Relaciones de pareja

Señales que indican si esa relación es sana!

¿Vas por buen camino con tu pareja?

Por: Laura Bo

Por lo general esta sección se enfoca en relaciones ya establecidas, pero en esta ocasión me voy a referir a aquellas personas que tienen poco o apenas empiezan una relación de pareja y como es bien sabido, toda relación cuando comienza, nos tiene en las nubes, vivimos momentos mágicos, sentimos mariposas con cada llamada o mensaje, el mundo se detiene cuando lo o la ves, y ya ni se diga si se dan un beso, los días pasan por tu vida con un brillo especial. Y estoy segura de que no existe nadie que no disfrute esas sensaciones.

   Poco a poco nos vamos enamorando, compartiendo, conociendo, contando los segundos para volver a estar juntos... Pero, como en cada proceso, llega un punto en que empezamos a vivir la relación desde otro lugar, y se vuelve parte de la vida cotidiana. Y es justamente ahí, cuando tenemos que plantearnos si vamos por el camino correcto y si la relación tiene o no futuro.

  Seguramente en algún momento te ha tocado ver que una amiga o amigo tuyo tenga una relación estancada, aburrida y hasta tormentosa durante años, inclusive tú también pudieras haber estado en ese lugar, y lamentablemente no lo vemos hasta que llega un lastimoso final, es cuando nos damos cuenta que no teníamos una relación sana y ni con futuro.

  No existe la relación perfecta, eso lo sabemos, pero todos merecemos una relación positiva, que nos permita construir la realidad que queremos y disfrutar todo lo que la vida nos tiene preparado. 

  Hoy te sugiero que analices objetivamente tu relación, y veas si hay algunas señales que te ayuden a identificar si la que tienes es sana o no. Aquí tienes algunas de ellas...

  Reírse: La risa es saludable, especialmente dentro de una relación. Si ríen, es una muy buena señal de que las cosas van bien, que ambos se sienten cómodos el uno con el otro. Intenten reír, a ser posible al menos una vez por día. 

  Reconocer nuestros errores: Puede que resulte duro reconocer que te has equivocado en algo, pero nadie es perfecto. Tú cometerás errores y tu pareja los cometerá. Pero puedes utilizarlo para aprender de ellos y al corregirlos mejorarás como persona y en la relación. Pero saber reconocer nuestros errores, también implica ser capaces de pedir perdón, y más aún, saber perdonar cuando sea necesario y te lo pidan, esto es fundamental para mantener una buena relación de pareja... Si ambos son capaces de perdonarse cuando el otro hace algo mal, esto hará que la relación se fortalezca. 

  Construcción de un futuro: Puede ser tan sencillo como planear el próximo fin de semana juntos. Saber que tienen metas en común, permite desarrollarse en calma y construir algo para siempre.

  Respeto y espacio personal: Esta es otra buena indicación de una buena relación saludable y donde hay confianza el uno en el otro. Está muy bien disfrutar de las mismas cosas, pero no siempre se debe estar juntos, a veces las personas necesitamos un poco de espacio. Si hay cosas que disfrutan haciendo por separado, háganlo, permitiéndolo sin desconfianza.

  Comunicación: Poder hablar de las cosas sin tapujos, sin guardártelas, es algo que puede jugar mucho a favor de la pareja, evitando que los problemas se hagan tan grandes que acaben por explotar y hacer más daño que si se hubiesen tratado abiertamente en un principio. Hay cosas de las que cuesta hablar, algunas veces por timidez o por lo que sea… intenta encontrar alguna forma de tocar los temas que necesitas tocar, tal vez escribir cartas sea una buena solución.

    Amor: Este punto por más obvió que parezca, debe existir un cariño real entre la pareja. Cuando queremos a la otra persona, buscamos su bienestar, disfrutamos su presencia y formamos un vínculo desde el mejor lugar que existe. Enamorarse cada día de la misma persona... Es amor!

  Se podrían mencionar más señales como lo es buscar intereses en común, tener los mismos valores sexuales, pero estoy segura que con esta sencilla lista debieras poder reconocer ya si estás en una relación de futuro, una relación estable, una relación que te hace bien, o si sucede lo contrario.

El mal humor en la pareja

Para evitar enfrascarte en nocivas discusiones, trata de conocerle sus emociones

Por Laura Bo

  Poco tolerante, mal humor, impaciente, poco comprensivo e irritable son algunos de los sinónimos que se utilizan para precisar cuando una persona, y en este caso tu pareja, anda de mal genio.

  Las causas son diversas, van desde problemas en el trabajo, familiares y hasta por dormir mal, cualquier situación incómoda y que no se sabe o no se quiere comunicar es la excusa perfecta para que las caras largas y las pocas palabras abunden en tu relación.

  Sin embargo, algunos especialistas aseguran que: “muchas veces el mal genio puede ser un síntoma encubierto de una depresión y hay que tenerlo en cuenta, porque esa señal es una alerta que indica que algo no anda bien, sobre todo en los hombres que les cuesta más explicar lo que les pasa”. 

  Cuando hemos empezado nuestra vida de pareja, muchas veces nos damos cuenta de que el carácter de nuestro esposo/a no es como lo esperábamos, y que su mal genio, en vez de ir disminuyendo, se va haciendo más evidente.  Como consecuencia de ello, respondemos ante la agresión con más agresión verbal, haciendo que nuestras discusiones terminen en peleas.

  Si sientes que esto está llegando a tu relación, lo más saludable es que empieces a tratar el asunto con cautela, a fin de lograr expresarle a tu pareja los sentimientos que esto te causa y así aprender a llevar juntos el mal humor.

  No es difícil que por alguna razón, como te mencionaba, tu pareja tenga un pésimo día y por ende, un humor que saca chispas. El problema está cuando reaccionas de la misma forma, y comienzas a creer que es imposible tener trato con la otra persona sin que éste se moleste.

  Aquí quiero hacer un paréntesis y aclarar que el mundo está lleno de diferentes personalidades y caracteres, por lo que por naturaleza hay personas un poco más temperamentales que otras, por lo que tenemos que aprender a sobrellevarlo y comprender a nuestra pareja sin caer en la justificación.

  Existen algunas cosas que puedes hacer para mantener una relación saludable, pero lo primero que deben hacer es aceptar que en este problema la culpa es de ambos: de ti por no poner las reglas desde el principio, o no dar el espacio que él necesita y de él por no controlar su mal humor y ser incapaz de expresar qué es lo que le molesta o preocupa. Y al revés también.

  Ahora bien para combatir esos momentos de irritación, y así mantener una relación saludable, te recomiendo lo siguiente:

 1. Cuando veas a tu pareja con cara larga, pregunta una vez que sucede, si este te dice que nada, dale su espacio para que analice lo que está pasando, y tenga la claridad para poder comentártelo.

 2. Olviden por un momento el motivo de molestia y traten de dejar el pasado en el pasado.

 3. Busquen en la música un motivo para estar alegres e inclusive, con energía para pensar en tener otro tipo de actividad que disfruten mucho hacer juntos.

 4. Hagan cosas que les produzcan placer, ¿ideas? Disfrutar de algún postre que haga a sus ojitos girar del gusto, resolver rompecabezas o ¡bailar!

 5. Busquen una distracción que corte el momento, para esto ir al cine o ver una película en casa es una estupenda posibilidad.

 6. Y por último, que nunca se pierda la comunicación entre ustedes.

  Todos necesitamos en algún momento nuestro espacio de soledad para pensar por lo que estamos pasando, y es normal... Por lo que tu pareja tiene que comprenderlo así como tú...

  Buena suerte, y hasta la próxima!

Llegaron las luces, las decoraciones, las celebraciones, y regresan, como cada año, los desacuerdos!

Evita las discusiones ‘a causa’ de la Navidad!

  Se supone que la Navidad es  la típica fiesta para “disfrutar” en familia. Que en ocasiones, lejos de ser una alegría, se convierte en un fastidio para muchos.

  De por sí las relaciones de pareja son algo complejas, y si a eso le sumamos a la familia política con la que no tenemos una buena comunicación... Se convierte en todo un desastre. Es momento de tomar decisiones inteligentes, esto para no estar en situaciones de estira y afloja con nuestra pareja e incluso con nosotros mismos.   

  ¿Con quién pasar la Nochebuena?, ¿Dónde cenar el día de Navidad?, ¿Recibir a la suegra unos días en casa?; y en caso de que los hubiera, ¿cómo llevarte bien con los hijos de tu pareja? Éstas son solo algunas de las tantas preguntas que cada pareja se plantea cuando llega esta temporada. “La Navidad puede ser una fuente de desgaste y de discusiones, de hecho es habitual que en esta época haya incluso separaciones y divorcios”. Parecería que el pavo viene relleno de discusiones y no del delicioso stuffing.

  Son muchas las cosas que tenemos que tener en cuenta para poder sobrellevar la fiesta en paz.   ¿Sabes cómo disfrutar las fiestas navideñas en pareja? Al iniciar una vida en pareja, sobre todo cuando se trata de recién casados, es difícil ponerse de acuerdo para celebrar las fiestas navideñas. Por ello, necesitan llegar a acuerdos que les permitan sentirse satisfechos y felices.

  Se supone que en la época las fiestas decembrinas se estrechan las relaciones, lo que incrementa el afecto y el amor; sin embargo, algunas veces nuestras decisiones y actitudes pueden alejarnos más que acercarnos.

  Para que no sufras estas fiestas navideñas, te doy los siguientes tips para que disfrutes plenamente y te olvides de los problemas que pueden alejarte de tu media naranja.

 1.- ¿Con quién pasarán las fiestas?: Esta decisión es vital para que ambos estén cómodos y felices. Las parejas recién casadas o aquellas que viven juntas deben decidir si van con los padres, los amigos o los suegros. Traten de llegar a un acuerdo que sea equitativo para los dos. Por ejemplo, una Navidad pueden pasarla con tus papás y el próximo año con tus suegros, o viceversa.

 2.- Sé flexible: Escucha todas las explicaciones que te da tu pareja y logren un acuerdo con el que los dos estén conformes. Tal vez no se sienta cómodo/a en la casa de tus padres o de tus amigos, así que puedes proponer que se reúnan en tu hogar.

 3.- Viajes: Pasar las fiestas navideñas lejos de casa puede ser interesante para uno de los dos, sin embargo, deben ponerse de acuerdo para dejar a sus familiares y disfrutar al máximo el tiempo entre los dos.

 4.- Costumbres navideñas: Otro tema que genera discusiones entre las parejas son las costumbres navideñas, así que trata de relajarte y entiende la importancia que tienen para tu pareja. Trata de unirte a ellas para pasar más tiempo juntos.

 5.- Compartir con los hijos de tu pareja: Aquí entramos en un terreno algo complicado. Si no tienes una buena relación con ellos puede resultar algo estresante para todos, por lo que te propongo que este año tu meta sea lograr una buena o por lo menos cordial relación. 

  De acuerdo con los especialistas, la época navideña hay que disfrutarla con alegría a lado de tu pareja, deja atrás las incomodidades, problemas, discusiones y aprecia cada virtud de la persona que tendrás a tu lado toda la vida. 

  Buena suerte, y aprovecho para desearte una Feliz Navidad y agradecerte por ser parte de mi vida!

Cuando la confianza se ha roto...

¿Es posible recuperar ese vinculo que unía a la pareja?

Por Laura Bo

Luego de una decepción, engaño e incluso de un mal entendido, lamentablemente en ocasiones se pierde la confianza que le teníamos a la pareja y recuperarla se convierte en todo un reto y en ocasiones el aceptar que se ha cometido un error y pedir o dar perdón se convierte en el detonante en la destrucción de una relación.

  Aunque cada caso es diferente, por lo general sucede algo así:

   La decepción. “No es el hombre (o la mujer) que yo creía” es el típico comentario de una persona que ha perdido la admiración en su pareja. Echar la culpa a la otra persona de este problema no es la solución. Si tu pareja no es la de “antes” seguramente te hará sentir decepcionada/o y esto generará un conflicto. 

  Falta de asertividad. ¿Por qué nos cuesta dar el primer paso a la hora de pedir perdón? A muchos de nosotros nos cuesta pedir perdón cuando consideramos que la culpa no es nuestra o no hemos sido los causantes de la situación. Es más fácil acusar a la pareja y cargarla con todo el peso de la culpa, en vez de repartirla entre los dos. Si además se suma

la molestia que hay en ese momento y el orgullo lastimado, la mezcla es explosiva!!!. Detente un minuto y piensa, quizá tu pareja también esté dolida y su punto de vista tenga algo de fundamento, al igual que el tuyo. Respira profundo, date unos minutos y diálogo, diálogo y diálogo es lo que más necesitan.

  Por otro lado también puede que hayas perdido la confianza, por diferentes situaciones que han vivido, ¿Convivirías con alguien en quien ya no confías? Según el diccionario, “confianza” es la ilusión segura que se deposita en una persona o cosa. 

   Cuando una pareja decide que vivirán juntos, lo hacen porque están seguros y confiados en que la otra persona responderá adecuadamente ante la vida y que no defraudará en ningún aspecto.

 Pero ¿qué ocurre cuándo nos traiciona o nos humilla? Lo lógico es que dejemos de confiar en él o ella y cuando la desconfianza se instala, no hay mucho que se pueda hacer.

 Pero en ocasiones también los problemas de confianza están relacionados con la inseguridad. De ahí también surge esa obsesión por tener el control de la vida de la otra persona, muchos acusan a  su pareja de que alimentan sus celos con sus actos cuando en realidad son ellos mismos quienes van sembrando esa semilla, esto ocurre pero no tiene por qué ser una generalidad.

   El ser claro y directo es una forma sencilla y quizás la más sincera para con nuestra pareja respecto a inseguridades que podamos estar teniendo.

  ¿En qué momento la relación de pareja, basada en la confianza, se rompe y entra la sombra de la duda o la sospecha? Ese síntoma suele aparecer en las personas por diversas circunstancias, y es la desconfianza. Está relacionada con el miedo y tiene que ver con baja autoestima. Se encierra en una escasa capacidad asertiva para enfrentarse con éxito a cualquier situación cotidiana sentimental.

  ¿Por qué se origina la desconfianza en la pareja? Puede aparecer por diversas razones, la mayor parte de ellas se debe a mentiras, celos o infidelidad; y cuando esta última es descubierta, la persona engañada perderá la confianza en su pareja.

   La confianza es el pilar fundamental de la vida en común. Sin confianza no se puede establecer una relación de intimidad real con la otra persona. Cuando la convivencia está teñida de sospechas, de dudas no justificadas acerca de la lealtad o fidelidad, puede volverse en un círculo vicioso y la relación insostenible.

    Si realmente quieres recuperar tu confianza:

- Deja de buscar pruebas. A corto plazo disminuyen las dudas, pero a largo plazo mantienen la desconfianza.

- Ubicarte en lo que verdaderamente está sucediendo en lugar de estar pendiente del pasado. 

- Dedicar tiempo a hacer actividades individuales fuera de la pareja y compartir luego con la pareja cómo han ido.

- Organizar actividades de pareja que sean divertidas, y generen mayor espacio de intimidad.

- Valorar los aspectos positivos de uno mismo y reforzarlos.

  Si pese a estas recomendaciones todavía prevalece la desconfianza en la relación, les sugiero que acudan a un terapeuta de parejas, ya sea juntos o por separado, para que les ayude a superar el problema.

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 

Redes Social Network

Anunciese Advertise your Business

(323) 586-9199

4850 Gage Ave. Bell, CA 90201

Our Business is to bring YOU Business!

Joomla25 Appliance - Powered by TurnKey Linux