Digo yo no´mas digo

Fue horrible... Fue horrible!

Por un tal: Luis Ruiz

 Quiiiuubo, quiiubo, quiubo, cómo están mis tuerquitas y tornillitos, ya hartos de fútbol?... Po’s fíjensennn que a mí sí me gusta ese deporte, pero la neta ya me tenían hasta el gorro, pero en fin; y no me queda más que felicitar a los paisanos de mis antepasados porque llegaron a la final (la sangre llama, ni modos)... aah!, y también felicito a los argentinos que igual llegaron, digo, pa’que no sientan que los hago menos, je, je.

   Bueno, pero, como dijo el dermatólogo <vamos al grano>, así que ‘orita les echo uno rapidito... Se llama “La promesa”, el chistorete de hoy; ai’ les va:

  Resulta que una parejita está tendida en el césped de un parque y entre besos, apapachos y la injundia del muchacho, la novia le pregunta a su novio:

--Mi amor ¿cuándo nos vamos a casar?

•- eeeh, pos, pos... como en 10 semanas más, mi cielo, contesta el calenturiento muchacho.

La joven, sorprendida por la noticia, pero radiante de felicidad le dice a su novio.

--¿De veras?, ay, mi amor, qué feliz me haces!... ahorita le llamo a mi madre y a mis amigas para que sepan la feliz noticia.

 El novio con cara entre asustada y no saber qué ‘onda, le dice a su pareja:

-•Pos’ shhiií; te dije en 10 semanas... pero son SEMANAS SANTAS, mi amor!!! 

       je, je, je... 

 Y cambiando de tema, pero siguiendo con el mismo rollo de asustados y despistados, les cuento que hace unas semanas, en Panorama City (en el Valle de San Fernando), hicieron la feria ques’que del taco, y como el Aviso fue uno de los patrocinadores, pos puso su puestecito, pero no crean que pa’ vender tacos, no!, sino para regalar algunas chucherías de promoción y, claro, yo no podía faltar, así que me apersoné en el evento (osea, que jui al mitote, pues). Tuvimos una ruleta en la que los premios eran bolsas de lona para el mandado como las de los paquetazos que rifamos, además dimos gorras, tazas térmicas, plumas, globos y apapachos del “yo no’mas digo”... que a propósito, una señora se ganó uno, pero no’más me vio y dijo: ¡ay!, nooo, mejor regáleme aunque sea una plumita!  

    __maaa!, pos qué vieja tan despreciativa! -pensé-

 En fin, la cosa es que éramos varios compañeros y compañeras que atendiamos al público que se acercaba al changarro y aunque el calor estaba de su _iiin (o sea, muy juerte), la gente no dejaba de llegar. 

   Y así pasaron las horas y cuando era tiempo de que un grupo ya se retirara del lugar, una compañerita empezó a buscar ‘‘algo’’ aquí y allá. Primero abrió su bolso y revolvió todo lo que traía adentro. Pero al no encontrar lo que buscaba, con cierta desesperación vació su bolso sacando cuanta madrinola cargaba... y nada!.  Luego, con más desesperación levantó todas las revistas que estaban en la mesa, esculcó en todas las cajas donde teníamos las cosas que regalábamos... y nada!

 Finalmente, desesperada y a punto de estallar o de soltar el llanto, dijo en voz alta: “Si alguien me escondió mi celular, regrésemelo, yo no me llevo así con nadie, no sean bla, bla, bla...” para ese momento la mujer estaba histérica. La voz le temblaba, tenía los ojos rojos y saltones, se movía de un lado a otro como poseída, hasta parecía que le estaba dando la chiripiolca o que le habían avisado de algún accidente grave o cosa parecida.

  Con decirles que el verla así, trajo a mi memoria la última ‘‘plática’’ que tuve con mi ex cuando me estaba peliando el child support... uf! fue horrible! 

  Total, que después de asegurarle que nadie de nosotros le había hecho esa broma, le sugerimos que fuera al estrado donde estaba el sonido para que  avisaran a ver si alguien lo había encontrado. Ella casi corriendo se fue para allá. A los pocos minutos la vemos regresar, pero ya mas tranquila. Nos platicó que se habían encontrado su celular tirado y lo llevaron al estrado para que fuera entregado... Al regresar al puesto materialmente se dejó caer en una silla y poco a poco fue recomponiendo la figura y su expresión... Al ratito le pregunté: 

--Oye, y a poco es tan caro tu (_inche, esta palabra no’más la pensé) celular?

•- No, no tanto. Lo valioso es lo que traigo aquí... Aquí tengo todo, mi familia, mis contactos, mis citas, es mi vida que aquí tengo guardada. 

-- Con razón te vi tan desesperada...

•- uuy, siií, -me dijo- es que no tienes idea de lo que sentía... Es que ¡fue horrible!... ¡fue horrible!

 La neta, no me había percatado hasta donde el celular es una especie de ‘‘adicción’’ para muchos de nosotros.  En fin, la cosa es que cuando ella se fue, llevaba una cara radiante y llena de satisfacción, hasta parecía, parecia... güeno con decirles que aquella expresión, me recordó la de mi ex cuando yo hacía muy bien mi jalecillo...

diGo, yo No’mas DigO!

 ¡uuuy, si, si, ya se que de eso ya llovió y hasta nevó__ je, je, je,... pero que quieren, presumidillo que es uno!

Sobreviviendo al mundial

Por un tal Luis Ruiz

 Quiiiuuubo, quiiuubo, quiuuubo, ¿cómo están mis tuerkitas y tornillitos, bien y de pelos?... 

Espero que yes en inglés...

 Y hoy como estoy de güenas les voy a echar dos... ah!, pero son rapidines, porque los dos chistoretes son cortitos, cortitos.

 El primero es: El asiento.. ai’ les va:

 Esta a punto de iniciar el partido México-Brasil. El estadio llenísimo; pero al ver un asiento vacío, el tipo se acerca y pregunta:

_Disculpe señor, esta apartado este asiento?

--- Si!, era para mi esposa, pero ya no pudo venir. Sientese si quiere.

_Que lastima que ella no pudo venir. ¿Pero que no tuvo un familiar o un amigo que lo acompañara?

---No, nadie... ¡los muy traidores prefirieron ir al  entierro!

            je, je, (así son los amigos de gaschios!) 

 Ai’ les va el otro. Se llama La Playera....:

  Un pobre hombre (este es otro, eh!) aparece peeedo-si-recontento -borrachísimo, pues- en su casa a eso de las cinco de la mañana.

 Medio adormilada, pero muy indignada, la esposa reclama: “Pero mira nada más cómo vienes... ¿Te parece una bonita hora de llegar a dormir?

- Aah shingaa’! °hic° y quiiién tt’dijo que ya llegueeé?. Sssi, nomás vine por la plaayera deel triii...

je, je,,, iba a empezar el juego de la selección, pues 

 Y a propósito de la selección, de juego y del mundial, si eres damita, seguramente te has enterado que dentro de una semana empieza el mundial de fut, verda???.. O’ra que si eres un pela’o ‘normal’, es muy probable que estés contando los días pa’ la inauguración, (y digo normal, porque aunque no lo crean, me he encontrado con batos ques’que no les gusta el ‘soccer’, háganme ustedes el fabrón cabor!!, pero en fin, nadie es perfecto)...  

  ¡Atención Mujeres¡ de todas las especies y edades, sean solteras, casadas, amantes, amigas, madres, etc.) Se les comunica que a partir del 12 de Junio y hasta el 13 de Julio habrá el Mundial de Fútbol Brasil 2014; Así que amigoschia leitora, si tienes en casa un hombre latino -no con gustos ni costumbres gringas-, y si quieres llevar la fiesta en paz durante ese tiempo, ten en cuenta los siguientes consejillos que te da este pelón, pel’o... a’i te van: 

 .- Hacer las compras del mercado y el súper Fuera de los horarios de partidos (incluir la repetición, si ganó nuestra selección). 

 .- Durante el mes entero la tele es de él, a todas horas que haya partido y sin excepción. El control, ni lo mires. 

.- Si tienes que pasar frente a la tele durante un partido, puedes hacerlo, siempre que sea gateando y sin hacer ruido.  

.- Durante los partidos, todo hombre se vuelve sordo, ciego y mudo. No esperes que te atienda, escuche, mire, abra la puerta, conteste el teléfono, salude a tu madre, te acompañe de compras,en fin.. Nada, pero Naaada!!.  

.- Si lo ves molesto porque su equipo va perdiendo no le digas “no es para tanto” ni tampoco “si siempre pierden.”... porque te estás arriesgando a un maa__derazo entre ceja y oreja.

.- Puedes sentarse a ver un partido junto a él, pero sin hablar y ni se te ocurra hacer cualquier comentario técnico...  Sólo podrás hablar durante el medio tiempo o cuando vaya a hacer p i - p i .

.- Las repeticiones de los goles son muy, muy importantes. No importa si ya los vio antes, o si se los sabe de memoria. Los quiere ver de nuevo, muchas, muchas, muchas veces. (¿se entiende?) 

 .- Que no se le ocurra a ninguna de tus amiguitas bautizar, enfermarse, organizar reuniones o visitas; y menos en los días de semifinales y o el día de la final porque te dirá: No iré, no iré, y  no iré. 

.- Sin embargo, si un amigo los invita a ver el fútbol, en el Bar o su casa, (¡maravillosa invitación!, por cierto). Irán sin dudarlo. Ah! y si no estás lista a tiempo, ¡¡¡¡ te quedas...!!! 

.- Los resúmenes de los partidos, durante la noche son tan importantes como los juegos mismos; no se te ocurra decir:  “pero si eso ya lo viste’’, o ‘‘¿No te aburre ver cada rato lo mismo?”... porque de un recordatorio materno no te salvas! 

.- Finalmente, ahórrate expresiones como: “Qué bueno que el Mundial es cada 4 años” ó “al fin se acabó eso”, te expones a recibir un buen maaa_derazo o ya de perdin, que DE CASTIGO, por un mes... no tengas chaca-chaca!!!

  Así que, si eres una de mis leitoras, ve memorizando esto pa’que sobrevivas feliz, este mundial... ‘Ora que si eres leitor, pos sácale una copia a este dizque artículo pa’que la repartas entre tus cuates y no se me apennn__tonten ese mes!

Un deporte chenchualón y cachondón

Por un tal Luis Ruiz

 Quiúúúboleee razaaa! ¿Cómo les va de fútbol, se divierten? espero que sí!... A quienes no les guste el juego de la patada, les recomiendo que tengan tantita paciencia, que ya merito se acaba el mundial. 

 Pero pa’que no se me desacostumbren, déjenme les echo uno... de mis sangrones chistoretes, aunque les alvierto, que está medio pelangoche, eh? _allá ustedes si lo leen_ Se llama LA VIUDA, ai’ les va.

 Resulta que una dama, -de muy buen ver, por cierto- hacía 5 años que había perdido a su marido, pero aún seguía de luto como si fuese ayer.

   Su hija le pidió que por favor saliera con alguien para que se distrajera... Y la chamaca le presentó a un exmaestro de ella.

  Inmediatamente de conocerse hubo ‘‘clic’, se cayeron muy bien y, después de varios meses, el hombre la invitó a pasar el fin de semana con él.

  Llegó el sábado y se fueron a un lugar alejado, pero muy romántico.

   El tipo la llevó a pasear y la atendió muy bien y ella quedó encantada.

  Llegada la noche se fueron a un hotel... Y ahí él empezó a acariciarla y a quitarle la ropa.

  --Deja ponerme cómoda -dijo- y se fue al baño.

  Cuando salió, iba muy sugestiva, casi semidesnuda pero con un coqueto calzoncito negro.

Él le preguntó:

  -¿Por qué te quedaste con el calzón?

A lo que ella, pícaramente y en verso, contestó:

 -- Mis pechos puedes acariciar, mi cuerpo puedes explorar, pero como estoy de luto, aquí abajo, no lo puedes tocar!

 -Bueno- el tipo pensó -a lo mejor es prematuro.

Mejor me espero a mañana.

Pero al día siguiente pasó lo mismo y el tipo al ver que se le estaba acabando el fin de semana le dijo:

-Me voy a poner cómodo.

Cuando salió del baño, el tipo salió todo excitado y con un condón negro... bien puesto.

Ella, curiosa y sorprendida, le preguntó:

--¿Por qué traes ese condón negro?

-Ah! -exclamó- porque esta noche quiero compartir tu dolor... Así que voy a darte el pésame!

  je, je, je..., les dije que era medio pelangoche.

  Pero volviendo a lo del mundial, y después de ver tantos juegos, si uno echa a volar la imaginacón en cómo se lleva a cabo el juego, que aquí llaman soccer, se da cuenta que es un deporte chenchualón y medio cachondón ¡lo han pensado?... Fíjensenn que el otro día, de casualidad encontré un viejo calendario de un mundial pasado, que hicieron las chicas de un programa de tv. Ellas se pintaron las banderas de los países de América que estaban participando... pero las banderas se las pintaron a raiz, o sea en sus cueros... digo, cuerpos al desnudo! Y todavía se atrevieron a hacer un calendario con eso... Háganme ustedes el Fa brón Ca bor!!

 En fin, tras volver a verlo no pude menos que exclamar... Hiiíjole qué vergüenza, qué ignominia, qué, qué... qué güenas!

Pero güeno, tras observar una y otra y otra vez tan denigrantes fotos, llegué a la conclusión de que no valía la pena enfadarme, así que mientras veía un aburrido juego, ‘caí en cuenta’ que se juega en una cancha rectangular, hmmm!, sí, algo así como una cama. En medio hay un círculo y un centro, a eso se le llama el ombligo de la cancha... hmmm!. El partido se divide en dos tiempos, con un descanso intermedio de 15 minutos... je, je, cosa normal, porque a cierta edá, uno no aguanta dos...  tiempos sin descanso. 

  En el juego se utiliza una bola como..., y además siempre hay otra de repuesto a un ladito. Pero sigamos con el juego; el objetivo es introducir un cuero, en forma de balón, en la puerta del enemigo, a eso se le llama gooool. Pero para que esto suceda, antes ya debió haber varias subidas y bajadas de los medios y los delanteros y con intervención de las defensas. Pero hay más, porque en ese ir y venir hay fricciones y roces entre miembros de los equipos rivales.... Humm!! 

 Pero también tiene sus reglas, que son muy parecidas al juego del amor, por ejemplo: Si el delantero anda queriendo meter gol por detrás de la defensa, está fuera de lugar. El área grande es terreno de los defensas, pero el área chica es del guardameta, ahora que si el defensor mete la mano en el área, se marca penal.  En ese momento, el delantero, que está sudando de tanto ir y venir, va hacia el manchón penal, acomoda el cuero (balón), se encarrera y ¡zuuamp!!, chuta tratando de meterlo... a la portería. Claro que a veces se falla; algunos por mala técnica o porque tiran muy suavecito o debido a que el guardameta se lo paró o lo desvió antes de que entrara.

 En fin, si siguen imaginando verán que el fútbol es un deporte chenchualón y cachondón... güeno al menos eso es lo que yo...  

Si Sonsacas...¿Pa’que le sacas?

Por un tal Luis Ruiz

   Quiuuúboleee razaaa!, cómo están y cómo lo han sentido estos últimos días, bastante durito verdaa?... sí!, claro, claro, me refiero a el calor, si no  qué otra cosa pudiera ser?

    Güeno y aunque haga rete bien muunncho calor, pa que no pierdan el ritmo, permítanme que les eche uno... de mis acostumbrados chistoretes sangrones; aunque les alvierto que está medio cruel, se llama ‘‘el desorejado’’ y ai les va:

 Lamentablemente, José Antonio (J. A.) había nacido sin orejas y aunque había tenido éxito en los negocios, ese problema le molestaba mucho.

 Un día, necesitaba contratar un nuevo gerente para su compañía y tenía tres candidatos para entrevistar.  El primero parecía muy bueno. Conocía todo lo necesario para desempeñar su trabajo, tenía experiencia y era una persona muy interesante.  Pero, al final de la entrevista, J. A. le preguntó: “¿Ha notado usted algo especial en mi persona? 

-- “Oh sí!, claro... No pude evitar fijarme en que usted no tiene orejas”, fue la respuesta.
 A José Antonio no le gustó en absoluto esa demostración de cruda franqueza, así que se despidió del candidato, casi echándolo de su oficina.

  La segunda entrevista era con una mujer, y ella era mucho mejor que el primer candidato. Ya que aparte de ser hermosa y amable, era inteligente y sabía todo lo que tenía que saber del trabajo. Pero luego J. A. le hizo la misma pregunta: “¿Qué ve usted de diferente en mí?”

-- “Bueno, pues”, -tartamudeo: “a usted... le faltan las orejas”... A José Antonio no le gustó una respuesta con tan poca sensibilidad y la despidió hoscamente (que quiere decir a lo gaschio).

 El último de los entrevistados era el menos calificado. Era un joven que hacía poco había terminado sus estudios. No parecía muy vivo. Tenía buena presencia, pero nada de experiencia.

  J. A. estaba impaciente, pero igual continuó con la rutina e hizo la misma pregunta: “¿Tengo algo de diferente respecto a los demás?”
  Para su sorpresa, el joven muy seguro contestó:
-- “Por supuesto que sí!....Usted usa lentes de contacto, ¿verdad?”
 José Antonio quedó asombrado y se dio cuenta que estaba frente a una persona increíblemente observadora.
“¿Cómo pudo usted saberlo?”, le preguntó.
-- “Ah!, pu’s ¡Obvio! -contestó el joven-... ¿por qué de dónde se iba a colgar los anteojos si no tiene orejas?”...

   Je, je, je...  Y qué esperaba el tal José Antonio, ¿que nadie se fijara?

  Y siguiendo más o menos con el mismo rollo, pero brincándonos a nuestra realidad, fíjensennn que me acordé de este chistecillo cuando el otro día, una buena amiga muy indignada me platicaba cómo, mientras andaba de compras en “la mol” (así le llama ella), un tipo no dejaba de mirarla... “Y el muy imbécil -me dijo-, casi que con la mirada me quería desnudar”.

 --Y qué te veía?- le pregunté.
• “ayy!, po’s tú qué crees?... pus los pechos!” -me contestó, de una forma tal, que sin pronunciarlo me dijo _ineeejo-.
-- Ah!, Vaya! -exclamé- y entonces con toda la delicadeza que me caracterizan le dije: “Po’s y qué _ingaos esperabas que te vieran?, tus bellos ojos? ¿el lunar de tu mejilla? ... Claro que nooo!... Si seguido te vistes con esas blusas que dejas casi medio chicharrón de fuera!... Por supuesto que su vista la dirigirán hacia tu pechooonalidad y no solo eso, sino que querrán ver, LO QUE NO se alcanza a ver”

-- ay, oye, pero con estos calorones, pues una quiere andar cómoda, y tiene derecho, qué no?
 ...Y seguimos platicando hasta llegar a ‘onde íbamos. Pero cuando me despedí, me propuse darles unos cuantos consejillos a mis leitoras...

 Señora, señorita, chiquilla... Si sabes que los morros somos mirones, criticones y medio babosones (no todos, eh!), pos no exageres al vestir y...  
• Si no quieres que un mirón se eche un taquito de ojo con tu pechonalidad... Pos aguanta el calor y no uses blusas o vestidos taaan escotados.
• Si no quieres que te critiquen tu lonjita, no uses ropa taaan entalladita...
• Si no quieres que se le queden viendo a la parte superior de tus hermosas piernas, no uses chiquifalda... Y si las usas y no quieres que se te vean los chones, pues no te sientes toda despatirrada, o de plano no uses pa’que no se te vean...
• Y si no quieres que se le caiga la baba a algún k_on mirón al verte por atrás, po’s de pleno no uses esos mini shorcitos, que apeniiitas llegan hasta el dobles  ‘onde termina la pierna y empiezan las ignacias (naschas, pues).

 Porque acuérdate, que si no tienes orejas, todos lo notarán, y si traes de jueras medio chicharrón, ah!, pos no faltará quien de ojito, se quiera echar un taquito!...

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux