos!!!

         Lo natural es lo bueno... ¡Naturalmente!

 

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux