De mujer a mujer

Destruye para luego Construir y ser feliz...

Al estar sumergidas en situaciones negativas no vemos con claridad...

Por: Mari Lau

  Hola, una semana más compartiendo con todas ustedes algunas de las historias más comunes que nos pasan a todas en algún momento de nuestra vida. Y que estamos más que preparadas para afrontar.


  Por eso preparen el cafecito, que comenzamos con nuestra charla entre amigas...
  En esta ocasión empiezo con un pensamiento que leí hace días, el cual me hizo relacionar con nosotras mismas, y dice: “Aunque un incendio forestal puede ser aterrador, destruyendo en segundos lo que ha tardado siglos en crecer, es parte del ciclo natural de la vida de los bosques. Eliminando la madera muerta y activando la regeneración, creando las condiciones ideales para que todo crezca de nuevo”... esto mismo es lo que tenemos que hacer nosotras, destruir para poder construir.

  Tal vez pienses que estoy loca, con lo que te estoy diciendo, y tal vez sí lo esté, pero analiza y cada vez que tenemos algún tipo de desilusión y nos sentimos destruidas, nos deprimimos, nos llenamos de pensamientos negativos y un buen día nos levantamos, continuamos adelante y hasta en ocasiones mucho más fuertes que al principio.

  De eso se trata, el destruir es tan importante como construir, no puedes vivir sin experimentar las caídas y las crisis... Al principio, cualquier crisis es estresante, pero si perseveras y te esfuerzas para superar los retos y obstáculos, las oportunidades aparecen y todo terminará siendo mucho mejor.

  Tú misma puedes elegir el cambio, y éste ocurre por tres causas principales, por casualidad, porque te fuerzan o por decisión propia. Sobre las dos primeras no tienes control, pero sí sobre en la tercera. ¿Entonces por qué mejor no elegimos el cambio antes que nos fuercen a hacerlo?

  Médicos aseguran que tan pronto como nosotras mismas elegimos el cambio, automáticamente nos liberamos del estrés que nos genera el que nos vuelvan a lastimar.

    Los ciclos del cambio son como un mapa para navegar a través de la destrucción. Se creativamente destructiva, utiliza esta destrucción en diferentes áreas de tu vida para desarrollarte y seguir creciendo como ser mujer, por ejemplo:
  • Cuestiónate tus creencias religiosas, políticas y reemplaza las que encuentres anticuadas o incorrectas para otras más certeras.

  • En relación a tu pareja, si es alguien que siempre te hace infeliz o te fuerza a estancarte, pregúntate si tu vida no sería mejor sin esa persona. Habla con tu pareja y dale la oportunidad de cambiar, y si no lo hace, despídete para siempre.

  • Cuando una relación termine, facilita la transición descartando las cosas que evoquen recuerdos dolorosos. No es necesario quemar viejas cartas de amor, porque éstas son parte de tu historia, pero si traen recuerdos tristes, solo deséchalas o guárdalas en un lugar donde no tengas fácil acceso.
  Deshacerte de lo material te dará sensación de alivio y ligereza.

  • Cuando hablamos de los hábitos es un punto muy importante, ya que estos te acompañaron por un largo periodo, abandona o modifica todos aquellos que de alguna manera te traen recuerdos, o son perjudiciales para ti misma.

  • Las redes sociales en este momento muestran cosas que tal vez nos lastimen, por eso lo mejor es eliminar de ellas todos los contactos que te pueden traer algo negativo a tu vida.


  Busca la dirección correcta de tu vida y, si fuera necesario, toma como referencia la naturaleza, el fuego que destruye mucho para luego volver a florecer, así tú, destruye lo que te está molestando para que sigas avanzando y construyendo tu propio bienestar.
...¡Y sé feliz ante todo!

 

Amigos con derechos... ¡Relaciones peligrosas!

Hay quienes buscan solo sexo casual, sin obligaciones ni complicaciones; lo malo es que este tipo de ‘‘amistades” se está poniendo de moda

Por: Mari Lau

  Hola amiga, espero que te encuentres bien y con muchas ganas de compartir conmigo un rico cafecito para que conversemos este tema que muchas de nosotras, aunque lo neguemos, en algún momento lo intentamos o por lo menos lo quisimos intentar.


  La sociedad evoluciona cada vez más rápido, y como parte de ella nos vemos obligadas al cambio, como cuando salieron los teléfonos celulares, al principio eran imposibles de tener y hoy hasta los pequeñines los tienen. Hemos cambiado en la manera de vestir, de hablar y hasta cuando pensamos en el sexo sabemos exactamente qué es lo que queremos y qué no.


  Últimamente he conocido muchas mujeres solteras, que no tienen una relación estable, y se ven muy bien, radiantes como si a diario visitaran el spa. Y aunque no lo crean me di a la tarea de investigar el porqué del cambio, y para sorpresa de nuestras abuelitas, todas contestaron lo mismo. Ni marido, ni prometido, ni novio, ni amigo. Ahora “amigo con beneficios”. Nuestras abuelas preguntarían ¿y eso qué es? A lo que les responderíamos que es un hombre con quien compartimos mucho más que una amistad... demasiado más... en pocas palabras un amigo sexual.


  En los últimos años éste tipo de relaciones se han popularizado, incluso se han hecho películas que tratan sobre este tema. Es una proposición peligrosa que muchas mujeres están aceptando. No hay garantías de éxito, ni tampoco del fracaso, pero una “relación normal”, tampoco te lo garantiza. ¿Verdad?


  Hoy en día los límites de los beneficios o derechos dependen de ambos. Hay amigos con derechos que son casi como una pareja pero sin el título. Otros sólo se ven de vez en cuando y exclusivamente para tener sexo. De todos modos, la regla siempre es la misma: no hay ningún compromiso.


  Ahora bien, no todo es color de rosa, porque también tiene su lado negativo, yo sé que nada dura para toda la vida, pero lo malo o peligroso de este tipo de relaciones es que uno de los dos se enamore.


¿Qué sucede si te enamoras y tu amor no es correspondido? ¿Estás dispuesta a que eso pueda ocurrirte? Ese es el principal riesgo de los amigos con derechos: uno siempre termina enamorándose y el otro tal vez no. Lo peor de todo es que, generalmente, las que nos enamoramos primero somos nosotras...


  Como amiga tengo que decirte que este es un juego muy peligroso, sobre todo porque tarde o temprano involucramos los sentimientos, y si estos entran, comienzan los cuestionamientos y el sufrimiento de uno de los dos.  No obstante, este tipo de relación también tiene sus ventajas.


  Como por ejemplo no hay que dar explicaciones de nuestros actos. Al no haber un trasfondo emocional, disfrutas más del sexo. Todo el preámbulo de las citas, comida, coqueteo, “tantear el terreno”, conocer a la persona, etc… y adiós!.


    La clave: ser discretos. No contarle a medio mundo que tienes un amigo con beneficios, porque ahí empiezan las especulaciones, los comentarios e incluso la presión social del qué dirán.


  Si tienes claro qué es lo que quieres, y eso significa no tener una relación estable, adelante, pero antes de comenzar te en cuenta, conocerlo bien antes, sé clara y directa, una vez que decidiste que quieres tener ‘un amigo con derechos’, no esperes más de tres días para explicar a tu prospecto que es lo único que quieres y tal vez alguna que otra salida al cine o a bailar. Si esperas más tiempo él se puede crear una idea distinta en su mente y puedes lastimarlo.


  No tengas expectativas amorosas, así que no esperes que tu amigo te diga cosas lindas, te llame, te avise dónde está... Un amigo con beneficios no tiene que ser cruel o grosero, pero no puede ser más atento o cariñoso que un amigo común.


  No lo veas muy seguido, estar con alguien por periodos prolongados de tiempo hace que desarrolles sentimientos por él. Tal vez que se vean una vez por semana sea suficiente.   Recuerda que la relación no durará mucho, la amistad con sexo casual no puede durar demasiado. Piensa que esta relación es sólo para cubrir tu necesidad sexual mientras resuelves lo que tengas que resolver para poder estar en una relación seria y amorosa.


  Algo que no debes olvidar es que cuando ya no te guste el sexo con él, termina de inmediato. No des explicaciones, sólo despídete y ya. Pero el punto más importante en esto es: “Protégete”, y no solo de un posible embarazo, sino de algún contagio sexual. Tu sabes a lo que me refiero, ¿verdad?
 Si eres una mujer liberal, inténtalo y disfrútalo mientras dure, ... pero si eres más conservadora, ni lo intentes!!!

Los celos pueden ser el mayor enemigo de cualquier relación...

Por: Mary Lau

Un sentimiento nocivo tanto para nosotras como para quien queremos

  Hola amiga, espero que te encuentres ya más relajada después de tantas reuniones, fiestas y comidas y estés lista para dar mayor impulso este año, que ojalá esté lleno de cosas buenas, porque estoy segura de que es el momento de recibir lo mejor en tu vida.


   Saben, a mí me encanta compartir con todas ustedes un rico café, acompañado de una linda conversación entre amigas, pero en esta ocasión quiero retomar un tema que, si bien ya lo hemos tratado, aunque desde otro ángulo, pero honestamente sé que muchas padecemos o vivimos esta incómoda situación, porque aunque lo neguemos muchas sufrimos de celos. Comencemos pues...


  Hace algunas semanas hablamos de la envidia, y llegamos a la conclusión que es un sentimiento muy negativo para cualquier persona, pero existe otro aún un poco más negativo y más dañino que son los celos. Los dos van prácticamente de la mano, pero este último, en la mayoría de los casos, destruye todo lo que a su paso existe.
 

Los celos no solo se dan entre las parejas, sino también entre amistades, e incluso en la familia. Sin lugar a dudas es un sentimiento lleno de inseguridad, inclusive miedo a perder lo que creemos de nuestra propiedad.
 

  Las que sufren de este mal quieren tener la exclusividad de todas las relaciones que tienen, solo piensan en poseer todo lo que las rodea. Sin darse cuenta que esto puede acarrearles grandes consecuencias, ya sea en lo personal como en las personas que lo sienten.

  Los celos enfermizos hacen que te mantengas alerta ante un supuesto engaño. Te mantienen en  estado de vigilancia constante, que puede ir desde revisar los artículos personales de tu pareja, hasta controlar tiempos de salidas y entradas, llamadas telefónicas, miradas e incluso gestos, en definitiva hechos cotidianos que son percibidos e interpretados en función de tus celos enfermizos generando a la vez en quien los padece, ira, enojo por el supuesto engaño y malestar en tu pareja.

  Los celos te hacen imaginar situaciones que no son reales, y no te deja pensar con claridad. Tu vida gira en torno a cómo encontrar “pruebas” de la supuesta infidelidad.
 

Con esta enfermedad, todos sufren y causan depresión, estados de ira constante, etc. Y con esto cualquier relación comienza a deteriorarse, la comunicación cada vez se reduce más, existe una frustración constante a la posible pérdida, sin olvidarnos de los reproches, exigencias, y enojos. Inclusive pueden existir consecuencias todavía más extremas como es el suicidio o el asesinato.


  Ahora bien si todo lo que te estoy contando te resulta conocido y sientes que tus celos se están saliendo de control, es el momento de que tomes acción, lo mejor que puedes hacer es primero reconocer que tienes un problema, y en segundo lugar buscar ayuda. El trabajo terapéutico con los celos puede ser difícil e implicar un trabajo largo y delicado. Pero estoy segura de que podrás hacerlo.


  Y en el caso de que tú seas la víctima, de una persona celosa, recuerda que es un sentimiento negativo que no te dejará nada bueno, no justifiques y menos los aceptes, los celos no te dejarán nada bueno en ninguna relación.
  Hasta la próxima!

Destruida por el chisme de pasillo

Es un pasatiempo muy riesgoso e impopular, ya que las habladurías pueden tener, y a veces aun sin querer, un efecto catastrófico para otros

  Hola amiga, esta semana quiero compartir contigo un tema que resulta en ocasiones inofensivo, pero otras lastiman, y mucho a las personas involucradas.


  Hace unos días recibí la carta de una lectora, contándome que está siendo víctima de habladurías por parte de sus supuestas amigas, la verdad que me sorprendió mucho la magnitud del daño que puede hacer el que alguien hable a tus espaldas.


  Para nosotras como mujeres es muy fácil conversar y contar las cosas como creemos que pasaron, pero en ocasiones no medimos las consecuencias. Este es el caso de nuestra lectora que hoy siente que está destruida por el chisme.


  En la raíz de cualquier chisme siempre está el celo, eso significa que si hablan de ti es porque en el fondo te envidian, aseguran los especialistas. ¿Pero cómo se hace para lidiar con esto?, en lo personal te diría que los ignores, pero sé perfectamente que generalmente estos te destruyen poco a poco emocionalmente.


  A todas en algún momento de nuestra vida nos involucraron en uno, hay gente especialista en inventar historias que pueden ser falsas o modificadas acerca de ti, o tal vez contaste algo confidencial a alguien ‘de confianza’ que terminó defraudándote. Aunque a algunos chismes no le tomamos mucha importancia, el chisme es una forma de violencia que puede causar serios problemas a quienes lo padecen.


  El chisme es utilizado como mecanismo de control social, discriminación por preferencia sexual o sometimiento de género, especialmente contra las mujeres. El chisme como instrumento de violencia puede hasta llegar a ser un arma de destrucción contra la víctima, de hecho esto te puede causar depresión, baja autoestima o problemas de adaptación, y lo peor es que esto ocurre en todos los niveles de la sociedad.


  El contenido de los chismes es tan variado como temas aborden quienes los difunden, aunque los estudios han mostrado una mayor tendencia a intercambiar asuntos de índole sexual, apariencia física o desempeño profesional.


  Algunos investigadores afirman que el chisme no siempre es negativo. Según estos, es mediante el chisme que se disemina información que de otro modo no se sabría, esto es en el ámbito social. Como por ejemplo, instituciones donde no hay reglas claras de funcionamiento: la falta de comunicación interna se sustituye por las versiones contadas en pasillos.


  Pero definitivamente un chisme puede perjudicar la reputación de una persona. ¡Es algo más serio de lo que creemos!


  Por lo general, la gente no mide las consecuencias cuando habla de otra, es por eso en mi opinión, lo mejor que se puede hacer es mantenerse al margen, lejos, bien lejos de cualquier tipo de comentario (bueno y malo), aunque a lo mejor por ello te tilden de ser una persona solitaria e introvertida, y no ser la comidilla de la gente, porque además, las personas más chismosas son las que se viven quejando de los chismes.


  Buena suerte, amiga lectora!

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux