De mujer a mujer

¿Cómo afrontar a La otra mujer ... Sin salir lastimada?

Hola amiga, existe una mujer en la vida de tu pareja que lo hace reír, que lo consiente, mima y es la mujer más importante en su vida... Sí... Su madre, esa mujer que, aunque no lo creas, siempre estará antes que tú.

   Si bien, para todas las personas las madres son un pilar muy importante y ejercen una gran influencia en nuestra vida, hay una línea muy estrecha entre una relación normal y una enfermiza, algo que parece que cada vez más se da en los hombres de hoy, quienes a una edad madura y con la intención de hacer su propia familia, no sueltan el cordón umbilical. ¿Quieres saber si tu hombre es dependiente de su madre? y ¿Quieres evitar que esto te dañe o dañe tu relación?

  Ahora sí, ve por tu café para que tengamos nuestra charla entre amigas, que hoy vengo con ganas de chismear....   Comencemos:

  Cuando te casas o te vas a vivir con tu pareja ya tienes una idea de cómo es la relación de él con su madre, si es o no dependiente de ella o bien, a pesar de la edad, todavía tiene un gran problema de mamitis. 

  Es común escucharles decir... “Amor, mi mamá viene a comer… Sería conveniente llevarla de vacaciones pues está sola… Voy a hablarle por teléfono ya que quiero que sea la primera en saber de nuestro embarazo... Quiero consultarle este nuevo cambio de trabajo… Mi mamá es una mujer admirable que siempre me apoyó y dio lo mejor”.

  ¿Te suenan familiares estas frases? Seguramente tienes metida a tu suegra hasta en tus sueños. Suena un poco extraño, te casaste con tu pareja siendo 2 y ahora resultan 3. Tal vez te sientes confundida, enojada y en ocasiones culpable, no quieres ser grosera con la mamá de tu pareja.  Pero... ¿Cómo decirle que quieres mayor espacio y privacidad con él?

  La “mamitis”  es una dependencia emocional de un hombre con su madre, como si realmente no hubiera cortado el cordón umbilical. De alguna manera el hijo se siente responsable de cuidarla y asume un papel que no le compete, y es aquí donde tú puedes ser quien disminuya un poquito ese lazo que los une, para que no te afecte.

  Su mamá lo hace sentir bien, y posiblemente él inconscientemente quiere una mujer que lo trate de la misma forma que la mujer que lo vio nacer. 

  Tienes que saber que si ella le expresa su amor diciéndole todo el tiempo lo especial que él es y halagándolo siempre, entonces tu pareja es probablemente el tipo de hombre que necesita una reafirmación verbal de que tú lo amas. Si ella le mostró afecto llenándolo de besos y abrazos, podrás decirle como una loca que lo quieres, pero puede que él no se sienta seguro a menos que le demuestre tu afecto físicamente también.

  Por otro lado tienes que tener siempre presente que cuando te casas, la relación con la familia de tu pareja es inevitable. Posiblemente sean personas con maneras de ser, costumbres, gustos, etc. diferentes a los tuyos, lo que podrá originar discrepancias o roces con ellos. Actúa de manera inteligente, tratando de llevarte bien con ellos, sobre todo con su madre y disfrutando de los momentos que tienen que compartir, aunque esto te represente un gran esfuerzo.

  Existen muchos tipos de suegras, pero tú, a pesar de como ésta sea y te sientas con sus comportamientos, nunca hables mal delante de su hijo y menos intentar ponerlo en contra de ella. Ya que él la defenderá automáticamente y es más que seguro que termine molesto contigo. 

   Actúa y piensa inteligentemente... Lleva la fiesta en paz con tu queridísima suegrita para no dañar tu relación.

  Y nunca, pero nunca, te pongas en contra o hables mal de ella.   Buena suerte y hasta la próxima!

Mi Ex se Casa

Supera el trago amargo con estas... Estrategias de Supervicencia

Hola amiga, una noticia que casi no tendría que importarte, genera en tu interior sentimientos más que confusos. Te enteras que se casa tu ex y no entiendes por qué te molesta tanto ¿o será que te duele?... Y aunque tú hayas salido adelante y puede ser que hasta te volviste a enamorar, pero aún así sientes emociones desconcertantes y te haces un sinfín de preguntas... ¿Por qué conmigo no se casó? ¿No me quería lo suficiente? ¿Qué tiene ella que yo no?, etc.

   Ahora sí, si gustas prepárate un cafecito para que tengamos nuestra charla entre amigas, que hoy quiero compartirlo contigo.  

            Comencemos...

   Primero que nada quiero que quede claro que las relaciones del pasado están siempre contigo, aunque de manera racional creas que estás bien adaptada a la separación y estés contenta con tu vida actual. Es normal que sientas que a pesar de que ya no lo tienes, no quieres que nadie más lo tenga.

  El pensamiento lógico se te escapa del cerebro y pronto dejas de pensar en las razones por las que se separaron o todo aquello que no soportabas de él. Sólo te pones a pensar en todo lo que compartieron, en el lado privado que tú conoces y que creías que nadie más iba a superar.

  Sientes que no puedes aceptar que tu ex eligió a otra mujer para pasar juntos el resto de su vida, y te enoja saber que ya no eres su número uno.

   Según expertos, es totalmente normal sentir todas estas emociones. Ten en cuenta que estos nuevos sentimientos no tienen nada que ver con el amor verdadero, ni quieren decir que la ruptura con tu ex fue un error.

  El enojo y los celos durarán un tiempo, y pronto te darás cuenta que van cediendo y comienzas a estar tranquila con tu vida otra vez. Y tal vez si está leyendo un hombre pensará que somos demasiado dramáticas... Y puede ser, pero lo cierto que los hombres que fueron nuestros siempre lo serán y nos molesta que otra ocupe nuestro lugar. ¿O no?

  Pero bueno, hoy para que pases el trago amargo te traigo unos conejitos para que tomes en cuenta y esta noticia no te afecte demasiado.

No averigües los detalles

  Tienes que resistirte a preguntar detalles del acontecimiento que tanto te lastima. Sí, es duro, pero tienes que luchar contra esa obsesión.

Esquiva las comparaciones de la gente

  Es normal que te lleguen comentarios de cómo es ella, cómo lo trata, y hasta que él se ve mejor que con tigo, por lo que te recomiendo que por lo menos hasta después de su boda evites a esa gente que te puede hacer comentarios.

Recuerda el motivo de la ruptura

  Busca en tu memoria, todo lo malo que sucedió en el último tiempo de relación, cualquiera que sea, ahora es el momento de sacarlo del baúl de los recuerdos. 

  Siempre hay algo malo que recordar, no importa qué... Ahora es el momento de considerarte afortunada por no tener que soportarlo toda la vida.

Sal con otros hombres

  Si por alguna razón te encuentras sin pareja, supera la sorpresa de la noticia, y piensa que es el momento perfecto para que comiences a salir con diferentes hombres. Esto elevará tu confianza en ti misma y las posibilidades de lograr tus propios triunfos románticos.

Cierra ese capítulo de tu vida

  Asimilar que ya no hay vuelta atrás te deja libre para que comiences una nueva vida y estés lista para una próxima relación. Algo que también funciona es que hagas una lista de todas las cosas que no podías hacer mientras estuvieron juntos, eso te dará más claridad de que esa relación no te convenía.

  Y nunca, pero nunca, corras a declararle tu amor intentando detener la boda. ¡Eso solo pasa en las películas!...   Buena suerte y hasta la próxima!

Formas sencillas de recuperar la calma!

Cuando sientas que estás a punto de explotar respira profundo y...

Hola amiga, si últimamente sientes que tu carácter está sufriendo algunos altibajos, presta mucha atención a lo que hoy tengo para contarte, porque seguramente no quieres terminar con un chaleco de fuerza puesto... ¿verdad? En algún momento de nuestra vida sentimos que estamos a punto de explotar, la casa, la familia, el trabajo, la escuela, los hijos, y el resto de las responsabilidades con las que lidiamos a diario, hacen que perdamos la calma, incluso llega a nuestra boca la frase más común... estoy al borde de un “colapso nervioso”, y sí puede ser que lo estés, pero hoy te propongo que sólo quede en palabras y lo puedas evitar de una forma natural.

  Ahora sí, ve por tu café para que nos tomemos un pequeño descanso y tengamos una charla entre amigas.  

  Comencemos...

  Lo que llamamos un colapso ocurre cuando los nervios llegan a un estado tal de ansiedad que ya no se puede hacer frente a las responsabilidades de la vida diaria, y si te encuentras pasando por una situación así, sabes perfectamente de lo que estoy hablando. Y no funciona que nos estresemos más, necesitamos tranquilidad, pero sobre todo claridad para enfrentar las diferentes situaciones de la mejor manera, te propongo que cuando te sientas explotar te tomes unos minutos para ti y hagas lo siguiente:

Respira Om, Om, Om... Cuando estás en una situación límite, tu ritmo cardiaco se acelera y puede experimentar temblores incontrolables en el cuerpo. Y lo mejor para recobrar la calma en tu cuerpo, respira profundamente, pon una mano en el pecho, otra en el estómago e inspira contando hasta cinco, mientras haces conciencia de cómo pasa el aire por la nariz, los pulmones o llega hasta tu abdomen. Luego espira por la boca haciendo a la inversa. 

   Repite este ejercicio varias veces y verás cómo se disminuyen poco a poco las ganas de explotar, inclusive si la causante fue tu suegrita...

  Localiza tu lado perverso... Si estás a punto de caer en la desesperación, por alguna situación que estás viviendo, la culpa puede ser uno de tus monstruos internos, por eso mejor... ¡detente! localiza ese pensamiento y reemplázalo por uno que te haga sentir feliz, y los pensamientos negativos que te generan ansiedad se apartarán por completo de tu mente, regresándote la calma a tu vida.

  ¡Muévete!... Cuando sientes que estás a punto de tener una crisis o sientes demasiada carga emocional en tu cabeza, realiza una actividad física, como limpiar, irte al gym o simplemente salte a caminar. 

  El limpiar tu casa es una de las actividades que más toxinas te eliminará, aprovecha para poner en orden tu casa al mismo tiempo que estimulas tus pensamientos positivos.

  Relax de Emergencia... Si te encuentras en un lugar público y sientes que la calma va desapareciendo, tensa todos tus músculos del cuerpo por algunos segundos y luego relájalos. Esto te permitirá tener más control sobre tus crisis y liberar las tensiones.

    ¡Contraataca!... Tú, mejor que nadie, sabes qué tipo de situaciones cotidianas son las que te ponen los pelos de punta, pelear con tu pareja, el tráfico, y hasta los problemas con tus compañeros de trabajo. Si sabes que pasarás por algo así en el día, planea una estrategia para hacer tolerable una crisis. Lo mejor es que siempre tengas a mano tu música favorita o aquellas que traigan a tu mente recuerdos positivos, o bien mira fotos que te recuerden momentos agradables en tu vida.

  Y por último ¡Abraza y Besa!... Ya que cuando lo haces, se liberan toxinas de una hormona que está relacionada con el afecto, y ésta actúa como antiestrés y reduce la ansiedad. 

  ¡Sonríe!... Al reírte relajas los músculos de tu cara y cuello, logrando automáticamente que te sientas mucho mejor.

   Inténtalo y verás cómo puedes controlar tus explosiones y discusiones. Hasta la próxima!

Que los tacones... No martiricen tus Pies!

Por Mari Lau

Hola amiga, si eres de las que siempre quieren estar a la moda en lo que a zapatos se trata, te cuento que no todas podemos utilizar los mismos modelos o lo que este de moda. Los tacones son un símbolo femenino muy importante. Afinan la silueta y hacen lucir piernas y pies (claro que si te los cuidas). Para algunas mujeres, llevar tacones supone a veces un reto. Por eso hoy te traigo unos tips para que no sufras al utilizarlos y sepas como mejor caminar.

  Ahora sí, ve por tu café para que nos tomemos un pequeño descanso de las actividades y tengamos una charla entre amigas.  Comencemos...

  Para que los pies no te duelan al caminar, lo primero a tener en cuenta es que deben ajustarse bien a tu pie. Si al calzar un zapato tu pie se resbala hacia delante, eso provocará que el dedo gordo aguante mucha presión, éste se resentirá y lo más seguro es que te termine saliendo una ampolla. Para que esto no te pase, si se trata de sandalias lo mejor es que vayan sujetas al tobillo, así evitarás que tu pie se deslice.

  Por otro lado,  para los dolores molestos de pies puedes utilizar la ayuda de las plantillas de silicona, éstas pueden ayudarte a aliviar el dolor. Existen de muchas formas y de muchos tipos. Las plantillas te ayudarán a minimizar la presión en la zona.

  Las puedes encontrar en las farmacias. Las tienes de muchos estilos dependiendo de la ocasión. Lo último son unas con una abertura delantera para las sandalias ‘de dedo’.

  Llevar zapatos abiertos en la punta (o ‘peep toes’), aliviarán la presión en la zona ya que tus dedos quedan al aire libre, evitando la aparición de callos y juanetes.

  Si ya los tienes y te resultan molestos, consulta a tu podólogo, recuerda que él es el experto y la persona que mejores consejos te puede dar.

  Los pies cansados y doloridos pueden mejorar remojándolos un poco al final del día. Te sentirás mucho mejor! ... Y si pudieran hablar, te lo agradecerían. 

 Una vez por semana, remójalos en una tina con agua caliente y zumo de cítricos (limón, toronja, naranja) exprimido directamente de la fruta. Luego utiliza una piedra pómez para eliminar piel muerta. Y por último aplica a tus pies una loción. 

  Tienes que tener cuidado con cuánto tiempo llevas tus tacones. Lleva los más grandes y altos sólo para las ocasiones más especiales o en días en los que sabes que pasarás mucho tiempo sentada. Si no, utiliza tacones más bajitos. Un zapato con tacón grueso será más cómodo, como los de plataformas, que uno con tacón fino. 

  Otro punto importante para que no te duelan los pies al utilizar tacones es que sepas caminar con ellos. Y para hacerlo bien, hay que contonear las caderas, como si estuvieses desfilando, para mantener el equilibrio. Siempre de forma discreta para evitar verte vulgar. Pero además es fundamental entrenarse, caminar pequeños recorridos para ir acostumbrándote a llevarlos.

  Elegir la buena altura es importante. La altura justa es de aproximadamente 3 a 4 pulgadas. Porque aunque no lo creas la estabilidad  y la calidad del zapato es lo que más cuenta.  

  Cuando vayas de compras y te los pruebes, tienes que sentir que los pies permanecen firmes, sin tambalearse. 

   Inténtalo y verás como puedes aguantar por más tiempo los zapatos sobre todo luego de una trasnochada... hasta la próxima!

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux