Casos y cosas

Mejore su salud A puro llorar, llorar y llorar

  Semana tras semana te presentamos Casos y Cosas de locos  y ésta no será la excepción; resulta que en Japón comenzarán a realizar seminarios de lágrimas para mejorar la salud.

  Hace un tiempo dieron a conocer que la terapia de la risa funcionaba muy bien para liberar el estrés, pero estos cursos donde los japoneses se reúnen a llorar son algo novedoso.

   Takashi Saga, también conocido como el sommelier de lágrimas, es el líder de estos seminarios y comenta que “llorar no tiene una buena imagen en Japón”, y agrega: “La gente cree que no debe llorar delante de otros, que refleja debilidad”. Es por eso, que organiza reuniones dos veces al mes en las cuales hay que salir con botes y chalecos salvavidas ya que la sala se transforma en un mar de lágrimas.

  Estos cursos consisten en estimular los sentimientos más profundos de los participantes con libros, videos, fotos e historias que los harán llorar como bebés. “Cuando la gente llora aquí, siempre nos muestran una gran sonrisa al final de la sesión”, dijo Saga. Si quieres llorar, llora... Pero algo interesante de saber y que no dice este hombre es que el llorar arruga la cara, así que si eres vanidoso no te recomiendo estos cursitos.

China Se ve obligada a usar una pantalla gigante para que su gente pueda ver el Sol

China Se ve obligada a usar una pantalla gigante para que su gente pueda ver el Sol

  La contaminación en Beijing se ha convertido en un grave problema, el aire es tan perjudicial para la salud, que las personas que viven en esa zona deben usar máscaras para protegerse. Grandes nubes de smog eclipsan el bello paisaje, por eso el gobierno se ha visto en la necesidad de instalar pantallas de televisión digitales para observar amaneceres virtuales.

  Las pantallas están programadas para dar diferentes anuncios, como “Proteger el medio ambiente atmosférico es responsabilidad de todos”.

  La ciudad ha decidido a tomar medidas drásticas para detener la contaminación, como reducir la producción de acero y el consumo de carbón. Un Casos y Cosas de una ciudad que está tomando acción para proteger el medio ambiente.

Un suéter que muestra tus emociones a través de colores!

Si eres una de esas personas que le cuesta expresar sus sentimientos con palabras, en este Casos y Cosas una compañía ha creado un “suéter del humor”, que te puede ser de mucha ayuda.

  La compañía Sensoree de San Francisco, creó esta prenda de alta tecnología que transmite los estados de ánimo de las personas que la usan a través de luces LED.

  Además, el usuario debe utilizar un sensor en la mano, que transmite al cuello del abrigo, donde se ubican las luces. Cada color expresa un estado de ánimo particular: rojo si se está nervioso, verde si se está tranquilo, etc.

  Los fabricantes aseguran haber utilizado una tecnología similar a la de los detectores de mentira, por lo que el suéter también puede funcionar para ver si alguien te miente en algún momento! Buenísimo!

Propondrán que se legalice el “Boxeo de pollos”, porque dicen eso no es “Pelea de gallos”

  El senador Elbert Guillory, republicano de Luisiana metió una moción para que se apruebe ‘‘el box de pollos’’, porque -dice- no es lo mismo que peleas de gallos...

   Éste, sin lugar a dudas, es un Casos y Cosas inverosímil! Pero lo cierto es que este hombre asegura que hay una gran diferencia, por eso él aprueba que los animales se peleen para diversión de los espectadores, así también agregó que el boxeo de pollos es similar al deporte de kickboxing, enfrentamientos que no son a muerte ya se usaran un especie de “guantes” de goma para cubrir las espuelas de los pollos y protegerlos. En cambio las peleas son una tradición rural, en la que se le coloca a los gallos espolines, en sus patas para lastimar y hasta matar a su contrincante. Es una actividad ilegal, que al parecer al cambiarle el nombre se convertiría en legal.

  “No hay sangre, no hay instrumentos cortantes, no hay crueldad”, dijo el senador, mientras sostenía dos pares de guantes para boxeo de pollos.

Se exhibirá el arma con la que intentaron matar a Juan Pablo II

    El 13 de mayo de 1981 en la Plaza San Pedro intentaron asesinar al papa Juan Pablo II, éste solo fue herido, siendo un Casos y Cosas que impactó al mundo católico.

  Ahora a 9 años de la muerte del papa han decidido poner en exhibición en el museo en Cracovia, Polonia, la pistola Browning HP 9mm usada por el turco Mehmet Ali Agca. 

Juan Pablo estuvo casi tres semanas en un hospital de Roma recuperándose de las heridas sufridas, pero como comentó el Monseñor Jacek Pietruszka encargado de la exhibición, “La pistola será presentada como muestra de que Dios salvó a Juan Pablo”, “Creemos que él fue salvado para que continuara su misión”. 

Confesión de un doctor arrepentido

La salud no es buen negocio...

   Mi decisión no fue cosa de hoy, no es que al despertar esta mañana haya amanecido con la idea de abandonar todo y retirarme al campo. La cosa venía madurando, el proceso había sido lento, desgastante, mortificador. Lo que pasó ayer por la tarde fue nada más el detonante.

   Durante más de tres décadas había venido violando el juramento hipocrático; al principio con poca noción de la barbaridad que estaba (estábamos) cometiendo. En los años recientes, a medida que se iban esclareciendo las cosas (siempre estuvieron claras pero no queríamos aceptarlo), fui adquiriendo conciencia y me descubrí tal cual era, un minúsculo engranaje del más monumental y maquiavélico de los negocios.

  Tuvo que sucederme esto para decir basta, para sacar la cabeza del inmundo hoyo e intentar (por poco tiempo lo sé) respirar aire puro. Aunque no voy a engañar a nadie con hacerme el santito a esta altura de mi vida. Sería distinto si hubiera respetado la ética profesional tiempo atrás, cuando recién empezaba a practicar medicina y no tenia adonde caerme muerto. Ahora con más de medio millón en la cuenta de banco, mis hijos criados y lejos, y millares de pacientes enterrados con mi ayuda, seria el mayor de los cínicos si me presentara como un quijote, luchador social.

   Me costó poco entender cómo se maneja la inmundicia esta: tú sigues las directivas del establishment médico, utilizas el catálogo de drogas y tratamientos que te recomienda el “Big Pharma” (la multinacional farmacéutica), no cuestionas nada, y con el tiempo tu billetera va engordando y engordando.

  Cuando joven (estudiaba en Boston) era idealista por exageración. Por aquellos años mis padres me convencieron de abandonar el seminario para estudiar medicina. Creí que desde esa profesión podría aportar a la sociedad. Yo quería transformar el mundo, ayudar a los pobres, construir una sociedad más humana. Salud al alcance de todos era mi caballito de batalla.

   Me da vergüenza acordarme de eso, porque cambié. Cuántas veces (verdugo disfrazado de doctor) firmé la orden de ejecución, sabiendo que en muchos casos existían mejores soluciones. Que la cirugía, la quimio y la sala de rayos X solo acelerarían el desenlace, agudizando el sufrimiento de mis pacientes. En cuántas ocasiones me burlé o hasta fingí indignarme cuando me consultaban sobre métodos holísticos alternativos y medicina natural. Siempre ignorando las estadísticas serias que mostraban otra realidad. Me rasgué el delantal cuando alguien mencionó los nombres prohibidos de Max Gerson, Jason Vale o Burzynski, los verdaderos David en esta lucha desigual.

   Los oncólogos (casi todos, aunque debo decir que hay loables excepciones), somos una especie de aves carroñeras, alimentándonos de los despojos que nosotros mismos ayudamos a crear y, como gran parte de los agentes de salud, nos constituimos en un grupo de autómatas idiotizados por el dinero, sin respeto al prójimo, en falta con la vida misma.

    La cosa no va a cambiar en un futuro próximo, el sistema parece hoy más aceitado que nunca.

   Ahora, para mí, es demasiado tarde. Podría salir a gritar a los cuatro vientos que se está cometiendo una atrocidad, que en el 90% de los casos la quimioterapia no cura, sino que mata, que la cirugía de tumores cancerosos encapsulados es innecesaria, que (¡Dios mío, si todo está tan claro!) se están atacando los síntomas y no las causas, que en la dieta se encuentra el secreto mágico, recetar el cuerpo es la clave. Podría denunciar el genocidio más grande del nuevo milenio… pero pocos me oirían, se encuentran adoctrinados por los medios de comunicación y por la clase política corrupta.

   El otro día, mi asombro dio paso al terror, al descubrír que altos políticos de nuestro país, (la nación más desarrollada del mundo),  son accionistas de empresas farmacéuticas, y alguno es dueño de una cadena de medios y presidente honorario del ente que rige a la corporación medica. No me hubiese extrañado (no quise investigarlo) que también tuvieran acciones en la industria alimenticia que nos envenena, provocándonos la mayoría de las enfermedades. De esta forma el círculo cerraría perfectamente.

   Podría implorar que eduquen a los niños en la forma en que deben alimentarse, que acaben con la comida chatarra y fomenten la ingestión de productos orgánicos y la realización de ejercicio físico (cosas que por otra parte nunca practiqué en mi vida), pero… ¿a quién le puede interesar?, o mejor dicho a los que tienen el poder no les interesa. La salud no es negocio, eso está clarísimo.

   Ahora (y lo repito hasta el hartazgo, rezando porque el diablo se apiade de mí) es demasiado tarde. Sobre todo porque los papeles apoyados en mi mesita de luz, certifican que tengo un cáncer de páncreas en grado terminal (ni un mes se arriesgan a regalarme los malditos) y un estimado colega me recomienda empezar mañana mismo la quimioterapia.

    Última página del diario personal del fallecido doctor John Wilbur Jackson, encontrado en su casa de campo en Massachusetts, en diciembre del 2011.

       Cualquier parecido con la realidad es coincidencia

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 

Redes Social Network

Anunciese Advertise your Business

(323) 586-9199

4850 Gage Ave. Bell, CA 90201

Our Business is to bring YOU Business!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux