Notas de salud

La calvicie y el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

 Un estudio reciente encontró que la calvicie común (alopecia androgénica) está vinculada a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca coronaria. Pero, ojo, sólo si ésta aparece en la parte superior (o coronilla) de la cabeza, en vez de en la parte delantera, lo que comúnmente se conoce como entradas, que no están vinculadas a un mayor riesgo.

  Un equipo de la Universidad de Tokio en Japón, buscó en las bases de datos Medline y Cochrane Library investigaciones publicadas sobre la calvicie común y la enfermedad cardiaca coronaria, y encontró 850 estudios posibles, publicados entre 1950 y 2012.

  Pero sólo seis cumplieron todos los criterios de selección y por tanto sólo esos fueron incluidos en el análisis. Todos habían sido publicados entre 1993 y 2008, y en ellos se estudió a poco menos de 40,000 hombres.

  En tres de los estudios, se monitorizó la salud de hombres con pérdida de cabello durante al menos 11 años.

  El análisis de los resultados mostró que los hombres que habían perdido la mayor parte de su cabello eran un 32 por ciento más propensos a desarrollar enfermedad arterial coronaria que los que mantenían su cabello en toda la cabeza.

Cuando se limitó el análisis a hombres de entre 55 y 60 años, apareció un patrón similar. Los hombres calvos o con una pérdida amplia de cabello eran un 44 por ciento más propensos a desarrollar enfermedad arterial coronaria.

   Ese análisis mostró que los hombres con pérdida de cabello eran un 70 por ciento más propensos a desarrollar enfermedades cardiacas, y los de grupos de edad menores eran un 84 por ciento más propensos a ello.

Chocolate te libera de la grasa corporal

  De acuerdo a un estudio, un consumo alto de chocolate está asociado a niveles más bajos de grasa en todo el cuerpo, independientemente de si se practica o no alguna actividad física.

   La revista Nutrition publicó este estudio, realizado por expertos de la Universidad de Granada (UGR), en el que analiza cómo influye el consumo de chocolate en los niveles de grasa total (la grasa acumulada en todo su cuerpo) y central (abdominal).

   Los resultados del estudio, en el que participaron 1,458 adolescentes de entre 12 y 17 años, mostraron que un mayor consumo de chocolate se asoció con niveles más bajos de grasa total y central, según lo estimado por el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa corporal (obtenido a partir de plicometría e impedancia bioeléctrica, dos técnicas de medición) y el perímetro de cintura.

   Es importante destacar que estos datos fueron independientes del sexo, la edad, la madurez sexual, la ingesta energética total, la ingesta de grasas saturadas, frutas y verduras, el consumo de té y café, y la actividad física de los participantes.

  Como explica la autora principal de este artículo, Magdalena Cuenca García, aunque el chocolate está considerado como un alimento con un alto aporte energético (al ser rico en azúcares y grasas saturadas), “recientes estudios realizados en adultos sugieren que su consumo se asocia con un menor riesgo de trastornos cardiometabólicos”.

   De hecho, el chocolate es un alimento rico en flavonoides (especialmente catequinas), que proporcionan múltiples propiedades saludables: “Es un gran antioxidante, anti-trombótico y anti-inflamatorio, tiene efectos anti-hipertensivos y puede ayudar a prevenir la cardiopatía isquémica”.

  Con todo, los investigadores insisten en la necesidad de ser moderados en el consumo de chocolate. “En cantidades moderadas, el chocolate puede ser bueno, como demostró este estudio. Pero un consumo excesivo resulta, sin duda, perjudicial. Como se suele decir: demasiado de algo bueno, ya no es bueno”.

  Recientemente, otro estudio de carácter transversal desarrollado en adultos por científicos de la Universidad de California observó que una mayor frecuencia en el consumo de chocolate también se asocia con un menor índice de masa corporal. Además, estos resultados se confirmaron en un estudio longitudinal en mujeres que siguieron una dieta rica en catequinas.

Café y té para un higado sano

   Aparte de quitarle el sueño, el té o el café también podría darle otros beneficios.

   Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Duke en Durham, Carolina del Norte, llegaron a la conclusión de que una dosis adecuada de cafeína podría mitigar el problema de hígado graso en personas con enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés).

    En el mundo, el 70 por ciento de las personas diagnosticadas con diabetes y obesidad tienen enfermedad de hígado graso no alcohólico, provocada por causas distintas al consumo excesivo de alcohol, como su nombre sugiere.

   Se estima que un 30 por ciento de los adultos en Estados Unidos tienen esta enfermedad. No hay tratamientos efectivos contra la enfermedad de hígado graso no alcohólico, excepto seguir una dieta adecuada y hacer el suficiente ejercicio físico.

   Utilizando cultivos de células así como modelos animales, los científicos observaron que la cafeína estimula la metabolización de lípidos almacenados en las células del hígado y disminuye la condición de hígado graso, en ratones que fueron alimentados con una dieta alta en grasa. Estos hallazgos sugieren que el consumo diario de una cantidad de cafeína equivalente a la contenida en 4 tazas de café o té puede ser beneficioso para prevenir en humanos la enfermedad de hígado graso no alcohólico o para tratarla si ya existe.

  Los resultados de este estudio son, por tanto muy alentadores, pero, tal como sucede en otros casos parecidos, nadie debería comenzar a consumir café o té a raudales creyendo que a más cafeína, mejor será su salud hepática. En exceso, cualquier sustancia es nociva para la salud.

Nuevo fármaco contra la Diabetes

  Se aprueba nuevo medicamento fabricado por las empresas farmacológicas Bristol-Myers Squibb y AstraZeneca que recurre a un nuevo método para reducir el nivel de glucosa en la sangre.

    Farxiga es una tableta que se toma una vez al día que tiene por objeto ayudar a los pacientes con diabetes a eliminar el exceso de glucosa a través de la orina. Eso a diferencia de otros medicamentos que reducen la cantidad de glucosa que se absorbe de los alimentos y que se almacena en el hígado.

   La agencia autorizó las pastillas Farxiga para pacientes con diabetes del tipo 2. La FDA aprobó el medicamento después que fuera rechazada   a raíz de que los estudios provocaron preocupación por la posible relación con cáncer de vejiga y toxicidad hepática.

   Diez casos de cáncer de vejiga fueron detectados en pacientes que tomaron el medicamento en pruebas clínicas, por lo cual, Farxiga lleva etiquetas de advertencia para su administración a pacientes que padecen el mal. Una comisión de asesores del FDA dijo que el repunte de casos de cáncer fue probablemente debido a fallas estadísticas y no relacionado con el fármaco. Pero la FDA ha obligado a Bristol y AstraZeneca mantenga atención sobre la tasa de cáncer de vejiga en pacientes que participan en un estudio a largo plazo. Las empresas asimismo mantendrán un estudio sobre los índices de males cardíacos, un control de seguridad frecuente con los nuevos medicamentos para diabetes.

   Los efectos secundarios más comunes con relación a Farxiga incluyen infecciones de las vías urinarias y hongos. El fármaco puede usarse solo o en combinación con otras sustancias para el tratamiento de la diabetes, tales como la insulina y la metformina.

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux