Relaciones de pareja

¡Te perdono, pero no puedo olvidar!

  Son muchas las parejas que en algún momento atraviesan por una etapa tan decepcionante de la vida, como lo es la infidelidad y lo más lamentable  es que el infiel, al no entender el daño que le hace a su pareja, tampoco mide los alcances de sus actos.

   La infidelidad puede darse por diferentes razones o motivos, pero no deja de ser un engaño, una traición y una falta a la pareja.

    Cuando se descubre una traición sentimental de este tipo, mil preguntas vienen a la mente de él (o la) ofendido/a; ¿por qué?... ¿acaso no le he demostrado que lo/la amo?), si le he dado todo, ¿por qué me traicionó?... ¿No era mejor que me dijera que ya no quiere nada conmigo?, etc., etc. 

  Pero por otro lado, también está el ofensor que, una vez descubierta su insana actitud, empieza a buscar excusas creíbles o no, pide perdón y al no obtenerlo, vienen los reproches: ¿Por qué es tan difícil que me perdones?, no fue nada serio, sino al pasajero, yo sigo enamorado(a) de ti, si tú eres lo único que me importa, ¿por qué no lo olvidamos?

   Definitivamente es difícil perdonar una infidelidad porque es una traición, es un puñal clavado directamente en nuestro ego, es ver desvanecerse muchas escenas de nuestra vida en común, es como si se rompiera el lazo que nos une, es a su vez, como un golpe seco en la cabeza que te deja inconsciente y pierdes todos los sentidos por un instante, es como si no se pudiera oír, ni ver, ni sentir, que resulta muy difícil creer, después que das todo de ti y te pagan con una traición, además siempre quedará la duda en lo más profundo del corazón: ¿Si te perdono… y lo vuelves a hacer?

    Muchas personas se preguntan: ¿Por qué no puedo olvidar la infidelidad de mi pareja?... Perdonarle o no, es sólo una decisión que le compete a cada quien, el proceso de olvidar no es fácil de sobrellevar y es que la imagen de la traición siempre perdurará en la pareja ofendida; por eso algunas relaciones, simplemente, no pueden sobrevivir a esta situación. Sin embargo, tenga en cuenta que siempre hay gente que puede aprender de sus errores, y que nada tiene por qué ser eterno.

  Si usted fue él  o la ofendido/a y ha elegido permanecer con su pareja, hay muchos puntos por tratar, que pueden ser consultados, de forma individual o con su pareja, con familiares o conocidos que hayan atravesado y superado la misma situación. Tal vez recordará siempre el daño de ese momento, y probablemente tenga la traición muy presente en el futuro. Por lo tanto, lo ideal es consultar con una fuente objetiva del exterior, antes de tomar una decisión. Fundamentalmente, debe preguntarse si se justifica el esfuerzo por continuar la relación.

 Una nueva oportunidad 
  Supongamos que usted ya ha tomado la decisión de permanecer con su pareja y aunque luego de la reconciliación, ambos sostienen que hay que olvidarse del asunto, debe estar consciente que se puede llegar a encontrar el perdón en su corazón, pero que su mente, es casi imposible que olvide lo ocurrido. Esto no es malo, sino una señal de alerta, una experiencia que servirá para el futuro.

  Pero si están dispuestos a seguir, es importante tomar en cuenta que “la comunicación y la confianza son la clave de las relaciones.

  Y en ese sentido, usted debe entender que no puede cambiar lo que sucedió, pero sí puede aprender de ello y por lo mismo, que la relación no sobrevivirá sin la comunicación apropiada.  Si desea saber por qué ocurrió esto, puede hacer preguntas, pero tiene que estar preparado para oír respuestas honestas y eso quiere decir que no siempre escuchará lo que usted desea.

   Para algunas personas se puede ver la infidelidad, como una segunda oportunidad, es como si algo en nuestro interior nos gritara. ¡Hey! … “Tienes asuntos pendientes con tu pareja... RESUÉLVELOS”.

  A veces en la relación se van acumulando y callando cosas que nos desagradan y cuando ocurren hechos como una infidelidad, entonces viene la explosión y estalla! Y es precisamente ahí donde llega una nueva oportunidad para mejorar y crecer como persona al lado de tu  pareja, buscar esos errores cometidos de ambas partes y sanarlos, aún hay tiempo.

   A veces las labores diarias no dejan tiempo para un  momento a solas, ya sea por los hijos o porque simplemente no se busca un tiempo para los dos, traten de dárselo y de establecer metas comunes a futuro, esto los ayudará a mantenerse enfocados.

   Por último, les digo que si después de hacer todo lo humanamente posible por perdonar y sobre todo olvidar, él o ella siguen con la actitud recelosa en todo momento y en la intimidad están recordando la infidelidad, y hasta pretenden hacer comparaciones con la ‘otra persona’, es el momento de evaluar si vale la pena continuar con esta relación o si es preferible terminarla, que a la larga puede ser eso más sano para ambos y para los hijos, en caso de que los haya... Mucha suerte!

Que tu propósito para el año que comienza sea Revivir el Amor y la Pasión en la pareja!!!

  La rutina es el peor enemigo de cualquier pareja, si crees que ustedes están pasando por una “crisis de pasión”, necesitas volver a encontrar el punto excitante de la relación. Y qué mejor momento que este en el que planeamos los propósitos del próximo año...

   Que tu propósito número uno en pareja sea recuperar la pasión, el amor y, claro, toda la seducción que tenían.

   Hay que comenzar por sentirse bien con uno mismo, es fundamental, ya que da seguridad.  Las personas más seguras destilan mayor erotismo y sensualidad, por eso ¡ama tu cuerpo, conócelo y disfrútalo!.

  Cambia la forma de comportarte frente a tu pareja, éste, sin dudas, será un gran detonante para llamar su atención. A cualquier ser humano le llama la atención sentirse seducido, amado, y por supuesto recibir palabras bonitas, y si quieres un toque atrevido susúrrale algo más atrevido y pícaro a su oído.

   Un beso apasionado en el momento menos esperado puede ser el principio de una larga y placentera noche. Tanto hombres como mujeres, es imprescindible un buen beso para iniciar una candente relación sexual. Así que practica el arte de besar y acompaña a tus besos con caricias.

   Por otro lado, si estás dispuesto a recuperar por completo la pasión, ¡Sorprende! Una llamada insinuadora a cualquier hora, una caricia atrevida en el momento menos esperado, que lo (o la) esperes de forma muy sensual en la cama con una tenue iluminación por velas, sin que él o ella lo sepa, son verdaderas sorpresitas que terminarán por conquistar o mejor dicho, re-conquistar a cualquiera!

  ¡Seamos creativos! Nada mejor para excitar a nuestra pareja que proponiéndole cosas nuevas. Dile lo mucho que deseas practicar una posición sexual específica, lleva algún juguete a la cama, o háganlo en el mismo lugar donde los desate la pasión.

  Ahora las mujeres tienen un arma extra, ya que pueden utilizar la ropa como un aliado, vístete con colores que, sin lugar a dudas llamen su atención y proyecten tus intenciones. Por ejemplo, el rojo invita al acercamiento, además de mostrar una personalidad extrovertida... Lo que tiene un efecto directo sobre la libido. El negro da un aire de misterio, el rosa por su lado indica romanticismo.

  Comiencen por apagar la Tv para conversar tranquilamente o abrir una botella de vino mientras se cena. Prepararle el trago preferido o animarse a salir una noche. El simple hecho de hacer cosas nuevas les aportará una dosis extra de energía. Con lo que lograrán recordar lo que los enamoró de su pareja... Si lo intentan, no se arrepentirán!

LOS HALAGOS... también son SÍMBOLO de AMOR!

   ¿Se ha dado cuenta que desde hace 20 años, 20 días o 20 minutos no recibe de parte de su pareja ni el más mínimo cumplido, halago o palabras lindas?

  Esta situación resulta para muchos frustrante y lo que es peor, comienza la duda acerca del amor de su pareja hacia usted.¿Nunca te halaga? ¿Dejarlo, olvidarlo o reemplazarlo... Qué hacer?

Qué hacer con el Antihalago

 ¿Cuándo fue la última vez que su pareja la tomó por la cintura y le susurró al oído frases bellas; o ella le llevó el desayuno a la cama y lo despertó con un beso? Tal vez esta pregunta sea difícil de responder, pues muchas veces este problema comienza a solo semanas de haberse casado con la persona.

  Un hombre veterano dijo con una sonrisa irónica: “El tipo que tiene una mujer bonita y no la halaga es un estúpido. ¿No la halaga? Allá él con su tontería. A menos que le ocurra esto: que, codiciada por todos, haya preferido quedarse junto a su “bello indiferente” justamente porque NO la halaga”.

 Por su parte una periodista de 35 años opinó lo siguiente: “Cuando un hombre no te halaga hay que dejarlo que se muera solo... en especial si existe “alguien” que se esté ocupando de ti. Ya verás cómo las cosas cambian”.

Las ahuyentahalagos y arruinamaridos
  La belleza es fundamentalmente un estado interior, incluso un estado de ánimo, a veces. ¿Pero qué hacemos con el aspecto externo? ¿Lo abandonamos y después nos ofendemos si nadie nos halaga? Porque habrá cientos de mujeres que provocan huidas: de halagos y de hombres.

 Ya sabemos cuáles son: la desprolija, la desgreñada, la histérica, la loca por todo (especialmente por la limpieza: recoge las migajas que se van cayendo al piso mientras él come, la fanática, la torpe, la loro, que siempre habla y siempre quiere tener la última palabra y la razón también; la mandona; la rompevajilla, la dominadora y la ordenada de más (ordena muy bien todo pero él no encuentra sus cosas nunca).

 Si usted no se encuentra en estos rubros anti-halagos, y por el contrario es una mujer capaz de despertar toda la admiración posible entonces de seguro, es él quien tiene el problema antihalago.

 Porque... ¿Le da lo mismo que usted estrene el más encantador conjunto íntimo o que se vista con una arpillera? o ¿Qué corra a abrazarlo con el pelo bien cepillado y bien arreglado?

 Alguien tome la iniciativa
   El halago puede instaurarse como una costumbre, un nuevo lenguaje y él terminará usándolo. Hay que considerar también a las mujeres que sin cambiar su apariencia externa (peluquería dos veces por semana) se fueron metamorfoseando paulatinamente hasta que al cabo de los años no queda vestigio alguno de la mujer alegre que fue. ¿Puede haber halago para una mujer así?

  Por supuesto, usted no se convirtió en una esposa parlanchina, gruñona y mandona, así como así; usted, que eludió convertirse en “doña rezongo” sigue regando el jardín que es de los dos. Riega y riega aunque él no la estimule en lo más mínimo.

  Pues hace bien. Porque cuando un día, le falte el estímulo para seguir regándolo, tendrá todo el derecho del mundo de decirle a él que ama el sol y que la falta de pequeñas o grandes atenciones, besos, caricias, pellizcos, arrebatos o emocione por parte de él puede dañar el fruto que hombre y mujer concibieron juntos.

 El halago, símbolo del amor
  El halago es como un culto de las cosas lindas del amor: ninguna mujer podrá corresponder al hombre si aquel no la incentiva demostrándole todo o algo del amor que le tiene y viceversa.

  ¿Por qué los humanos seremos tan necios? ¿Por qué no decimos lo que pensamos? Tanto la mujer como el hombre no necesitan del halago porque sean personas importantes o de lujo, sino que necesitan del halago permanente, de la ternura porque si no lo reciben, como ser humano, se va secando lentamente hasta agotar su capacidad de Dar.....  ¡Inténtenlo!

¿Estás Rechazando a tu Pareja Sexualmente?

El ‘rechazo sexual’, aunque suene extraño, es una posibilidad existente. Un poco más inquietante es caer en cuenta que el problema no es la técnica del amante, sino el hecho de que simplemente ya no te sientes atraído/a.  Si bien existen numerosas formas de sazonar nuestra vida sexual, es muy complicado volver a encarrilar las cosas cuando la llama de la pasión se ha extinguido.

    La solución queda por cuenta de cada pareja, aunque se deberá pensar bien si se quiere o no seguir teniendo una relación sin sexo. La variedad es que las  circunstancias hacen que cada caso sea único y la decisión, más allá de una meditación, merecerá responder a los llamados de cada corazón.

  Aunque este tema es válido para ambos miembros de la pareja, me dirigiré a la mujer, porque es quien más frecuentemente rechaza sexualmente a su pareja...

  Todos sabemos que el sexo es una poderosa herramienta de negociación en las relaciones. Y si tu pareja ha sido siempre un amante desenfrenado, entonces privarlo de su principal fuente de placer puede ser enormemente satisfactorio para ti si lo haces a propósito... Y ‘particularmente si estás enojada con él’ o si estás profundamente dolida por algo, esto podría suceder en forma inconsciente.

   Los problemas sexuales raramente tienen que ver sólo con el sexo en sí, y suelen ser signo de que por alguna razón la relación no se encuentra en buen estado. Y si ese fuera tu caso, a continuación te damos...

Algunas ideas, para que puedas dejar el rechazo del sexo con tu pareja:
- En primer lugar, descarta las causas médicas. Acude a tu médico de cabecera para una completa revisión de tu salud, de tus medicaciones, y de tus niveles hormonales.

- Haz del sexo algo de lo más normal y para ello, le pueden cambiar el nombre usando una palabra que tu cerebro no asocie con algo ‘obligatorio’ y así será menos amenazador. Por ejemplo, puedes decir ‘vamos a divertirnos’’.

- Deja de preocuparte por lo que piensan los demás. Solemos preocuparnos por lo que nuestra pareja pensará, por lo que dirían nuestros padres si nos vieran.
   Tómate las cosas con más calma. Siempre que creas que tus pensamientos van a ocuparse del qué dirán, procura combatirlos y rehúsate a caer en ese terreno.

- Basta de los asuntos relacionados a la imagen corporal. Así que no eres perfecta... Pues bien, tampoco yo lo soy. Bienvenida a la vida real. Nadie es perfecto, por cierto, los hombres tampoco.

    Deja de pensar de esta manera y sigue el consejo de los hombres: a la hora de mirarte al espejo, concéntrate en las partes de tu cuerpo que más te gustan y olvídate de aquellas que no te caen tan bien.

- Examina tu pasado sexual. ¿Qué mensajes recibiste de tus padres acerca del sexo? ¿Qué otras experiencias has tenido en el pasado que podrían estar afectándote ahora?
  Habla con tus amigos de confianza. Habla con tu hombre. Habla con un psicólogo o un sexólogo si así lo prefieres.

- Permanece en el momento en que estás teniendo sexo. Di presente. Concéntrate en tus sentimientos y sensaciones. Si sientes que tu mente desea explorar territorios negativos o incluso echar un vistazo a tu lista de tareas de mañana, oblígala a irse y concéntrate en la tarea que estas realizando.
 

  Y para terminar quiero hacerte esta pregunta: ¿Piensas en secreto respecto a tu pareja que el sexo es algo malo o sucio?
 

  Si vienes de una familia profundamente  religiosa o ‘chapada a la antigua’ tal vez lo que te han enseñado es que cualquier cosa que ‘‘se salga de lo normal’ en el sexo, es sucio e inmoral, así que posiblemente nunca te hayas tocado tus partes íntimas y muchos menos haber tenido una masturbación o autocomplacencia.
 

  Pero quiero decirte que la mayoría de las mujeres aprenden a llegar al orgasmo a través de la autocomplacencia y de esa manera también aprenden a conocer su cuerpo y con esto, pueden ayudar a su pareja a identificar las partes que las hace llegar a la plenitud en el sexo, lo cual ayuda en mucho a mantener viva la llama de la pasión en la pareja.
 

    Ahora bien, si sientes que hay algo mal, pero no estás segura de ello, o si te sientes generalmente incómoda con el sexo, arregla una entrevista con un terapeuta para recibir la ayuda adecuada y superar ese rechazo hacia tu pareja y así, lograr una vida llena de amor en todos los aspectos con el ser amado. 

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux