Doctora consejos

Su hijo no quiere trabajar ni estudiar

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Por: Doctora Consejos

Querida Doctora Consejos:
 Mi problema no es tan grave pero me molesta mucho. Tengo un hijo de 22 años que se graduó de la high school (preparatoria) y ya no quiso seguir estudiando. Según él porque no tiene documentos y porque no vale la pena estudiar.

  De eso ya hace casi son cuatro años y tampoco trabaja. Es un buen muchacho, es limpio y muy sano. No anda en malas compañías ni hace drogas, tampoco llega tarde y es respetuoso con todos nosotros, pero no quiere trabajar por la misma razón: que no tiene documentos.

  El nos reprocha a su papá y a mí que lo hayamos traído de chico a este país. Dice que mejor lo hubiéramos dejado allá. Pero ni se quiere regresar a México, ni quiere hacer nada aquí.

  No quiero pelear con él pero tampoco quiero estar viendo que no hace nada. Por favor aconséjeme qué hago.
    ---La Mamá Molesta

Querida mamá molesta:
  Lo que tienes qué hacer es marcar un alto. Cuatro años de tolerancia son más que suficientes. Tu hijo tiene que saber que con o sin papeles, la renta se paga y la comida se tiene qué comprar.

  Haz un presupuesto de cuánto cuesta mantenerlo y dale un plazo para que encuentre un modo de pagar sus gastos y ahorrar para independizarse.

  No es ni justo ni sano que él esté sin producir. Dile que en este país se calcula que existen unos 12 millones de personas sin documentos que son altamente productivas. Son personas que trabajan duro para mantener a sus familias que dejaron en su país natal o que formaron aquí. Son personas que no las detiene ningún pretexto para salir adelante día con día.

 Si necesitas apoyo para hablar con tu hijo, puedes pedirle ayuda a un sacerdote o líder comunitario que se una a tu esposo y a ti para hacer un tipo de intervención que le abra los ojos a tu hijo respecto a su posición en la familia, en la sociedad y en el país. A los 22 años, él necesita ponerse las pilas y empezar a dar a otros, parte de lo mucho que ha recibido en sus años de vida. Obviamente tú y tu esposo han hecho un buen trabajo y éste es el empujón final para que él despegue sus alas y vuele por sí mismo....
Buena suerte!

Su esposa es muy gritona y no sabe qué hacer

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Por: Doctora Consejos

Querida Doctora Consejos:
 Necesito de un consejo y creo que Ud. es la persona indicada para dármelo.

  Tengo once años de casado y ya no sé qué hacer, al principio mi esposa y yo nos llevábamos bien, estábamos muy enamorados.

  Pero cuando empezamos a tener niños mi esposa cambió conmigo. Ahora desde que llegó a casa empieza a gritar. Me ahoga con sus gritos, ya no quiero ni regresar porque no encuentro reposo.

  Mi trabajo es muy pesado, trabajo turnos de 10 horas y luego quisiera llegar a mi casa, comer y descansar, pero ella no me deja ni comer a gusto.  Todo se le va en puros gritos y reproches. No me quiero ir de la casa porque siento que mis niños me necesitan y además no podría pagar otro lugar donde vivir.

  No sé si usted pueda ayudarme, pero si puede, por favor dígame qué debo hacer para que ella cambie.

    El Cansado

    Querido Cansado:
  En tu carta no explicas cuáles son las razones por las que tu mujer grita, ni qué es lo que te reprocha. Pero mi primer pensamiento mientras yo leía tu carta fue que tal vez tú no has tomado el tiempo de averiguar qué es lo que la tiene molesta.

  Si antes ella fue una buena esposa de la que estabas muy enamorado, ¿qué la hizo cambiar? A mi mente vienen muchas cosas que la pueden estar afectando.

  Tal vez tú llegas muy cansado y la encuentras muy cansada y ambos necesitan tomar una hora, un día o una semana para descansar de la presión de los niños, trabajo, limpieza de casa, comida, etc. A menos que ella esté sufriendo de alguna enfermedad que altere su sistema nervioso, lo que supongo que le pasa es que te ha pedido cosas a las que no has atendido o que necesita algún tipo de ayuda con el manejo del hogar y los hijos.

 Siéntate con ella y hablen. De verdad, escúchala, no digo que sea tu caso, pero algunos hombres tienden a bloquear el sonido de la voz femenina y a dejar que suene como si fuera el motor del refrigerador, sin poner atención a las palabras que se dicen. En el matrimonio ocurre algo mágico: cuando das de corazón, es cuando empiezas a recibir en igual medida.

  Si el problema es cansancio, arregla uno o dos días a la semana en los que tanto tú como ella puedan tomar un par de horas.

  Por ejemplo: una tarde te toca a ti comer en armonía e irte a descansar sin que nadie te de problemas, y otra tarde le toca a ella que tú compres pizza y te hagas cargo de los niños para que ella se pinte las uñas o tome un baño de tina.    Buena suerte.

‘‘Fornicación y pecado’’... comentarios de una lectora acerca de algo que publicamos

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Por: Doctora Consejos

Queridos lectores:
Hace unos meses publicamos el caso del “Joven Cristiano” que no sabía si casarse o no con una ex novia con la que, cuando se reconciliaron, luego de una separación de varios años, le confesó que ella ya no era virgen. El Joven decía amarla pero a la vez sentía que el que ella ya no fuera virgen estaba en total conflicto con sus creencias religiosas.

   Mi consejo para él fue que no se casara si no se sentía capaz de aceptarla tal cual era su presente. También le mencioné que el Sexto Mandamiento lo que prohíbe es el adulterio. Y le dije que más importante que detenerse a considerar la integridad física de la muchacha, tendría que analizar si ella iba a profesar la religión cristiana con el mismo fervor que él. Esto último debido a que considero que las creencias religiosas pueden unir o separar a una pareja si no se manejan bien.

  A raíz de esta carta, escribió una lectora que se firmó como “La Estudiante” y dijo que por lo general admira mucho la forma en la que manejo los casos que envían los lectores a esta columna, pero que en esta ocasión, estaba en desacuerdo conmigo y quería puntualizar que Dios sí prohíbe la “fornicación”.

  En su carta, La Estudiante cita numerosas partes de la Biblia para fortalecer su punto de vista. Agradezco mucho la participación de esta lectora a mi columna.
  Sin embargo, pienso que los argumentos que ella envía en su carta solamente sirven para condenar a la ex-novia del caso antes mencionado.

  Desde mi punto de vista, eso no es muy cristiano que digamos. Los argumentos que da La Estudiante respecto a que la Biblia condena la fornicación como pecado, deben servir para que una persona estudiosa de la Biblia regule su propia forma de vida, más nunca para que juzgue o condene a otros que viven su vida quizá de acuerdo a otro texto sagrado o quizá sin orientación religiosa o espiritual. Equivocados o no, todos merecemos respeto.

  Más allá de argumentos para determinar si una persona ha pecado o no, deberíamos enfocarnos en el perdón y la compasión. Y si vamos a manejar este caso estrictamente a través de la Biblia por qué no mejor nos referimos a Mateo 18:22, donde Pedro le pregunta a Jesús: “Señor, ¿Cuántas veces debo perdonar a mi hermano que peca contra mí?” y Jesús le contesta: “No te digo que hasta siete veces, sino te digo que tienes que perdonarlo hasta setenta veces siete”... Insisto, ese es mi punto de vista.

Necesita ayuda en un caso de inmigración

 Salir avante de problemas no es sencillo, en especial si no se cuenta con ayuda. Por eso la “Doctora Consejos”, es una sección que espera ser una guía para quienes no encuentran la salida. El caso de hoy es:

Por: Doctora Consejos

Querida Doctora Consejos:
  Estoy muy triste porque no sé cómo ayudar a mi esposo.

 Él está arrestado por inmigración y no tengo dinero para ayudarle. No puedo trabajar, tengo cuatro hijos y una niña especial. Además estoy en proceso de una demanda de trabajo. Cree que usted me puede ayudar a buscar un abogado que no cobre mucho, se lo voy a agradecer, porque no sé a quién dirigirme.

  Espero y me ayude por favor, no quiero que lo deporten. Por favor, no quiero que salga mi nombre. Si alguien quiere ayudarme, espero que sea posible por medio de Ud. Gracias inmensamente.

 --- La Esposa Triste

Querida Esposa Triste:
 Tu caso saldrá publicado y esperemos que conteste algún abogado que pueda ayudarte cobrando poco o pro-bono (sin cobrar). Por lo pronto te aconsejo que contactes Immigration Legal Assistance Project, una organización no lucrativa conectada con la Barra de Abogados de Los Ángeles, que asisten a personas como tú. Su teléfono es (213) 485-1873.

A nuestros amables lectores:
 Si alguien desea ayudar a esta persona, favor de enviar un fax al 714-274-7199 con su información completa, o escribir directamente a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. . Todas las respuestas que se reciban serán enviadas por correo a nuestra lectora. Mil gracias de antemano.

Share/ Comparta

Follow Us/ Siganos:

Suscríbase!

Registrese para información de lo que pasa en El Aviso Magazine. Enterese de concursos, eventos y más!

 
 
 

Respetamos su Privacidad

 
Joomla15 Appliance - Powered by TurnKey Linux